Kawhi Leonard: desconfianza, opiniones opuestas y un silencio que agota

En un excepcional trabajo de investigación realizado para ESPN por Ramona Shelburne y Michael C. Wright con el apoyo de Adrian Wojnarowski, los tres periodistas han tratado de poner en contexto todo lo que está sucediendo alrededor de para saber cuál es la situación exacta de jugador y San Antonio . ¿Cuál es la lesión de Leonard? ¿Está molesto realmente con los ? ¿Cómo se ha llegado a este momento?

En octubre los Spurs anunciaron que Kawhi Leonard tenía una lesión en el cuadriceps por lo que fue baja durante toda la pretemporada. Lo que parecía en ese momento que eran simples molestias sin demasiada importancia, poco a poco se fue convirtiendo en una compleja lesión que le dejó sin jugar hasta diciembre. Cuando volvió a pisar las pistas apenas lo hizo para disputar 9 partidos a lo largo de un mes y no volvió a jugar en todo el año.

A partir de entonces se sucedió un continúo torrente de declaraciones, rumores, filtraciones, posibles fechas de regreso, reuniones de equipo más o menos tensas y dardos dialécticos a través de los medios que no han servido más que para complicar la situación sin que nadie realmente sepa qué es lo que está pasando por la cabeza del que fuese MVP de las Finales de 2014.

El artículo de ESPN, de casi 5.000 palabras, ha sacado a relucir numerosos detalles de lo que se mueve alrededor de Leonard a nivel de franquicia, agentes, familiares y médicos. En un formato de preguntas y respuestas tratamos de aportar nuestro granito de arena para que todos los aficionados puedan entender cuál es la situación actual.

El 13 de enero

El 13 de enero de 2018 fue la última vez que se vio a Kawhi Leonard jugando un partido en la NBA. El alero se mostró en línea ascendente en su noveno encuentro del curso, anotando 19 puntos en 28 minutos. Pero tras el encuentro Leonard dijo que tenía el área del cuadriceps dolorida, lo que hizo saltar todas las alarmas de nuevo. Leonard viajó con el equipo a Atlanta —partido que no iba a disputar ya que estaba jugando un partido sí y otro no— y a Brooklyn, ciudad en la que anunció que Leonard era de nuevo baja sin fecha estimada para su regreso.

Ahora sabemos que en ese viaje a New York y tras meses de rehabilitación sin sentirse recuperado, Leonard aprovechó para asistir a una cita privada con el doctor Jonathan Glashow, un cirujano especialista con relaciones profesionales con diversos equipos deportivos como los Philadelphia 76ers. Parece claro que tras esa cita, programada por los representantes del jugador, Leonard decidió cambiar de rumbo y optar por tomar el control de su recuperación al margen de los Spurs, lo que hizo que pasase a ser baja indefinida pese a tener el alta médica por parte del club.

Aquello causó una gran frustración en los Spurs, tanto por el modo en que se gestionó como en el hecho de que a partir de entonces el jugador y su entorno tomaban el control absoluto sobre su futuro y los Spurs quedaban al margen, como simples espectadores en primera fila. “Está fuera de nuestras manos”, comentó al respecto a ESPN una persona que trabaja en la franquicia tejana.

El 21 de marzo

El 21 de marzo de 2018 ya había pasado una de las supuestas fechas en las que Leonard volvería a jugar con los Spurs. Ese día Leonard se encontraba en el AT&T Center para ver un partido y un periodista de ESPN, en los pasillos del pabellón, le preguntó si la explicación a la situación de baja se limitaba a que estaba lesionado y realmente pensaba que no podía jugar. Leonard asintió y respondió. “Claro, ¿por qué otro motivo iba a estar sin jugar?”, dijo. “La gente está buscando las vueltas. No llevo mucho aquí. He estado aquí seis años. Los Spurs llevan mucho más. La gente se va a fiar primero de lo que comenten”.

En ese preciso momento en el que Leonard hablaba por primera vez en mucho tiempo, ESPN asegura que un representante de prensa de los Spurs, que no había podido oír la conversación pero sí vio que el jugador hablaba con un periodista, se acercó y puso el punto y final a la charla de inmediato.

