Dos títulos en tres años y otras Finales que marcaron época


Alrededor de 50 horas faltan para que las Finales 2017 empiecen a detener el ansia de los días previos al histórico Golden State Warriors-Cleveland Cavaliers. Como ya se ha repetido hasta la redundancia, será la primera vez en la historia que dos equipos se encuentren por tercera vez en tres años. Pleno por el que las presentes Finales son desde ya una repetición dinástica. El equipo que quede campeón habrá conseguido dos de los últimos tres títulos en juego, habiendo disputado la final restante. Ese hito le igualará con muchos equipos de leyenda en la NBA.

Por ejemplo, los Lakers del 2009 y 2010, los Heat del propio LeBron y el Big Three, los Rockets de Hakeem Olajuwon o los hoscos Bad Boys de Detroit. Todos ellos también fueron capaces de reservar trofeo durante dos temporadas seguidas. La mayoría también llegaron a tres rondas finales de manera consecutiva… Fueron los últimos equipos que lo consiguieron antes del actual dominio de Cavs y Warriors.

A continuación, hacemos un pequeño recordatorio sobre algunas de las Finales que transportaron a estos equipos históricos hasta su reiteración ganadora.

Miami del Big Three

El último conjunto capaz de recibir dos Larry O’Brien seguidos de manos de David Stern. Aquella congregación de estrellas se la había pegado el curso anterior ante la creación más ganadora de Dirk Nowitzki y los Dallas Mavericks. De hecho, aquel título en el año 2011 es el único anillo de campeón que duerme en las tripas del American Airlines Center de Texas.

Un año después, LeBron James se erigió como el veterano encargado de cobrar la llegada de nuevos reclutas. Unos Thunder con Kevin Durant, James Harden, Russell Westbrook y Serge Ibaka debutando en unas Finales —y ninguno de ellos pasando de los 24 años— fueron pasto de la venganza de James. Primer título para el jugador de Ohio en su carrera, tras mostrarse imparable para OKC. Los Thunder empezaron ganando la serie, sorprendiendo en Miami, pero los Heat ganaron los cuatro partidos siguientes.

Y cómo no recordar la edición siguiente, 2013. San Antonio había trepado desde el segundo mejor récord del Oeste hasta las Finales. La vieja guardia tejana parecía tenerlo hecho. A 20 segundos del final del Game 6, en Florida, iban 5 puntos por encima. Pero una canasta de LeBron y después el bocado de Ray Allen en la yugular forzaron el séptimo partido. Miami terminó ganando aquel anillo.

Llegarían los Heat a unas Finales más, en las que fueron aplastados por una máquina de circular la pelota y de fabricar pases extra como fueron los Spurs 2013-14.

Lakers de Phil II

Gane este año Golden State o lo haga Cleveland, cualquiera de los dos igualará el registro de los segundos Lakers de Phil Jackson; los de Kobe Bryant, Pau Gasol, LaMar Odom o Andrew Bynum.

El equipo angelino llegó a tres Finales seguidas, ganando las dos últimas. La primera de ellas de manera incontestable ante Orlando Magic (4-1), el último equipo en el que Dwight Howard dominó una conferencia desde la pintura. Un Kobe de 32,4 puntos por partido alcanzó su cénit individual y colectivo en aquella ronda por el título.

La temporada siguiente, vendetta púrpura y oro frente a Boston. Las dos entidades más ganadoras de la historia (17 títulos a 16 a favor de los Celtics), volvían a disputarse el anillo, tras llevarse los verdes el honor en el año 2008. La serie se puso 2-3 para Boston tras cinco golpes, pero los Lakers consiguieron sobreponerse y sumaron su segundo título seguido. Como curiosidad, en aquellas Finales Pau Gasol arrolló en la faceta reboteadora, con 11,6 capturas por partido. Más del doble que Kevin Garnett, que se quedó en 5,6.

Houston y Olajuwon

Otro equipo histórico que repitió gloria fueron los Houston Rockets de Hakeem Olajuwon. Aprovechó el conjunto tejano el escarceo que Michael Jordan hizo con la retirada —la primera— y el béisbol, ya que ganaron los campeonatos de 1994 y 1995.

No era un conjunto baladí aquella concentración de Houston. Además de Hakeem, Clyde Drexler, Robert Horry, Mario Elie o Sam Cassell jugaban en aquel equipo que barrió a los Orlando Magic de la versión más físicamente lisa de Shaquille O’Neal. El curso anterior, Houston mandó al limbo a los Knicks de Patrick Ewing o John Starks (Finales apretadísimas, con 4-3 final).

‘Bad Boys’ en Detroit

Más conjuntos que la historia adopta en su gloria y a los que Cavs o Warriors pasarán a parecerse muy pronto. Los Detroit Pistons de Isiah Thomas, y aguerrida compañía, levantaron dos títulos (1989 y 1990) y cayeron en las Finales luchando por el anterior (1988). Dos títulos y unas Finales, recorrido idéntico al que actualmente llevan camino de completar o Golden State o Cleveland.

Los chicos malos de Detroit barrieron a Portland (4-1) y Lakers (4-0) en sus Finales ganadas. Los combates de cuatro asaltos hicieron que el equipo con menos amigos, y probablemente más técnicas, de la liga fuera también el campeón. Dos años seguidos y tres en su conferencia. Además, está el precedente de que mantuvieron a raya a Michael Jordan en el Este durante los tres años que llegaron a las Finales. Hasta que en 1991, los Bulls barrieron (4-0) al que había sido su severo verdugo en años anteriores.

Obras superiores

Por encima de lo que puedan presumir Cavaliers o Warriors a fecha de julio de 2017 quedarán grupos modélicos como los primeros Lakers de Phil Jackson (tres títulos en tres Finales, entre 1999 y 2002) y los dos equipos de los Chicago Bulls que consiguieron el primer threepeat (1991 a 1993) y el segundo (1996 a 1998).

A todos estos equipos históricos pueden empezar a parecerse Warriors y Cavaliers desde ya. Motivo de más para avivar la expectación de las Finales 2017 que se echan encima.


EXTRA NBAMANIACS

Pssst, suscríbete, navega sin publicidad y consigue acceso a nuestros artículos especiales, un chat exclusivo para suscriptores y redactores y escucha nuestro podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.