Imaginario: superequipos NBA en 2018

Se ha terminado la temporada 2016/17. Como destacamos en nbamaniacs, una mejora continua en el recorrido global de una competición que no para de crecer. Otra temporada histórica. Los se han llevado el campeonato a casa por quinta vez, dejando un regusto contradictorio en la masa que sigue la liga norteamericana a diario.

La llegada de al equipo les ha permitido retomar una tendencia que tampoco se ha visto tantas veces en la historia. No una pareja matadora, no un trío demoledor, directamente un súper equipo. Una armonía que roza con las yemas de los dedos la misma perfección.

Viendo esta tendencia, desde nbamaniacs os proponemos un pequeño viaje por la imaginación. ¿Cómo se podrían formar otros súper equipos de ensueño en la si movemos las piezas actuales a nuestro antojo? Hay montones de combinaciones, pero aquí os dejamos unas pocas.

Por jugador

DeMarcus Cousins a Boston Celtics. El experimento de las torres junto a Anthony Davis no funcionó como algunos esperaban en Nueva Orleans. Cousins es agente libre en 2018, pero con una personalidad tan explosiva podría llegar el momento de buscarle un traspaso antes de la fecha. Si le vemos fuera de allí, los Celtics podrían ser un destino de película por la personalidad guerrera y por las necesidades del equipo.

Gordon Hayward a Atlanta Hawks. Quizá sea el agente libre más codiciado de este próximo verano. Aunque, al igual que en su condición en pista, también se está mostrando infravalorado en cuanto a las opciones que salen para él. Si se cumplen los primeros rumores, que le sitúan fuera de los Jazz, será una pena para ellos por el buen bloque que habían formado. Hayward pega bien en cualquier equipo, eso es lo que se destila de cualquier informe que se quiera hacer. La situación idílica, por la relación que comparte con Brad Stevens, sería que fuera a los Celtics. Pero, viendo dónde encaja, qué bien le vendría a unos Hawks que también renueven a Millsap, sería difícil meterles mano.

Blake Griffin a Milwaukee Bucks. Tienen los ingredientes para crecer exponencialmente en las próximas temporadas. Se acercan a lo que podría ser un súper equipo si todos los ingredientes de futuro resisten el paso del tiempo y conjugan entre sí. Y qué mejor que añadir a alguien como Griffin, con un componente físico que va en sintonía con el equipo. Una dupla con Jabari Parker en el ‘4’ para que ambos —de cristal— estén frescos, con Giannis Antetokounmpo como alero fijo. Blake ya tiene rodaje en citas importantes, pero le falta encontrar su sitio para luchar por algo aún mejor.

Chris Paul a San Antonio Spurs. Presumiendo la salida de los Clippers tras no alcanzar el objetivo después de varios años con el mismo bloque, Paul es de los que tienen la sartén por el mango. Si se mantienen Cousins & Davis y uno de entre Holiday o Evans, Paul sería un director perfecto en la vuelta a Nueva Orleans. Siendo más pragmáticos, y conociendo el estilo de juego de Popovich, iría de cine como base de los Spurs. Y como segunda opción, tras deshacerse la de su ciudad natal por la llegada de Markell Fultz a los Sixers, Kyle Lowry es también del nivel y perfil que encajaría en esta ecuación.

Paul George a Los Angeles Lakers. Después de conocerse sus intenciones, que parecen más que claras, los Pacers quieren buscar un traspaso rápido para no quedarse sin nada cuando se vaya. Y queda claro que, si en 2018 no lo tiene claro en el equipo en el que esté, los Lakers llamarán a a la puerta. La plantilla actual no tiene visos de ser especial en unos años hasta que no se quiten los contratos inecesarios que firmaron hace poco. George sería la primera piedra de toque, pero ya se sabe lo que atrae el Staples y lo fácil que sería que el dominó cayera a partir de ahí.

Por equipo

Miami Heat. La salida en buenos términos de Chris Bosh por condiciones médicas deja un hueco perfecto para modelar un nuevo equipazo que vuelva a lo alto del Este. Así lo sienten en Miami. La columna vertebral que forman Whiteside y Dragic, juntándolo con los jóvenes de banquillo, les hace ser competitivos también a la hora de atraer jugadores. Hay capacidad de ofrecer sueldazos y Miami es un mercado grande, justo lo que pedirá Carmelo Anthony para ser traspasado. Sería un destino idílico para asaltar el campeonato y para que se juntase el cuarteto de amigos que forma con James, Wade y Paul.