Desde ese momento Leonard no volvió a aparecer por un partido de los Spurs hasta el final de temporada. Tampoco quiso responder a un email personal de un periodista de ESPN ni tuvo a bien conceder una entrevista solicitada de manera formal a través de su agente.

¿Cuál es la lesión de Leonard?

Esto que vamos a exponer parece muy grave, pero realmente no hay un diagnóstico sobre la lesión de Leonard en el que todos los especialistas estén de acuerdo. ESPN asegura que tras hablar con numerosas fuentes tanto del entorno del alero como de los Spurs, hay desacuerdos entre unos y otros.

Según el entorno de Leonard, la lesión viene de una serie de contusiones que el jugador fue recibiendo en el cuadriceps, siendo la primera y más importante en marzo de 2016 —hace más de dos años—, la cual le hizo perderse tres partidos de temporada regular. En febrero de 2017 Leonard también se perdió un partido por la misma lesión pero no se hizo más problemática hasta el final de la pasada temporada. Los que rodean a Leonard están convencidos de que el problema viene por los continuos golpes que ha recibido el músculo, lo que ha provocado que se haya atrofiado y por tanto haya afectado a los tendones que conectan el músculo con la rodilla.

En contraste, los Spurs siempre han calificado la lesión de Leonard como una tendinopatia del cuadriceps, un problema del tendón que tiene efectos degenerativos en el músculo por tenerlo en tensión permanente.

Como bien explica ESPN y el lector puede intuir si ha leído con atención, los diagnósticos son diferentes ya que uno se centra en un problema muscular y otro en un problema del tendón, lo que hace que los tratamientos sean opuestos. Así pues, este sería uno de los principales puntos de fricción entre Spurs y jugador.

El entorno de Leonard

Aquí aparecen Brian Elfus, antiguo representante, Mitch Frankel, agente, y Dennis Robertson, tío de Leonard que en San Antonio es conocido como “el tío Dennis”. Robertson es alguien que, al parecer, tiene un gran poder de influencia sobre Leonard. El jugador le tiene mucho afecto por haberse preocupado de él como si fuera su hijo desde que su padre fuese asesinado en 2008, hace ya 10 años. En ese momento Leonard era un adolescente que jugaba al baloncesto en el instituto y, acorde a su personalidad, apenas transmitió lo que pasaba por su cabeza tras la desaparición de su progenitor, pero ahí estuvo Robertson para ayudar a suplir la ausencia de la figura paternal.

Elfus dejó de estar vinculado a Leonard hace dos años y según las informaciones a las que ha tenido acceso ESPN, desde entonces las relaciones entre el entorno de Leonard —encabezadas ahora por Frankel y Robertson— y los Spurs son menos fluidas. “Kawhi es la misma persona, lo único que ha cambiado sobre él es la gente que ahora habla en su nombre”, ha dicho una fuente veraz a ESPN.

La influencia de Robertson puede verse también en lo que ha ocurrido entre Nike y Kawhi Leonard. Según pudo saber ESPN, en marzo Robertson decidió romper las negociaciones de extensión de contrato entre Jordan Brand y Leonard porque la oferta que recibió el jugador —22 millones de dólares por cuatro años— no era de su agrado. Leonard, siempre en un tercer plano mediático, recibió una oferta de patrocinio deportivo notablemente inferior a la de otros jugadores de primer nivel como Russell Westbrook, James Harden o Stephen Curry.

La lesión de Parker

La misma lesión que Leonard, “pero 100 veces peor”. echó más leña al fuego cuando dijo en marzo que su lesión en el cuadriceps de mayo de 2017 por la que tuvo que pasar por el quirófano y de la que volvió en noviembre, era la misma que la de Leonard pero mucho peor.

“No creo que Kawhi y Tony Parker tengan la misma lesión. Eso es claro, lo primero. Es clarísimo”, ha dicho Frankel a ESPN. “Lo segundo, creo que los Spurs y Kawhi y los doctores de Kawhi y todo el mundo alrededor de Kawhi simplemente están tratando de, entre todos, que se recupere. No es tan simple como lo que se está escribiendo, de que simplemente tenga que mejorar del cuadriceps. Tiene que mejorar del tendón y ese es el objetivo”.

