Kawhi Leonard y el paradigma del jugador NBA con su destino

El MVP de las Finales asentó en verano la creciente tendencia de que los jugadores cada vez tengan mayor poder en la toma de decisiones de las franquicias

y los se encuentran ahora felizmente casados. Ahorrando fuerzas, de hecho, para los días en los que el primer título de la historia de la franquicia pueda estar en juego. El campeón con Spurs y Raptors se unió a la causa alternativa, rebelde, de Los Angeles después de una agencia libre 2019 de locos. No tanto por la delgada dosis informativa publicada en los medios los días previos a su fichaje, sino por la cruzada subterránea que Lakers, Toronto y los propios pusieron en marcha para tratar de conseguir sus servicios.

Océanos de tinta manaron sobre la condición sine qua non de Kawhi a los Clippers para unirse a ellos: hacerse con un gran jugador, hacerse con Paul George a través de un traspaso. No es que Leonard hubiera tenido en mente siempre jugar para el eterno pariente pobre de Los Angeles, pero la coyuntura y su descendente confianza en la plana mayor de los Lakers colocaron a los Clippers en cabeza de la carrera del año: “Su equipo no es lo suficientemente bueno, señor (Steve) Ballmer. Pero si consiguen a George, habrá trato”, podían trasladar Kawhi y su entorno a la entidad de L.A, tal como rescató hace un par de semanas el podcast de NBA España, El Reverso.

“Él (Kawhi) puso en marcha su propio proceso. Estaba meridianamente claro que él era quien mandaba allí”, pudo contar una fuente relacionada con los Clippers y publicó el portal The Athletic.

De ese manejo, liderazgo, del proceso por parte del jugador venimos a hablar en este artículo. Una tendencia cada vez más creciente en la NBA y en la que el ejemplo de Kawhi actúa como paradigma: ahora los jugadores acumulan mucho más poder de decisión que nunca.

Llamada a KD

Paul George y Leonard barajaban la posibilidad de unir fuerzas desde hacía tiempo —querían haberlo intentado en San Antonio—, pero el entonces alero de Oklahoma no era la única opción de Kawhi en la pasada agencia libre. Como se hizo eco un reportaje de ESPN, Kawhi también pudo comunicarse con estrellas de la talla de Kevin Durant o Jimmy Butler para conocer sus intenciones de cara al mercado de agentes libres.

Kawhi llamó personalmente a Durant. Le planteó la posibilidad de jugar juntos, aunque después KD eligiera mudarse a Brooklyn junto a Kyrie Irving y DeAndre Jordan. El lesionado alero bicampeón había ya acordado con sus ahora compañeros una alianza desde los Juegos de Río 2016 y no estaba disponible. Kawhi, en su búsqueda particular de un destino ideal en el que jugar, tenía que seguir rastreando un nuevo compañero de aventuras.

Leonard también se comunicó con Jimmy Butler antes de que este eligiera la climatología envidiable de Miami, según The Athletic. Durant, Butler… No fue Paul George su única opción a la hora de querer emparentarse con otra gran estrella para, así, construir de cero un presente y futuro portentosos. No fue su única opción pero sí la que más le terminó convenciendo.

Tenía que ser Paul George

No fue hasta que Kawhi se reunió con los Clippers cuando tuvo claro que su nuevo aliado sería Paul George. La organización le planteó varias opciones, nombres, traspasos de jugadores de otros equipos que podían encajar para que él estuviera satisfecho y escogiera volver a casa. Para que les escogiera a ellos. Una no muy extensa lista de grandes jugadores muy difíciles de conseguir… hasta que llegaron al nombre de Paul George. Ahí Leonard lo tuvo clarísimo. Era él. Los Clippers entonces tenían que hacerse con el alero de los Thunder y reunirían a dos grandes estrellas de una sola tacada.

“Tenemos que conseguir a Paul George, no sé cómo vamos a hacerlo, pero tenemos que conseguirlo”, resumió en su momento Doc Rivers, técnico del equipo angelino. Se había sembrado la línea del éxito posterior en la franquicia que preside Lawrence Frank. Kawhi había dictado lo que necesitaba para aceptar; luego los Clippers tenían que tirar la casa por la ventana para conseguirlo.

A su manera

Kawhi destapó en la pasada agencia libre idéntica personalidad que en la cancha, la que no suele filtrar como ciudadano de a pie pero sí sale con la NBA de por medio. Un carácter dominante, aplastante, anunciando desde el inicio sus estrictas condiciones (ni una sola filtración a la prensa, por ejemplo) y queriendo él portar la voz cantante de todos los detalles del proceso. De hecho, la ausencia de confianza en la discreción de los Lakers fue uno de los motivos que erosionaron su voluntad de unirse a LeBron James y Anthony Davis. Eso y que deseaba crear algo nuevo, propio, fresco, instaurar su sello personal en un nuevo proyecto que aspirase a lo máximo desde el principio y en los próximos años. Quería todo eso y tenía que ser a su manera. Eso no lo podría conseguir de púrpura y oro y sí se decidió a confiar en los Clippers.

Así, se juntaron muchos detalles. Que quería volver a casa (ese frío de Canadá…), que confiaba en la plana mayor de los Clippers, que estos consiguieron la gran estrella que él demandaba… Y terminó uniéndose a la franquicia propiedad de Steve Ballmer. Eso sí, que ocurriera eso no significa que Kawhi Leonard no tanteara otros terrenos y que no realizara llamadas a varias estrellas para conocer el rumbo del mercado.

El de Kawhi es paradigma del empoderamiento que el jugador de la NBA ejerce sobre su destino; mucho más en los últimos tiempos. Tanto en la agencia libre como en casos con contrato en vigor, las estrellas acumulan casi todo el poder de decisión de dónde jugar o al menos de dónde no hacerlo a muy corto plazo. Si piden el traspaso, cambiarán de equipo en algunas semanas o meses. Así se ha manifestado el mercado en los últimos años con Kyrie Irving, Paul George, Anthony Davis, Jimmy Butler… Las grandes estrellas tienen cada vez más poder en los tránsitos de jugadores y franquicias. Y Kawhi llevó esa praxis al siguiente nivel, poniendo la competición patas arriba mediante una estrategia personal que tenía por meta terminar jugando en aquel equipo que reuniera todas sus condiciones.

Lo consiguió y ahora los Clippers son candidatos prácticamente a lo que quieran.

(Fotografía de portada: Patrick Smith/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a nuestros artículos especiales y el podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.


Anterior

La encrucijada de Jrue Holiday y J.J. Redick

Bam Adebayo y su consagración: debuta como Jugador de la semana

Siguiente