Kings: ¿Sacramento o Seattle?

¿Sacramento o Seattle? Es la gran pregunta que todo aficionado de los y de los extintos se está haciendo desde principio de temporada. Cuando saltó el rumor de la venta de los actuales Kings a un grupo inversor de Seattle liderado por Steve Hansen.

Por segunda vez en tres años, los aficiones de los Kings vivirán el último encuentro de temporada regular con un nudo en la garganta. Podría significar el adiós de la franquicia morada desde que en 1985 se instaurase en la ciudad californiana. Podría ser el adiós de uno de los equipos que ha maravillado a millones de aficionados en la década de los 90 y también podría suponer ser el primer paso para volver a ver el verde y el dorado de los Supersonics.

Lo cierto es que nadie sabe a ciencia cierta si finalmente habrá traslado. Ni siquiera los propios jugadores.

“En los últimos cinco años, desde que estoy aquí, el último partido ha sido en casa y ha sido la misma sensación, la incertidumbre”, dijo Jason Thompson a ESPN. “Está siendo un poco más este año por los medios de comunicación y las cosas realmente están yendo hacia delante y hacia detrás, así que habrá un poco más emoción”, explicó el pívot.

A lo largo de esta madrugada la incertidumbre será más grande que nunca para los aficionados de Sacramento. Y será más que nunca puesto que los hermanos Maloof anunciaron el pasado mes de enero el acuerdo de la venta del 65% de la participación de los Kings a un grupo inversor de Seattle por 525 millones de dólares.

Pese a que el alcalde Kevin Johnson continua peleando por mantener al equipo en la ciudad, el Comité de la NBA se reunirá esta noche para tratar el asunto del traslado. Además, el jueves y el viernes se realizará una Asamblea con los 30 propietarios de las franquicias, en la que además de muchos aspectos económicos de la NBA, seguramente se debatirá el posible traslado a Seattle.

Sin embargo, pese a tenerlo todo en su contra, el Alcalde de la ciudad del Estado de California ha estado luchando los últimos tres meses para evitar la venta de los Kings. Johnson ha impulsado un plan para la construcción de un nuevo estadio por valor de 447 millones de dólares, de los cuales 258 serán financiados con dinero público. Además, ha reunido a un grupo inversor capaz de pelear por el equipo. Entre ellos se encuentra Vivek Ranadive, empresario indio dueño de la compañía TIBCO Software; al propietario de una parte minoritaria de los Warriors y dueño de los gimnasios 24 Hour Fitness, Mark Mastrov; a un alto ex ejecutivo de Facebook, Chris Kelly; y por la último a la familia Jacobs, dueña del gigante de la comunicación Qualcomm.

Johnson ha promocionado su nuevo grupo y su nueva idea para mantener a los Kings en Sacramento. Un opción que al parecer ha convencido a la NBA, aunque la última palabra la tiene los hermanos Maloof. Es por ello por lo que Chris Hansen y Steve Ballmer habrían subido su oferta “voluntariamente” hasta los 550 millones, para evitar la opción de Sacramento y devolver a la NBA los Supersonics.

Lo que sí ha quedado claro es que la opción de una posible expansión ha quedado descartada por el propio David Stern.

“Esta transición de propiedad seguirá de una forma fluida hasta que se firmen los documentos finales, e incluso entonces, todavía puede seguir el litigio. Mientras tanto la NBA va a trabajar con los dueños de los equipos para determinar su preferencia, que puede reducirse a considerar aceptar la oferta más alta o proteger a la franquicia en un mercado ya existente”, explicó el Comisionado de la NBA.

Grupo Inversor de Seattle

De cerrarse finalmente la oferta, la venta se cerraría en 550 millones de dólares por el 65% de las acciones de los Kings. El traslado llevaría el equipo a la ciudad de Seattle y a su consiguiente cambio de colores, logo y nombre por los de los Supersonics, derechos en propiedad de la ciudad.

El grupo inversor de Hansen y Ballmer ha cerrado un acuerdo para la construcción de un nuevo estadio por 490 millones de dólares, empezando su construcción en el 2013, una vez cerrada la venta. Además, planean realizar remodelaciones en el Key Arena mientras se construye el nuevo pabellón, un tiempo estimado entre los 2 y 3 años.

Hansen cuenta con el apoyo total de los aficionados de Seattle, que gracias a su plataforma SonicsArena.com, la cual ha reunido hasta 44.000 aficiones que se han puesto en lista de espera para los futuros abonos. Pese a estar muy avanzada su opción, el principal impulsor de la ciudad de Seattle se ha mostrado paciente a lo largo de la operación y le preocupa la tardanza de la decisión final.

“Estoy seguro de que podría haber algo de desilusión si esto se alarga mucho”, dijo Hansen a Associated Press. “Esa es una de las cosas que más me preocupan. Vivimos en una sociedad en la que todo el mundo quiero lo que quiere en este momento y en este caso hay una gran cantidad de aspectos que están fuera de nuestro control. No controlo cuando una franquicia estará disponible para una reubicación. Todo lo que puede hacer es estar listo y ser oportunista cuando llegue el momento”, agregó.





Canal Telegram
nbamaniacs no termina aquí. Síguenos en nuestro canal privado de Telegram para estar al día de la NBA.
También puedes seguirnos en nuestros perfiles de Twitter o Facebook.