Lakers: 5 ajustes imprescindibles

Los Angeles son aspirantes al título esta temporada.

El matiz requerido aquí es que dicho grado de aspiración dependerá de la habilidad que, en las próximas pocas jornadas restantes, tengan para hacer los ajustes y mejoras imprescindibles antes de encarar los Playoffs.

y compañía lideran todavía la División Pacífica y mantienen la tercera posición en el Western, aunque con sus vecinos de Los Angeles pisándoles los talones. Aún así, es éste un equipo vulnerable y, a menudo, demasiado inconsistente. No son precisamente un conjunto joven, tampoco, con lo que mantener el ritmo que durante 48 minutos imprimen, pongamos, los Thunder, no es tarea fácil.

Sin embargo, no toda la fe está perdida. Mientras el vestuario oro y púrpura entienda y asimile correctamente lo que se debe hacer de aquí hasta llegar a la post-temporada, los Lakers tendrán opciones reales de atacar el anillo y poner al mismo Bryant a la altura de Michael Jordan en lo que a campeonatos se refiere.

¿Cuáles son los ajustes imprescindibles para conseguirlo?

Menos Kobe es más: Los Lakers dependen de Kobe Bryant. No hay nada malo en ello y esperar cualquier otra cosa sería un planteamiento irreal. Pero eso no se contradice con la necesidad de encontrar un mejor balance ofensivo.

Bryant lidera la Liga en anotación con 28,1 puntos por partido, pero tan solo acierta el 43% de sus intentos, la peor marca desde su temporada rookie. Además, lanza más de 23 veces a canasta en cada encuentro, más que ningún otro jugador en la NBA. Quitar el balón sistemáticamente de las manos de Kobe sería perjudicial para el éxito en ataque de Los Angeles, pero en demasiadas ocasiones vemos al resto del quinteto en pista a la expectativa, como esperando que Bryant lance… cosa que normalmente acaba haciendo.

Tal y como Kobe Bryant debe compartir más el balón, el resto de sus compañeros deben involucrarse más en ataque, haciendo también jugar a quien no lleve el número 24.

Jugar mejor a domicilio: Tan sólido es un 23-6 de balance victorias/derrotas en casa como indigno un 14-16 fuera de ella. Esa es, a día de hoy, la realidad de Los Angeles Lakers esta temporada.

Lejos del Staples Center, los Lakers están perdidos. Sin movimiento del balón en ataque, como demuestran las 19,1 asistencias que, de media, el equipo reparte a domicilio este año, cinco menos de las que acumula en casa.

Se observa, también, una tendencia al abuso del triple para agarrarse a los partidos que los Lakers juegan con el uniforme morado, lo que no es malo si los porcentajes son aceptables. Pero es que estamos hablando de un 28,9% de acierto en tiros de tres puntos esta temporada fuera de casa. Inaceptable, pues.

La élite de la Conferencia Oeste, llámese San Antonio u Oklahoma City, encuentran siempre maneras de llevarse los partidos a domicilio. Y son precisamente los equipos que consiguen este objetivo los que acaban levantando los trofeos.

Más pick-and-rolls: Ahora que los Lakers tienen un base más que decente para dirigir los ataques, el pick-and-roll debe ser la materia prima que guíe los sistemas ofensivos de . Más aún con amenazas ofensivas del nivel del mismo Bryant o . Decir que, hasta ahora, los Lakers han sacado ventajas continuas de esta dinámica de juego sería mentir.

Normalmente, tanto Kobe (mucho más) como Pau (mucho menos) se crean sus propios tiros todo el tiempo. Pero eso era antes de que llegara un director de juego de garantías a la franquicia. Ahora, con , el pick-and-roll debe ayudar a generar una mayor cantidad de tiros y acciones abiertas, con lo que los porcentajes de acierto en el tiro se deben ver incrementados.

La figura de Pau Gasol: El mayor de los hermanos Gasol promedia esta campaña un doble-doble. Pero aún así, su contribución fluctúa demasiado. Parte de ello puede atribuirse a la dificultad que le supone a Pau generarse su propio tiro en condiciones, pero aún debe preocupar más a la franquicia angelina la clara tendencia de sus compañeros de dejarlo aislado en algunos ataques, algo imperdonable cuando lleguen los Playoffs.

Con un 50,7% de acierto en el tiro de campo, Gasol es el segundo jugador más eficaz del equipo tras (que tira menos y normalmente de más cerca). Y eso debe significar algo, considerando la versatilidad del juego de Pau.

Nunca es tarde para repetirlo: parte de la carga ofensiva debe sacarse de los hombros cansados de Kobe Bryant. Y en el equipo, no hay mejor sitio para ponerla que en los largos brazos de Gasol.

Asegurar la plena aclimatación de Ramon Sessions: Hasta ahora, y desde su incorporación, Sessions ha estado muy bien para Los Angeles Lakers. Pero eso no significa que no pueda estar mejor.

Hemos visto ya un amplio despliegue de doble-dobles en puntos y asistencias, pero como todavía es natural, existe aún química entre Sessions y sus nuevos compañeros por desarrollar. Y es que por primera vez en su carrera NBA, la principal tarea de Sessions es la de liderar un ataque. El ataque de Los Angeles Lakers, nada menos. El trabajo personal ya empezado de ajustar sus características de juego a las de sus compañeros y encontrar maneras de hacer que todos los que le rodean sean mejores, debe continuar.

De todas formas, los Lakers como conjunto, deben asegurarse que la integración de Sessions al equipo funciona sin fisuras. Pau Gasol y Andrew Bynum tienen que “navegar” mejor en la pintura para dejar espacio a las rapidísimas penetraciones de Sessions. Kobe Bryant, y el resto de alas del equipo, deben, por su parte, abrir más espacios para que su nuevo base pueda maniobrar mejor desde la bombilla.

Del correcto desarrollo de Sessions en los próximos partidos dependen, en gran parte, las opciones de los Lakers de lograr algo serio este año. Es por ello que, cuando de lo que hablamos es de establecer el sentido de la familiaridad entre él y el resto del roster, ya no hay tiempo que perder.

NOTA: Datos numéricos a 13 de abril de 2012





Canal Telegram
nbamaniacs no termina aquí. Síguenos en nuestro canal privado de Telegram para estar al día de la NBA.
También puedes seguirnos en nuestros perfiles de Twitter o Facebook.