Los mejores jugadores de la Summer League 2018: ¿qué se puede esperar de ellos?

La temporada 18-19 se acerca, y con ella la solución a las numerosas dudas que se despiertan cada verano. El potencial de muchos equipos y jugadores no termina de quedar claro hasta que no se les ve funcionar sobre la pista, una situación que se ve potenciada cuando se trata de jugadores cuya presencia en la Liga ha sido mínima e incluso nula. Hablamos, por supuesto, de los novatos o de aquellos hombres que han vagado con más pena que gloria por la NBA y la G League durante sus primeros años.

La Summer League de Las Vegas sirvió a los aficionados para hacerse una idea de qué podía aportar cada uno, pero hay evidentes diferencias entre disputar el torneo veraniego y la temporada regular. Por tanto, procedemos a analizar cuál puede ser el papel de los jugadores que formaron los quintetos ideales de la Summer League en el curso que está a punto de arrancar. Los quintetos en cuestión son los siguientes.

Primer Quinteto: , , , Wendell Carter Jr., .

Segundo Quinteto: , IV, , , .

Collin Sexton

Tras promediar 19,6 puntos, 3,4 asistencias y 3,6 rebotes, el rookie de los Cavaliers fue elegido mejor base de la Summer League. Sexton, número 8 del pasado Draft, ha sido definido en numerosas ocasiones como un competidor nato caracterizado por su intensidad y agresividad, pero es también un jugador veloz y explosivo en penetración. Está llamado a ser la pieza de futuro de estos nuevos Cavs, por lo que cuesta imaginar que no sea titular en la inmensa mayoría de los partidos.

Sexton tendrá por tanto una forma inmejorable de ir acostumbrándose a la NBA. Pese a que en la franquicia de Ohio parece haber cierto optimismo sobre este nuevo proyecto sin LeBron, no se prevé que Cleveland pueda pelear por grandes objetivos, lo que permitirá al novato ir haciéndose a una liga en la que está llamado a ser importante. Salvo sorpresa, su gen competitivo será parte fundamental del ADN de los Cavs desde el primer día.

Josh Hart

El número 30 del Draft de 2017 fue elegido MVP de la Summer League de Las Vegas tras promediar 22,4 puntos, 2,3 asistencias y 4,7 rebotes. En su primer año en la NBA contó con minutos desde el banquillo y firmó 7,9 puntos de media, pero la realidad de los Lakers no podría ser más diferente esta temporada. Con LeBron en Los Ángeles, todo cambia.

Hart, gracias a su velocidad y su tiro exterior, ha demostrado sobradamente su talento para ser un gran anotador, lo que podría convertirle en una pieza importante en la segunda unidad de Luke Walton. La incorporación de Lance Stephenson parece relegarle a tercer escolta de la plantilla, asumiendo que Kentavious Caldwell-Pope mantendrá el rol de titular, pero con un jugador tan “imprevisible” como Lance es posible que Hart pueda ir haciéndose un hueco a base de buenas actuaciones. No obstante, cuando lleguen los partidos más importantes la veteranía de Stephenson en este tipo de duelos podría acabar pesando.

Con todo, parece difícil hacer previsiones acerca de los Lakers ahora mismo. La plantilla está bastante descompensada en la relación entre jugadores interiores y exteriores, hasta el punto de que se ha especulado con la posibilidad de que tanto LeBron James como Kyle Kuzma ocupen el puesto de pívot circunstancialmente. Si Walton apuesta de esta forma por el small ball, quizás tanto Hart como el resto de exteriores tengan más minutos de los que esperan.

Kevin Knox

El nuevo jugador de los New York Knicks se hizo con un puesto en el mejor quinteto de Las Vegas tras firmar 21,3 puntos, 2,3 asistencias y 6,5 rebotes en el torneo. Knox, número 9 del Draft, posee un físico que parece creado a conciencia para jugar a baloncesto y una versatilidad ofensiva que le convierten en uno de los nombres más interesantes de esta nueva generación de rookies. Su llegada a Nueva York ha generado muchísima ilusión en una franquicia que necesitaba algo a lo que aferrarse tras la lesión de Porzingis.

