Fuera de grandes focos: 5 agentes libres a seguir este verano

Este mercado de agentes libres va a tener, como siempre, protagonistas que van a acaparar la gran mayoría de atención. Todos van a estar pendientes de las decisiones de LeBron James, Paul George, Chris Paul o DeMarcus Cousins, por citar algunos de los principales y dejando de lado a Kevin Durant, que también lo es pero parece ya decidido a continuar en Golden State.

Sin embargo todo mercado de agencia libre esconde otro tipo de jugadores, no tan de primera línea, que resultan también muy importantes para las franquicias. Son perfiles más llamados a complementar estrellas, de menor brillo pero igualmente necesarios en cualquier equipo. La baraja de nombres es extensa y en este artículo ni mucho menos caben todos. De hecho he fijado el número cinco y con preferencia para los no restringidos, por tener a priori más opciones de cambiar de equipo.

De entre los jugadores que son agentes libres sin restricciones (es decir que pueden negociar y firmar con cualquier equipo) hay casos como Avery Bradley, J.J. Redick o Brook Lopez que resultan de interés. De entre los agentes libres restringidos (aquellos sobre los cuales su franquicia actual tiene opción para igualar ofertas y retenerlos), otros tantos. De Clint Capela a Aaron Gordon, pasando por Jabari Parker. Todos ellos podrían estar en esta lista, al igual que muchos más, pero los elegidos son los siguientes:

(agente libre sin restricciones)

Después de dos años con muchas fases de sombra y escasas de brillo, Tyreke Evans aprovechó un contexto huérfano de referentes perimetrales como Memphis para demostrar que puede ser un gran complemento en prácticamente cualquier equipo. Con Mike Conley de baja casi la totalidad del curso, Evans asumió el mando del balón y compatibilizó funciones de generador con otras en las que se convertía en el principal ejecutor de los Grizzlies.

Tuvo el mejor diferencial del equipo según el rendimiento cuando él estaba/no estaba en cancha, con los Grizzlies levemente mejores que rival con él (0,3 puntos por 100 posesiones) pero abismalmente peores sin él (-11.2), un dato —especialmente el primero— de reseñable valor considerando que Memphis tuvo el segundo menor número de victorias esta temporada.

Evans, de 28 años, parece ideal para un papel de sexto hombre con peso ofensivo, alta responsabilidad creativa e influencia en la toma de decisiones, pero su perfil físico (fuerte y cercano a los dos metros), unido a su progreso en el tiro de tres (más de dos anotados por partido esta campaña, con un 40% de acierto), le convierten en una pieza bastante versátil en el perímetro de cualquier equipo, pudiendo adoptar diferentes roles según lo que tuviera al lado.

(agente libre sin restricciones)

Un caso muy interesante de jugador asociado a revolucionar encuentros desde la segunda unidad… que puede llegar a ser algo más que eso. En los Nuggets cumplió funciones desde el banquillo, especialmente encaminadas a la anotación, aprovechando su capacidad para producir de forma automática, sin necesidad apenas de coger ritmo de partido. Pero su rendimiento de inicio resultó aún más sugerente.

Como titular, promedió casi 18 puntos, más de 5 rebotes y más de 4 asistencias, con un 47% en tiros de campo y por encima del 40% en triples. Registros interesantes para un jugador que pueda ser empleado como segundo-tercer arma ofensiva en pista. Su poder para finalizar cerca del aro (64% de acierto en la zona restringida, la más cercana al aro) está acompañado de su perfil más tirador (40% en triples tras recepción), ofreciendo un perfil versátil en lo ofensivo. Puede crear ventajas con balón o tomar un papel más ejecutor.

Está por ver cómo puede adaptarse Barton a sistemas defensivos más conservadores y con un peso más pronunciado de estructuras de ayudas, ya que suele abusar de atacar líneas de pase y arriesgar atrás, pero Barton, explosivo en lo atlético y sobrado de cualidades ofensivas, podría ser uno de los ‘tapados’ de este mercado.

