Kevin Love, ese anotador veloz que han perdido los Cavaliers


El primer partido de la serie ante Chicago Bulls ha servido para que la baja de Kevin Love, la cual se prolongará hasta el inicio del próximo curso, empiece a dar la cara al limitar a los de Ohio en varias facetas ofensivas.

Comenzando por el hecho de que con él en pista promedian 109 puntos por partido, y que sin él se quedan en 104, se puede empezar a tirar del hilo para encontrar como su presencia en pista, en estos momentos su ausencia, merma el juego de los Cavaliers hasta cerrar diferentes vías de anotación.

Cierto es que su juego en la presente temporada se ha limitado bastante a esperar abierto y tirar, pero es que es justo eso lo que LeBron James ha deseado desde que aterrizase en la liga, jugadores con buena mano que esperasen a que les doblase el balón y, por supuesto, la metiesen.

Es en ese terreno en el que el exjugador de los Timberwolves ha hecho su mayor aportación, ya que ha anotado el 20 por ciento de las canastas de los suyos en ‘catch & shoot’, lo que le convierte en la primera opción del equipo a la hora de recibir y tirar sin bote.

Unida a esa prestación, Love tiene la habilidad de sumar puntos sin consumir tiempo de juego, es decir, la mayoría de sus canastas llegan en acciones en las que tiene el balón menos de dos segundos. De esta manera ha anotado 3,9 tiros por partido de los 5,5 que ha hecho en total en temporada regular, estadística que aumentó en los tres primeros partidos ante Boston hasta los 4,2 lanzamientos.

En relación al equipo, eso supone el 13,4 por ciento del total, número que igualmente creció hasta el 17 por ciento contra Celtics, lo que daba una alternativa segura a los Cavs ante jugadores como LeBron James o Kyrie Irving, quienes necesitan más del bote.

Los triples

Esta puede ser la arista que más duela en Cleveland. Pese a que Love no comenzó bien la temporada, su mejora en el lanzamiento exterior supuso parte del cambio, para bien, de los Cavs a mitad de campaña. Así, hasta el 15 de enero, fecha a la que llegaron con un balance de 19-20, Love anotaba 1,6 triples por partido con un 34 por ciento; desde entonces ha convertido 2.2 triples con un 39,4 por ciento, periodo en el que su franquicia realizó un récord de 34-9.

Ese acierto, el cual ayuda a los de David Blatt a abrir la pista, es lo que deben paliar a partir de ya de cara a dar la vuelta a su enfrentamiento ante los Bulls. En los tres partidos que Love pudo jugar completos ante Boston acumuló un 33 por ciento de los triples. Ahora ese número debe repartirse, con acierto, entre otros componentes del equipo.

Puntos… y amenaza

Visto todo lo que ha aportado encestando tiros rápidos y lejanos, queda por ver el problema que supone para Blatt, más allá de las estadísticas, la ausencia de Love, algo que ya se pudo comprobar en el Game 1 contra Chicago, cuando Thibodeau ordenó ayudas constantes ante las penetraciones de LeBron o Irving. De esa manera, los Cavaliers terminaron lanzando 26 triples para anotar únicamente un 26,7 por ciento, marca que animó a cerrarse más a los de Illinois, permitiendo un gran número de triples liberados que, en su mayoría, no supieron convertir.

Claro está que los Mike Miller, Iman Shumpert o James Jones pueden acabar metiendo los tiros, y que en el tercer partido volverá J.R. Smith, pero por el momento la amenaza no es la misma y Thibodeau lo sabe.


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.