Le toca mover a Miami Heat, y por extensión, a Erik Spoelstra


Tras la derrota de los San Antonio Spurs en su feudo, Gregg Popovich movió ficha. La mentalidad de su equipo es siempre la misma, mover el balón hasta encontrar la ventaja, pero son los pequeños detalles los que ganan las batallas más igualadas.

El ajuste más visible de Popovich fue la actividad defensiva de los suyos. Las manos de Danny Green y Kawhi Leonard parecían estar en todas partes. Los Spurs estuvieron atentos y aprovecharon cada segundo de relajación del oponente para robar, correr y anotar.

«No era consciente de eso. Sabía que estábamos consiguiendo algunas canastas fáciles, que estábamos anotando rápido en la pintura, pero creí que (la ventaja) era por que teníamos controlado el ritmo y estábamos consiguiendo lanzar más que ellos», dijo Danny Green cuando le preguntaron por los porcentajes de su equipo durante la primera mitad.

Erik Spoelstra debió sorprenderse cuando vio que los Spurs estaban ejecutando a la perfección el teórico plan de acción de su propio equipo.

Los Heat se vieron en otro escenario al imaginado, no solo por la efectividad de los Spurs, que como ya dijo Popovich, “no creo que volvamos a tirar con un 76% de acierto en una parte nunca. Es una locura”, no debería repetirse (por pura estadística), sino que también se vieron superados por su actividad, por su energía. Entre Wade y LeBron perdieron 12 balones, y además, el ‘6’ de los Heat permitió que, tanto Leonard como Green, encestaran lanzamientos relativamente cómodos cuando era él quien les defendía.

Pese a la derrota y el 2-1 en contra en la eliminatoria, los jugadores estrella de los Heat no parecían muy preocupados. «El problema es que vamos perdiendo 2-1, ese es el problema. Tenemos que conseguir empatar», dijo Wade mientras LeBron se reía en la rueda de prensa que dieron después del tercer partido.

Ray Allen se puso más serio cuando le preguntaron por la experiencia que suponía ver una paliza como la que recibieron los Heat en el tercer partido repetida en video: «Es una mierda».

Miami no pierde dos veces seguidas en Playoffs desde las Finales de Conferencia de 2012 ante Boston Celtics, eliminatoria en la que perdieron tres partidos consecutivos y se vieron obligados a remontar para poder acceder a las Finales de la NBA contra Oklahoma City Thunder.

Hoy le toca mover a Spoelstra

Antes de que comenzaran las Finales e incluso después del primer partido de estas, la prioridad para Miami era encontrar ritmo de anotación en sus jugadores secundarios, pero después de los dos últimos encuentros hay que replantearse esa clave.

Pese a que Mario Chalmers no existe y Shane Battier ni juega, la nueva juventud de Ray Allen y la resurrección de Rashard Lewis le han dado a Miami tantos puntos de secundarios como ellos mismos podrían esperar. Sin embargo, con eso no está siendo suficiente.

Asumiendo que ni Chalmers ni Battier vayan a tener una aportación muy beneficiosa para su equipo, lo normal es que Spoelstra confíe cada vez más minutos al quinteto sin base en el que LeBron James ejerce de Point-Forward. Tienen que jugar los que son capaces de aportar.

Dos tiradores abiertos en las esquinas (entre Bosh, Allen y Lewis), Wade concentrado y Chris Andersen luchando por todos los rechaces, son los ingredientes perfectos para que LeBron reine como solo él sabe hacer. Pero el Rey también tiene algunas cosas que mejorar. Un ejemplo son las 4,3 asistencias que James promedia por encuentro en las Finales. Una cifra muy inferior a la que necesita su equipo.

Spoelstra le va a dar los mandos de la nave para que sea él quien decida el futuro de los Heat en esta eliminatoria, y necesita que el mejor jugador del planeta responda con actuaciones memorables. Si LeBron no se pone el traje de Superhéroe, parece complicado que Miami pueda igualar la exhibición de juego coral de los hombres de Popovich.


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.