La Gran Manzana ofrece al ex de Kentucky una oportunidad de oro para ir adaptando su juego a la máxima competición. Con la ya mencionada baja del letón, cuyo regreso se espera en torno al mes de febrero, las opciones de playoffs parecen escasas, y Knox tiene además un hueco como titular en el puesto de ala-pívot para sentirse importante desde el principio. El plan no debería ser otro que darle muchos minutos tanto a él como a Ntilikina para que continúen progresando, por lo que seguramente podamos ver detalles de su calidad desde muy temprano. Ya la temporada que viene, con Knox más maduro y Porzingis al 100% (y quién sabe si con algún nuevo agente libre), los objetivos serán otros.

Wendell Carter Jr.

El número 7 del Draft se ganó su puesto en el quinteto ideal tras promediar 14,6 puntos, 1,6 asistencias y 9,4 rebotes. Carter es un interior cuyas características parecen casar perfectamente con la NBA moderna: atlético, con capacidad para anotar tanto en la pintura como desde el perímetro, reboteador e intimidador, buena lectura de juego… Sin embargo, llega a una franquicia en la que tendrá mucha competencia en su posición.

El puesto de ala-pívot está bastante saturado en los Bulls, y no precisamente por hombres de perfil bajo. Lauri Markkanen está llamado a ser la estrella de este equipo a corto-medio plazo; Jabari Parker, número 2 del Draft de 2014, es una de las apuestas de la franquicia, y si las lesiones le respetan podemos estar hablando de un jugador más que interesante; mientras que Bobby Portis, una vez superados los problemas extradeportivos, jugó a un gran nivel la pasada temporada. Es cierto que Jabari podría ocupar la posición de alero, pero no parece el mejor panorama para que Carter cuente con muchos minutos.

Visto esto, no parecería descabellado que el rookie ocupase el puesto de pívot durante la mayor parte de sus minutos en cancha. Seguramente no lo haga como titular, dejando que Robin Lopez aporte algo de madurez al quinteto inicial, pero es quizás la mejor forma que tiene Fred Hoiberg para dar minutos a todos sus jugadores jóvenes. Aunque su rol no vaya a ser especialmente protagonista, ir desarrollando el talento de los más nuevos debe ser uno de los principales objetivos en Chicago.

Christian Wood

El nombre con menos caché de este quinteto es el de Christian Wood, jugador de los Milwaukee Bucks que promedió 20,4 puntos y 10,8 rebotes. El pívot, que no logró ser elegido en el Draft de 2015, ha jugado un total de 30 partidos en la NBA desde entonces, y la temporada pasada formó parte de los Delaware 87ers de la G League. No obstante, su buen hacer en la Summer League puede haberle abierto de nuevo las puertas de la mejor liga del mundo.

Sus actuaciones hicieron que la franquicia de Wisconsin le invitase a formar parte del training camp, y a lo largo de la pretemporada ha demostrado que su nivel en Las Vegas no fue casual. En 19,3 minutos de media en sus cuatro partidos con los Bucks, Wood ha firmado 13,5 puntos y 7,3 rebotes, algo que, en un equipo tan necesitado de un pívot reboteador podría valerle un hueco. Parece improbable que pueda contar con tanto tiempo en pista en temporada regular, pero Milwaukee le ha dado la opción de continuar en el equipo como miembro de su roster.

Trae Young

El primer nombre del segundo quinteto ideal es Trae Young, base de los Atlanta Hawks, sobre el que tanto fans como detractores tienen la lupa puesta. Por algún motivo, Young es un jugador que genera sensaciones totalmente contrapuestas entre quienes ven en él a un nuevo Stephen Curry (no sin motivos dada su forma de jugar y anotar) y entre quienes apuestan que será recordado como uno de los pufos del Draft. Sea como sea, sus 17 puntos y 6,8 asistencias le valieron el reconocimiento de la Summer League.

El ex de los Oklahoma Sooners llega a una de las franquicias más desangeladas y necesitadas de aferrarse a cualquier atisbo de talento para creer en una posible reconstrucción. Talento es precisamente lo que le sobra a Young, por lo que todo apunta a que contará desde el primer día con la confianza total del cuerpo técnico y que será el jugador de referencia de los Hawks en la pista. Si quería un lugar en el que sentirse líder y en el que poder desplegar su juego libremente, difícilmente podría haber caído en un equipo mejor.