Lo explicado anteriormente de la discrepancia de opiniones en el diagnóstico, expuesta de forma clara por el representante de Leonard.

Los Spurs: Buford y Popovich

A , el dirigente deportivo de mayor rango en los Spurs, esta situación con Leonard “le está quitando el sueño” según una fuente muy cercana al propio directivo. Buford, reconocido como uno de los mejores ejecutivos de la NBA, no deja de pensar cómo y por qué la relación con Leonard ha llegado a tal punto negativo.

“El objetivo con todos nuestros jugadores es proveerles con lo mejor en cuidados para toda su carrera”, ha dicho Buford a ESPN esta misma semana. “A través de este proceso con Kawhi, nuestro objetivo ha sido proporcionarle el mejor cuidado y apoyo sin importar de donde venga”.

Gregg Popovich, uno de los mejores entrenadores de siempre de la NBA, también tiene un hueco en esta historia. El técnico se perdió los tres últimos partidos de la temporada de los Spurs tras el reciente fallecimiento de su esposa, motivo por el que ha dejado el primer plano en el ‘caso Kawhi’ en las últimas semanas.

Fuentes de ESPN aseguran que Popovich ha intercambiado mensajes de texto con Leonard a lo largo de la temporada, pero en las últimas ocasiones en las que Popovich fue preguntado acerca de Leonard dijo cosas como que había que “preguntar a su grupo” y alabó a LaMarcus Aldridge “por jugar por encima de todo. No puedo imaginar estar más orgulloso de un jugador al respecto de jugar en medio de la adversidad y de estar ahí para sus compañeros noche tras noche”.

El temor a un posible traspaso

La posibilidad de que el entorno de Leonard esté actuando con la idea de que su chico de oro sea traspasado a otra franquicia es una opción que no hay que descartar. Por muy bajo perfil que tenga Leonard, según varias fuentes de ESPN, en los Spurs hay temor a que el grupo del jugador tenga interés en que sea traspasado a un mercado mayor como Los Angeles (ciudad nativa de Leonard), New York o Philadelphia.

La posibilidad de la ampliación de contrato

Ahora, llegado mayo y con los Spurs eliminados, queda por ver qué ocurre en los tres próximos meses. Por un lado, tanto la directiva como Popovich deberán decidir si la relación y confianza con el jugador pueden ser restablecidas a niveles normales y a partir de ahí actuar en consecuencia a sus planes.

Si ambos bandos se muestran dispuestos al divorcio, los Spurs podrían buscar el traspaso de Leonard antes del Draft (21 de junio) o la apertura del mercado de fichajes (1 de julio). En caso contrario, si todo vuelve a su cauce, los Spurs deberán afrontar la renovación de Leonard ya que su contrato expira en 2019. ¿Lo malo para ellos? Que Leonard, en virtud a haber sido elegido para equipos All-NBA en dos de las tres últimas temporadas, puede firmar una extensión de contrato por el máximo salario de la historia de la NBA, unos 219 millones de dólares por cinco años.

Como bien apuntan en ESPN, quien controla la franquicia como propietaria es , esposa del anterior propietario Peter Holt y de quien se está divorciando. Que Julianna tenga interés en ofrecer un contrato de más de 200 millones de dólares a Leonard o que siquiera esa propuesta sea planteada por la dirección deportiva a la propietaria, esta por ver.

Por tanto quedan muchos frentes por resolverse. El primero y más importante la recuperación plena de Leonard. El segundo, la relación entre Leonard y los Spurs. El tercer y último, su futuro y en qué equipo jugará a partir de este verano o el verano de 2019. Para desesperación de los Spurs, un equipo de tradicional perfil bajo, las próximas semanas seguirán siendo movidas en San Antonio.


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

Detroit quiere que siga Van Gundy… solo como entrenador

El tobillo de Mitchell está en perfectas condiciones

Siguiente