Los Brooklyn Nets le retiran la camiseta a Jason Kidd

En la noche de ayer se unió a , , John Williamson, Bill Melchioni y Buck Williams como el sexto jugador de la historia de los que tiene retirada su camiseta. A partir de hoy, el número 5 que lució el ex-jugador durante sus 7 temporadas en New Jersey colgará en lo más alto del Barclays Center.

El romance entre Jason Kidd y los New Jersey Nets comenzó en la temporada 2001, cuando llegó traspasado desde los Phoenix Suns a cambio de Stephon Marbury. La llegada del base supuso un importante punto de inflexión en la franquicia, ya que hasta la fecha había acumulado tres años consecutivos de resultados negativos.

Desde su aterrizaje en el 2001, los Nets vivieron un momento gloria con un total de 280 victorias en temporada regular. Además, alcanzarían la Final de la NBA durante dos años consecutivos (2002 y 2003) y todo ello bajo la batuta de Kidd.

La pasada temporada, tras 19 años en activo, el jugador dijo adiós a la NBA, siendo los New York su último equipo. Atrás quedan numerosas asistencias, triples, robos y, sobre todo, récords en su haber.

Kidd es el segundo jugador NBA en asistencias y robos y es el tercero en triples convertidos. Además, se colgó dos medallas de oro de los Juegos Olímpicos con la Selección USA (2000 y 2008) y alcanzó la gloria en la NBA en la temporada 2011, cuando consiguió el anillo con los Dallas .

“Él fue el catalizador de lo que nosotros hicimos”, dijo Rod Thorn, General Manager de aquellos New Jersey Nets.

“Uno de los mejores bases que jamás he visto, es decir, desde mi punto de vista”, declaró Lebron James, quién coincidió con él en la Selección estadounidense.

A partir de ahora el número 5 que portó Jason Kidd durante sus 7 temporadas en los Nets colgará en lo más alto del pabellón de Brooklyn al lado de las otras estrellas que ha tenido la franquicia a lo largo de sus 46 años de historia.





Canal Telegram
nbamaniacs no termina aquí. Síguenos en nuestro canal privado de Telegram para estar al día de la NBA.
También puedes seguirnos en nuestros perfiles de Twitter o Facebook.