Wade Baldwin IV

Otro de los nombres menos reconocibles de la lista. Wade Baldwin fue elegido por los Memphis Grizzlies en el puesto 17 del Draft de 2016, pero, tras disputar solo 33 partidos aquel año, fue cortado antes del inicio del curso 17-18. Fue entonces cuando recaló en Portland, aunque lo hizo a través de un contrato dual por el que compaginó su actividad con los Blazers con su presencia en los Texas Legends de la G League. De hecho, la temporada pasada jugó solo siete partidos en la NBA, en los que promedió 5,4 puntos en 11 minutos.

Sin embargo, esta Summer League parece haberle venido de maravilla para tratar de ganar minutos. Baldwin logró 13,4 puntos y 7,4 asistencias de media, y demostró su potencial como base penetrador y generador. Este año tiene ya un contrato regular con los Blazers, y debería tratar de pelear con Seth Curry para ocupar el hueco que deja Shabazz Napier en la segunda unidad. Aunque su papel será evidentemente mucho menos importante que en Las Vegas, sí podría contar con más minutos de los que acostumbra.

Sviatoslav Mykhailiuk

Por mucho que cueste, quizás haya que empezar a aprender a escribir su nombre. El ucraniano fue elegido por los Lakers en la posición número 47 del pasado Draft, y con sus 16,6 puntos, 2,1 asistencias y 4 rebotes demostró que la decisión estaba justificada. Es un jugador con potencial para convertirse en un excelente tirador, ya que es capaz tanto de generarse sus propios tiros de media y larga distancia como de ser letal en el catch and shoot.

Su problema, no obstante, es similar al de Josh Hart, y no es otro que la sobrepoblación exterior de la franquicia angelina. Aun así, su letal muñeca le convierte en un hombre que puede ser muy útil en ciertos contextos de partido, pues hablamos de un jugador que promedió un 44,4% de acierto en el triple en su última campaña en Kansas y que dio auténticos recitales desde el perímetro en la Summer League. Veremos si Luke Walton opta por darle un voto de confianza.

Jaren Jackson Jr.

El número 4 del Draft ocupa esta puesto gracias a sus 11,2 puntos y 8,2 asistencias. El rol con el que arrancará la temporada en los Grizzlies no está del todo claro, pues se comenta que llega bastante verde a la NBA, pero todo apunta a que acabará contando con una cantidad importante de minutos. Aunque la pareja interior inicial podría ser la formada por JaMychal Green y Marc Gasol, uno de los objetivos de la temporada de los de Tennessee debe ser que el novato de Nueva Jersey vaya creciendo lo máximo posible.

En la pretemporada, siempre desde el banquillo, ha ido dejando muestras de su calidad y del enorme potencial que posee. Su versatilidad y polivalencia en ambos lados de la cancha le convierten en uno de los nombres a seguir en los próximos años, pero parece que este curso funcionará más bien a modo de transición.

DeAndre Ayton

El último de los 10 jugadores es DeAndre Ayton, flamante número 1 del pasado Draft. El de los Suns promedió 14,5 puntos y 10,5 rebotes en Las Vegas, y a lo largo de la pretemporada ha seguido dando evidencias de que puede abonarse al doble-doble desde su primer año en la NBA. En los cinco partidos de preparación, el bahameño ha firmado 18,2 puntos, 10 rebotes y 2 tapones en 27 minutos.

Las expectativas puestas sobre Ayton, ya de por sí muy elevadas, han ido creciendo gracias a estas actuaciones. Pese a que hay quienes son muy escépticos con respecto a sus conceptos defensivos, no hay duda de que su potencial es enorme, y Phoenix parece un equipo perfecto para ir desarrollando sus cualidades. No existe presión por competir, tiene compañeros de mucho nivel, y llega para ser un jugador importante desde el principio. En el horizonte, el premio al Rookie del Año se vislumbra como el primero de sus objetivos. Con lo que ha demostrado hasta ahora, no hay duda de que es un firme candidato a hacerse con él.


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.


Anterior

Los Warriors quieren un anillo más antes de irse de Oracle Arena

Butler invita a la afición de los Wolves a que le abuchee

Siguiente