(agente libre sin restricciones)

Su discretísimo final de campaña (muy superado ante los Warriors) no debe ocultar que sigue siendo uno de los mejores 3&D (especialistas defensivos que resultan también grandes tiradores de tres) en la NBA. Y tal condición, en un baloncesto que promueve formatos de aleros, versatilidad, defensa y triple, le convierte en una joya.

Cuatro años en Houston, el equipo sabermetrics por excelencia, no han hecho más que demostrar que Ariza es uno de los mejores complementos de la Liga. No puede asumir peso creativo o desde el bote pero en lo suyo es muy bueno. Por ejemplo, acumula cinco campañas consecutivas anotando al menos 2,3 triples por encuentro y por encima del 34% de acierto, siendo especialmente efectivo desde las esquinas (43% este pasado curso), una de las zonas más importantes del ataque actual.

Pero además sirve dos elementos valiosísimos: es un excelente y muy versátil defensor, tanto en lo relativo a defender o no balón como en lo referente a tipos de jugador que puede marcar; y tiene experiencia competitiva de sobra. Ariza ha jugado más de 100 partidos de playoffs en su carrera, habiendo ganado ya un anillo, por lo que cualquier aspirante suspiraría por firmarle este verano. La clave será hasta qué punto el jugador busque maximizar el factor económico (cantidad y sobre todo extensión de contrato) ante opciones de mayor interés competitivo. En ese equilibrio se puede esconder otra gema de esta agencia libre.

(agente libre sin restricciones)

Los Jazz han venido exhibiendo una defensa dominante en la que sobresalía Rudy Gobert, el ogro al que inteligentemente conducían todos los caminos a los que invitaba al rival la estructura de Quin Snyder. Pero Utah no es un excelente equipo atrás sólo por la acción del galo. Sin ir más lejos Favors es otro de los mejores interiores defensivos de la Liga y un valor seguro en el que confiar como titular en el puesto de cinco.

Muy bueno protegiendo el aro, inteligente, activo y con tamaño, Favors ofrece además una vía en el otro lado de la pista atacando el rebote y suma al cóctel la escasa necesidad de balón que ha caracterizado su caso estos años. Cumpliendo 27 años en julio y ya con ocho de experiencia en NBA, tiene capacidad para dar un salto cualitativo en un contexto que demande de él más protagonismo que el que podía obtener en Utah.

El punto diferencial con él puede ser qué tipo de impacto y evolución tenga su lanzamiento de media distancia. Su 35% de acierto este año, en un volumen reducido de intentos, no es señal positiva (tuvo un 37% el curso anterior), especialmente si se le quiere usar junto a otro interior. Pero como cinco, sabiendo sus habilidades atrás y lo bueno que es finalizando cerca del aro, así como colocando bloqueos y en el juego 2×2, puede ser un perfil aún por explotar.

(agente libre restringido)

El único jugador de este listado sobre el que su equipo actual, los Lakers, tiene capacidad de evitar por completo su marcha si así lo desea. Los angelinos pueden igualar cualquier oferta que reciban por Randle, la cuestión será si, inmersos en pleno proceso de captación de megaestrellas que demanden todo el espacio salarial con el que cuentan, podrían optar por prescindir del interior texano para hacer hueco a otros ‘peces gordos’.

El cambio físico de Randle el pasado verano (más ligero y definido) descubrió posibilidades potenciadas en su perfil. Mucho más explosivo y capaz de, al menos, combatir más atrás en marcas lejanas al aro, el contexto de los Lakers de Walton (ritmos muy rápidos y licencias creativas) le ha permitido confirmar que su techo sigue siendo alto. Y lo enigmático de su futuro inmediato, tanto en lo relativo a destino como a contrato, genera interés por saber si podrá alcanzarlo.

Mucho más determinante cerca del aro (ha subido un 14% su acierto en la zona restringida, hasta el 68%, en solo dos años) y con un enorme talento para pasar y crear ventajas desde el bote, Randle es un interior que puede producir de cara a través de la circulación de balón y sacar él mismo contraataques. Una potencial máquina de producir con la cuenta pendiente de su intimidación y protección de aro (permitió un 62% este año ahí, dato muy pobre), pero unas posibilidades más que interesantes.