Las dos caras de Westbrook

Russell Westbrook es una de la estrellas más polarizantes de toda la NBA. El rey del triple-doble hace de todo en la cancha, pero su estilo de juego tan particular genera reacciones de todo tipo.

Las pérdidas de balón, las malas selecciones de tiro, sus decisiones en los finales de partido…Westbrook es todo eso, pero también es todas las barbaridades que hace en la pista y que ayudan mucho a los suyos. Pocos jugadores ha habido en la historia capaces de tener un impacto tan grande en las principales categorías del juego noche tras noche.

Los Thunder van bien esta temporada. En estos momentos, están en la tercera posición de la Conferencia Oeste con un balance de 36 victorias y 19 derrotas. Paul George está al mejor nivel de su carrera, liderando en los dos lados de la cancha.

Russ está teniendo una campaña extraña. Vamos a ver cómo le está yendo en su segunda temporada después del MVP.

Su peor temporada en el tiro

Westbrook está haciendo muchas cosas bien este año, pero lanzar a canasta no es una de ellas. El base lleva 11 campañas en la NBA y nunca había tenido los porcentajes que está teniendo en estos momentos.

Empecemos por el triple. El All-Star de los Thunder intenta 4,5 por partido y mete tan sólo 1,1. De entre todos los jugadores de la liga que intentan, al menos, cuatro triples por partido, Westbrook es el que peor porcentaje tiene con 24,6 por ciento. Y hablamos de una lista de más de 100 jugadores.

Algo parecido ocurre con los tiros de campo. Si miramos los porcentajes de acierto entre los jugadores de toda la NBA que intentan, al menos, 15 tiros por partido, nos encontramos con que sólo dos jugadores lo hacen peor que Westbrook: Andrew Wiggins y Tim Hardaway Jr.

Y ya, para terminar, los tiros libres. Esto es especialmente llamativo. Russ es un jugador que ha ido siempre mucho a la línea por su tremenda capacidad de atacar el aro con agresividad. Ha sido una fuente de puntos importante para él durante su carrera. Este año, sin embargo, está lanzando muy por debajo de lo que nos tiene acostumbrados.

El promedio de su carrera supera el 80 por ciento. Este curso no llega al 65 por ciento. Sólo Ben Simmons lanza peor que él entre los jugadores que intentan el mismo volumen desde la línea de libres. Y el jugador de los Sixers no es, precisamente, un virtuoso del tiro.

Es importante aclarar que Russ nunca ha destacado por su lanzamiento, no es en absoluto un tirador. Pero sí que llama la atención su bajón con respecto al curso pasado y el lugar que ocupa en la NBA cuando ponemos su nombre al lado de otras estrellas de la competición.

Asistencias, rebotes, defensa..

Todo esto que hemos visto sería una cara de la moneda. Pero, claro, Westbrook lleva ahora mismo 9 partidos consecutivos consiguiendo un triple-doble. Algo que sólo había hecho otro señor en la historia de la liga y se llama Wilt Chamberlain.

Es, claramente, el rey en lo suyo. Entre los jugadores en activo, Russ es el que más triples-dobles lleva con 126. El segundo en la lista, a años luz, es un tal LeBron James con 77.

Sólo Magic Johnson y Oscar Robertson han hecho más triples-dobles que Russ. Y tiene toda la pinta de que los va a superar a los dos próximamente.

Westbrook está haciendo los mejores números de su carrera en asistencias y rebotes. Es el máximo asistente de toda la liga con 11,2 por partido y captura 11,1 rebotes. Como decía al principio, ha habido pocos tipos en la historia capaces de tener un impacto tan grande en lo que pasa en la cancha. Y todo eso son buenas noticias para los Thunder. La mayor parte de las noches que Russ hace triple-doble, se traduce en victoria de los suyos.

Además, el base de Oklahoma está haciendo, probablemente, su mejor campaña en el lado defensivo de la cancha. Evidentemente motivado por el nivelazo de George, está demostrando que puede ser decisivo atrás para los suyos. Ningún equipo roba más balones que los Thunder y Westbrook es clave ahí.

Un loco

Russ es un loco. Para lo bueno y para lo malo. Basta con ver un partido de OKC para comprobarlo. Puede ganar el partido en la última posesión o no tocar ni el aro en el intento. Esa irregularidad es la que saca de quicio a sus detractores y la que apasiona a sus seguidores. Es de esos jugadores que odias o amas.

Esta temporada está formando un tándem fantástico con Paul George y los Thunder son una de las grandes potencias de la Conferencia Oeste. El base ha dado un pequeño paso atrás en cuanto a responsabilidad ofensiva para dar más peso a George y los resultados están acompañando.

Hay que ver jugar a Russ y disfrutar. Siempre puede sorprenderte.

(Foto de portada de Harry How/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra lista de correo y consigue acceso a contenido adicional sobre la NBA además de apoyar nuestra labor de forma directa.

Aquí te contamos más. ¡Únete!