Los Angeles Clippers. Una desbandada en los Clippers podría ser la mejor noticia para la franquicia. Steve Ballmer sigue remodelando la estructura y un nuevo comienzo en pista también forma parte del plan. Querrán sangre nueva, que le dé otro aspecto al juego y pueda enganchar de nuevo a la afición. Esos ingredientes los tiene Derrick Rose, como jugador y como ídolo. Y jugadores como Rudy Gay, en este caso que no implique un desembolso grande en contrato, gente que se asocie en una nueva idea de juego que enamore. Con las opciones que damos, concretamente, la de subir la intensidad en las posesiones de ataque. En definitiva, un nuevo comienzo sin llegar a desarmarse del todo.

Utah Jazz. Las opciones se centran en retener lo que tienen. George Hill y Gordon Hayward tienen la posibilidad de abandonar el equipo. Los Jazz son un equipo tremendamente equilibrado en ambos lados de la cancha y en todas las posiciones, simplemente les falta un saltito tanto de calidad como de competitividad para dar verdadero pánico. Serían piezas a sustituirse con otras piezas de similar enfoque. J.J. Redick (tiro en posicional) o Jeff Teague (rapidez y distribución), dependiendo de qué ritmo quiera imprimir Snyder, y Danilo Gallinari para tener un alero móvil. Y se les queda un equipo más que majo.

San Antonio Spurs. Debemos ser cautos teniendo en cuenta que falta por decidir, básicamente por los propios jugadores, los roles o la continuación de los mismos de cara a la próxima temporada. Hablamos de Tony Parker y Manu Ginóbili. Tendrán la llave para que R.C. Buford vaya a por unos jugadores u otros. La opción de Cousins en traspaso sería descartable por el carácter de Popovich, que no le aguantaría ni media. Y lo que necesitan es alguien en el interior, y Gasol y Dedmon podrían salir. Greg Monroe puede hacer una pareja interesante con Lee, con uno yendo al poste y otro al bloqueo (algo que han probado este año).

Boston Celtics. Otro equipo al que le falta uno o dos eslabones en la cadena para ir defnitivamente a por todo es el de Massachusetts. Van a buscar a uno de ellos con la elección del próximo Draft. El otro deberá venir por otra vía. Contemplando que no salga la opción que Hayward, que es la que se lleva especulando más de un año, la pieza que realmente están buscando se llama Serge Ibaka. Lo intentaron en el mercado de traspasos y acabó en Toronto. Ibaka ha mejorado en el tiro exterior, lo que le vendría muy bien a un ataque con los espacios que genera Isaiah Thomas, congeniaría con Al Horford en la posición que realmente deberían fortalecer, ya que pueden alternar su movilidad en ataque y en defensa, y su energía casaría con los Crowder, Smart o Bradley.

Por apego

Kevin Love a Minnesota Timberwolves. Una de las piezas importanes que bailan en los Cavs es él. Y no será porque no ha jugado bien. Se habla de un traspaso en el que él estaría implicado. Si llegara, hay dos franquicias que estarían encantadas de acogerle. En Los Angeles Lakers tiene el corazón porque nació y estudió allí, en el área sureña de California (mismo caso en el que podríamos poner a Paul George, y con más posibilidades), y podría hacer buenas migas con Julius Randle. Pero hay otra, Minnesota Timberwolves, donde tiene cuentas pendientes y ahora podría saldarlas. Unos Wolves de enorme proyección añadiendo a sus filas a un héroe mejorado, con más rebotes y más triples, sería un toque de atención para más de uno en su conferencia.

Cleveland Cavaliers. Demos por hecho que LeBron James no ejecuta su opción de salir de Ohio en 2018. Intentará, si es así, apuntalar un equipo que ya tiene mucho de súper. Como comentamos anteriormente al hablar de los Heat, su cuarteto de amistad se podría dar en los propios Cavs con Chris Paul como fichaje y Carmelo Anthony como traspaso. Y de no llegar y tirar con lo que tienen, que no es poco, habría que enfocar la mejora en el banquillo. Rebuscando entre los agentes libres, C.J. Miles o Thabo Sefolosha serían una buena adición para el rol de escolta/alero y Rajon Rondo, al que ya estuvieron a punto de ficha pese a su pasado contra LeBron, sería el base suplente soñado.

Pau Gasol a Memphis Grizzlies. Pau podría finalizar su contrato en San Antonio este próximo verano si él quisiera. ¿Qué habría más bonito que volver al equipo en el que empezaste, en el que hiciste carrera y batiste casi todos los récords, y formar un dúo con tu propio hermano? Zach Randolph también es agente libre y podría dejar hueco para un buen contrato con el que Pau finalizara su carrera. En Memphis le respetan y tienen un equipo a punto de caramelo para luchar algo más allá si aciertan en los despachos. Sería algo más que una historia.





Canal Telegram
nbamaniacs no termina aquí. Síguenos en nuestro canal privado de Telegram para estar al día de la NBA.
También puedes seguirnos en nuestros perfiles de Twitter o Facebook.