Jared Dudley, el jugador que ya nadie esperaba

Cuando todos pensaban que el californiano sellaba ya su final, tuvo que venir Brooklyn a hacerle vivir de nuevo

Marzo de 2018. Los son uno de los peores equipos de la NBA y fieles a ello, caen con estrépito en Utah, ante los Jazz. En la hecatombe que es Phoenix, saltan las chispas de un jugador tremendamente venido a menos, que algún día tuvo sitio en la liga pero al que parece que su tiempo se le agota. Mediado el tercer cuarto del Jazz- del jueves 15 de marzo, Dudley pierde los papeles. Su equipo ya cae por 69-50 y su compañero Marquese Chriss intenta hacer un mate que se convierte en una jugada algo ridícula. La pelota termina saliendo por la línea de fondo.

recibe rápido para sacar y poner la bola en juego, y quizá eso, con Chriss caído en el suelo porque el golpe tras el fracaso de mate ha sido feo, es lo que enfada a Dudley, quien junta los brazos y frena en seco la carrera de Ricky. Para más problemas, este se levanta y cuando va a por su agresor, Chriss remata la zafiedad y le empuja. Rubio vuelve a caer al suelo. Dudley acabó expulsado y Chriss acarreó una falta técnica. Horas después la NBA fijaba 25.000 dólares de multa a cada uno por lo sucedido.

Ese momento fue lo más destacado de Dudley en su triste campaña en la NBA. Con contrato para toda la 2018-19, 9,53 millones de dólares totalmente garantizados, su destino parecía ser un traspaso o un despido, pieza de cambio, poca cosa ya a sus casi 33 años. Hay muchísimos relatos de jugadores que a su edad desaparecen de la rueda de la liga y jamás vuelven a entrar.

Y entonces, Brooklyn

“Es una sensación agridulce, porque esperaba retirarme en Valley. Pero estoy emocionado con salir ahí y demostrar que puedo jugar. Todavía tengo algunos años de baloncesto dentro de mí. Por eso esto no es duro para mí. Amo Phoenix, me encanta Devin Booker y Robert Sarver y todo lo que la organización hizo por mí. Pero había cero posibilidades de que jugara. Iba a sumar 65-70 partidos en blanco”. Julio de 2018. Los Suns han buscado el buy out para Dudley, pero él se niega a dejar de vuelta ni un dólar de esos 9,5 millones pendientes. Así que en Arizona no ven mejor remedio que enviarlo a los , junto con una segunda ronda futura de Draft, a cambio de Darrell Arthur.

Dudley cambia de escenario, pero para muchos todo tiene visos de seguir igual: jugará poco en Brooklyn. Si es que llega a hacerlo.Él avisa: “Todavía tengo algunos años de baloncesto dentro de mí”. Criticado por su reciente sobrepeso, en el contexto de un jugador profesional, el de San Diego asegura que ha perdido cinco kilogramos y que está listo para dar batalla. Sabe, como expiring que es, que posiblemente se encuentre ante la última posibilidad de permanecer en la liga.

17 de octubre de 2018. Dudley es titular en el estreno de los Nets para la 2018-19. Juega media hora larga y firma 0/5 en tiros de campo y 1 punto. Quien esto escribe, como tantos otros, comenta que no entiende qué hace Dudley en Brooklyn, de titular y con esa minutada.

18 de diciembre de 2018. Dudley lo borda en la victoria de los Nets sobre los Lakers (115-110). Acaba con 13 puntos, 11 de ellos en el último cuarto. Junto con D’Angelo Russell, ha aniqiulado y desarbolado a los Lakers. Con los focos sobre él y su gran noche, el producto de Boston College considera que es el momento idóneo de ajustar algunas cuentas. “Es probablemente el momento en el que recibo más tweets del tipo ‘, todavía en la NBA’. Sí, estoy aquí y voy a estarlo al menos por un par de años más. Sexta (victoria) seguida. Ya os dije que veo algo especial en este equipo”.

Luego, también Twitter, remata la jugada con un mensaje a Luke Walton, quien aseguraba tras esa derrota que sus Lakers no se podían permitir que Dudley les friera a triples en el último cuarto en ese momento tardío de su carrera. “No se trata de la velocidad, sino de los ángulos y de la sincronización”.

Ahora, Dudley sonríe, como lo hacen estos sorprendentes Nets, a 0,5 victorias de los playoffs. Una plantilla sin estrellas de primer nivel, que encima ha sufrido la grave lesión de su timonel, Caris LeVert, pero que bajo la mano de Kenny Atkinson ha sabido crecer.

Oportunidades para casi todos. Roles mejorados y superados. Spencer Dinwiddie es el mejor ejemplo de ello porque se acaba de resolver la vida en Brooklyn. Jared Dudley, entre los 150 mejores triplistas de la NBA y entre los 60 mejores en cuanto a porcentaje de acierto desde la distancia se refiere, está a otro nivel profesional, en otro escalón temporal, pero en estos Nets de 9-1 en los últimos diez partidos y su mejor racha desde enero de 2014, ha encajado cuando nadie le tenía en cuenta. Kenny Atkinson obró la magia.

(Fotografía de portada: Matthew Stockman/Getty Images)