Knicks: valor seguro

Las semanas de esta regular season 2012-13 se suceden… Y los continúan impresionando. Incluso tras la derrota de esta pasada madrugada en casa, que rompe la imbatibilidad de la franquicia en el Garden tras diez victorias consecutivas.

Más allá de la sorpresa que su excelente inicio de campaña haya supuesto para todos, el equipo nos está demostrando que puede que sean también fiables a largo plazo. Aquí algunas razones:

El triple como arma ofensiva: Si has visto algún partido de New York esta temporada, te habrás dado cuenta que su éxito en ataque se basa, en gran parte, en los tiros de tres puntos. Generalmente, abusar de ese recurso es considerado insostenible en el recorrido que representa una temporada entera (especialmente, al nivel de acierto que los Knicks atesoran), pero en este caso, puede que estemos ante algo distinto.

Despreciando por completo el concepto “suerte” para definir esta situación, el grado de anotación que proviene desde el triple en New York tiene como causa el buen diseño táctico que viene realizando. Con tantos y tan buenos tiradores siendo constante amenaza del oponente, un eficiente movimiento del balón es todo lo que el equipo necesita para crear espacios de lanzamiento. Eso y, de vez en cuando, algún double-team defense sobre . En realidad, incluso cuando Melo se ha perdido algún partido esta temporada, los Knicks han sabido ganar, principalmente por la sabiduría que da la veteranía que tiene la plantilla en el point-guard.

Llegan los refuerzos: Cabe suponer para un equipo al frente de su Conferencia con más de una cuarta parte de la temporada ya en los libros de historia, la salut de sus jugadores ha estado de su parte. Bien, pues no para estos Knicks.

Lo que hace, aún más si cabe, de este inicio de temporada de New York algo tan impactante, es que se ha producido sin contar con Amar’e Stoudemire, y (en gran parte de ella) . Los tres, a priori, señalados para jugar grandes roles en la rotación del equipo este año, con STAT y Shump siendo titulares indiscutibles el curso pasado.

Con al vuelta de Stoudemire programada para Navidad y la de Shumpert prevista para el mes de enero, cabe esperar que la plantilla de New York sea incluso más profunda, pues jugadores de este calibre son los que crean un gran impacto en sus equipos de ser usados correctamente. Y si algo está mostrándonos Mike Woodson desde el banquillo, es saber sacar lo mejor de todos y cada uno de los miembros de su equipo.

De haberlas, las principales debilidades que están teniendo los Knicks este año son el rebote, la anotación interior y las (pocas) veces que sus jugadores van a los tiros libres. Curiosamente, activos todos que los tres jugadores todavía lesionados suelen aportar de forma óptima.

Esto empezó en marzo, no en noviembre: Existe todavía quien piensa que todo esto empezó en el Opening Day contra Miami Heat. Y no es así.

Los Knicks vienen jugando así de bien desde que Mike Woodson tomó las riendas del equipo el pasado 14 de marzo. Tal y como sucede ahora, New York acabó la pasada regular season con dinámica ampliamente ganadora, con Anthony de cuatro y con la defensa como baluarte principal. Hay caras nuevas en la plantilla, claro que sí, pero los cimientos (y, con ellos, los resultados) son los mismos.

Camelo Anthony ganó de hecho el Player Of The Month del mes de abril, y continuó en plena forma durante unos Juegos Olímpicos en los que, no solamente estableció un nuevo récord de anotación saliendo desde el banquillo, sino que fue, de forma comúnmente aceptada, el mejor jugador de entre los mejores jugadores del mejor equipo.

Teniendo esto en cuenta, su arranque de temporada nivel MVP parece, en realidad, algo que puede ser considerado como una extensión de lo que ya vimos al final del curso anterior.

Ganar a los equipos que debe uno ganar: En las dos últimas temporadas, una de las críticas más certeras que sobre New York se vertieron fue que jugaban a un nivel más bajo que la mayoría de sus rivales, lo que les impedía constantemente ser uno de los equipos de la parte alta de la clasificación.

Pero en lo que va de temporada, los Knicks han hecho de esto algo del pasado, poniendo el émfasis en ir partido a partido. Por muy cliché que esto último pueda parecer, concentrarse siempre de forma individual en el próximo oponente en el calendario es algo que va a ayudar al equipo a seguir mirando hacia arriba. New York tiene talento suficiente en sus filas como para ganar a la mayoría de equipos de la Liga con relativa solvencia; y la presencia de jugadores experimentados como , así como las exigencias que en este sentido promulga Mike Woodson cada vez que tiene un micrófono delante, son lo que les ha permitido conseguirlo de forma consistente.

Simplificando, las cabezas de los jugadores de los Knicks están por fin tan solo al servicio de lo que tienen que estar, y solamente esto garantiza victorias contra oponentes más débiles.

Dominio como local: Si uno hecha un vistazo a los grandes equipos en la historia de la NBA, salta a la vista la prioridad que estos tenían a la hora de imponerse como local primero, para después tratar de conseguir victorias también a domicilio. Y esta fórmula de éxito, aplica para estos New York Knicks.

Ganar la gran mayoría de los partidos de casa te da muchas posibilidades de acabar la regular season con más de 50 victorias; y con el 10-1 actual como local, y un Madison Square Garden volviendo a ser lo que un día fue (una fortaleza para los Knicks, eso es lo que fue), parece coherente aventurar ahora una buena posición de New York en la clasificación para cuando llegue la primavera.

Lo dijo recientemente , “Miras a tu alrededor y ves todos los asientos ocupados. Si no sabes jugar aquí, no sabes jugar en ningún sitio”. El MSG siempre ha sido conocido por la atmósfera que en él se crea, y esto debe ser suficiente como para que los jugadores de los Knicks salgan a dar lo máximo al menos 41 veces por temporada.





Canal Telegram
nbamaniacs no termina aquí. Síguenos en nuestro canal privado de Telegram para estar al día de la NBA.
También puedes seguirnos en nuestros perfiles de Twitter o Facebook.