La noche en que Celtics y Lakers confirmaron su hundimiento

Las dos mejores franquicias de la historia de la NBA no pasan por su mejor momento. La noche del viernes deja a y en una situación terriblemente incómoda, con un 3-0 en contra en sus respectivas series de Primera Ronda de Playoffs y con un futuro, cuanto menos, difuso.

Lakers y Celtics, dos equipos que se repartieron cinco de los seis puestos de finalistas y los tres títulos de la NBA entre los años 2008 y 2010 iniciaron hace tiempo la cuesta abajo, confirmándose su definitivo adiós a la élite en la presente primavera.

Tanto los de Boston como los de Los Angeles se han clasificado para Playoffs en la séptima posición de sus conferencias, un resultado más que discreto para dos plantillas creadas para ganar o al menos llegar a los momentos culminantes de la temporada con opciones a todo. Ambos han llegado a las eliminatorias de diferente manera – los Lakers luchando hasta el último segundo de la prórroga, los Celtics dejándose llevar durante semanas sin variar de posición -, pero al final el resultado está siendo el mismo.

La realidad es que ni Celtics ni Lakers pueden optar al anillo de la NBA en 2013 ni tienen un futuro esperanzador a corto plazo, pues las plantillas de ambos equipos son veteranas y con compromisos salariales que dificultan su renovación inmediata.

La presión mediática y de los aficionados recaerá ahora en las directivas de las franquicias, y más concrétamente en y , quienes están obligados a tomar decisiones que no serán fáciles. Traspasos de jugadores históricos, posibles amnistías, seguir con el mismo entrenador en el caso de los Lakers, plantear una temporada de transición para llegar al verano de 2014 con posibilidades de hacer más fichajes…

Estaremos atentos queramos o no, pues Celtics y Lakers, aunque ahora no pertenezcan a la élite deportiva, sí lo son de la élite mediática.





Canal Telegram
nbamaniacs no termina aquí. Síguenos en nuestro canal privado de Telegram para estar al día de la NBA.
También puedes seguirnos en nuestros perfiles de Twitter o Facebook.