La irreversible influencia de Stephen Curry en los Warriors


Desde que Stephen Curry no ha podido calzarse el hábito, los Warriors viven la mayor crisis de derrotas de sus últimos tiempos. Nunca antes, con Steve Kerr en el banquillo, se habían producido tantas derrotas en un lapso de siete partidos seguidos, donde el balance actual del equipo de la Bahía es de 2-5. En los últimos seis no pudo actuar Curry y el resultado se traduce desalentador: dos victorias por cuatro derrotas y mayor crisis de los últimos años. ¿Pero es eso una consecuencia directa de la no presencia del dos veces MVP? Veamos para deducirlo algunos datos.

Los Warriors son peores sin Stephen Curry en la pista. De eso no cabe duda. ¿Hasta qué punto? Pues hasta uno en el que con él en cancha, durante la era de Steve Kerr como entrenador, han sido capaces de ganar casi el 85 por ciento de los partidos (254-47) disputados. Y sin él, la muestra decae hasta un 51,1 por ciento (23-22), como pudo hacerse eco Manuel de la Torre en un artículo para NBA España.

Datos que vociferan a las claras que si un jugador es crucial en Golden State ése es Stephen Curry. Más todavía después de conocer las notas que Kevin Durant saca en el mismo examen anterior. Cuando KD no ha podido vestirse de gala para espolear a los suyos, los Warriors han respondido con un 73,5 por ciento de victorias (25-9) en las últimas dos temporadas y media (desde su llegada en 2016).

Mucho más importante que Durant

Y otra estadística más que ensalza la figura de Stephen Curry por encima de cualquier otra influencia en la Bahía. Desde la llegada de Kevin Durant en 2016, los partidos que se perdió Curry resultaron un pequeño gran desastre para los hábitos de victoria del equipo: un 36,6 por ciento de victorias, merced a un balance de 11-19. El base es imprescindible para que los Warriors ganen partidos. Más que Durant a la luz de los datos anteriores. Mucho más.

Y para colmo, el diferencial de puntos (bruto) con y sin Curry en la cancha también es abrumador. Cuando Steph está jugando (399 minutos esta temporada), los Warriors presentan un resultado global de 118 puntos positivos; o sea, anotaron 118 tantos totales más que sus rivales en conjunto. Y cuando Curry no está, la fiesta se trunca de golpe y porrazo: 8 tantos negativos (Golden State anotó 8 puntos menos que sus rivales en total).

Con Curry en cancha los Warriors son mucho mejor que el oponente. Como una muestra extra de esa afirmación adjuntamos el récord de 10-2 de esta temporada mientras el dos veces MVP se mantuvo sano (2-4 sin él). Y sin Curry, su equipo anota menos puntos (de manera global) que sus rivales.

Despertarán

Todos estos datos manifiestan de manera clara la ingente importancia de Stephen Curry en un proyecto ganador como el de Golden State. También es verdad que el dato de que sin él los Warriors sean peores que sus rivales es irreal en la NBA actual. Con KD, Klay Thompson y compañía, el equipo de Steve Kerr puede bastarse para eliminar a cualquiera (sí, cualquiera), pero sí que es cierto que ahora atraviesan una mala racha y ella es debido –entre otros motivos– a la baja de Stephen Curry.

La mala dinámica, aun con Steph, todavía lesionado, no debería prolongarse mucho más en el tiempo pero sí ha servido para hablar de la irreversible influencia de Curry en el juego.

El point guard tampoco podrá actuar en la noche de este miércoles ante los Thunder por su lesión en la ingle. Aunque su percance no reviste una gravedad severa, Curry seguirá viendo los partidos de su equipo desde la barrera al menos hasta la próxima semana, cuando volverá a ser evaluado.


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.