Los récords de los rookies NBA a lo largo de la historia

La adaptación a la NBA es un proceso complejo. Tener impacto en la Liga desde el primer momento es sumamente complicado, e incluso algunos jugadores cuyas carreras han sido brillantes necesitaron varios años hasta dar su mejor versión. Sin embargo, la primera temporada no es para todos un simple periodo de aclimatación y es por eso que queríamos tocar en este artículo los impresionantes récords de los rookies NBA.

La temporada 2017-18 sirvió para ver la llegada a la NBA de una generación de novatos de gran talento y con capacidad para competir al máximo nivel desde el primer día, pero sobra decir que no se trata de los primeros en hacerlo. A lo largo de la historia de la Liga, muchos novatos han tenido envidiables temporadas de debut, y se han establecido marcas dignas de mención. En este artículo, se recogen las cifras más altas jamás logradas por jugadores de primer año.

Cabe mencionar que algunos apartados estadísticos están muy condicionados por el dominio de los pívots de la primera época de la NBA. Eran tiempos en los que los hombres de gran tamaño no estaban aún a la orden del día, y aquellos que cumplían este requisito tenían una notable superioridad sobre el resto de jugadores. La ausencia de línea de triple contribuyó a acrecentar dicha supremacía, haciendo posible que se alcanzaran números impensables hoy en día en materia de puntos y rebotes.

Hayes, el incansable

La primera cifra a destacar son los 3.695 minutos que disputó , novato de los San Diego Rockets, en los 82 partidos de la temporada 1968-69. Esto le supuso una media de 45,1 minutos en cada encuentro, cifra que, no obstante, no supone el promedio más alto. Aunque el número total de minutos de en el curso 59-60 se quedó en 3.338, aquella temporada constaba de menos partidos (75), de los que el pívot de los Warriors se perdió tres, por lo que su cantidad de minutos por partido fue de 46,4.

Los números de Chamberlain en este apartado estadístico son impresionantes. De hecho, en la temporada 61-62, su tercera en la NBA, llegó a promediar 48,5 minutos, de lo que se deduce que jugó prácticamente todos los partidos completos además de varias prórrogas. Sin embargo, este no es sino el principio de una larga lista de números para el recuerdo.

Wilt Chamberlain y el autoritarismo de los récords

Hablar de récords en la NBA supone inevitablemente hablar de Wilt. Su físico, adelantado a su tiempo, le permitió dominar de forma absoluta en una época en la que el baloncesto era aún algo caótico, y estableció varios registros que parecen imposibles de superar hoy en día. El partido de los 100 puntos o la temporada en la que promedió más de 50 puntos por partido son algunos de los más conocidos, pero su temporada de rookie no está exenta de marcas históricas.

Con 2.707 puntos logrados con la elástica de los Philadelphia Warriors en la temporada 59-60, Chamberlain es el novato que más ha anotado en su primera campaña en la Liga. Esto le permitió promediar un total de 37,6 puntos por partido, cifra que es también la más alta jamás alcanzada por un rookie. El segundo en las dos listas es Walt Bellamy, en ambos casos a una distancia considerable del pívot de Pensilvania con 2.495 puntos y una media de 31,6 por encuentro.

Chamberlain posee también la marca de puntos más alta obtenida por un novato en un solo partido, establecida en 58. De hecho, Wilt alcanzó esta cifra en dos ocasiones: el 25 de enero de 1960 ante los Pistons, y el 21 de febrero ante los Knicks.

Dada la creciente competitividad de la Liga, parece imposible actualmente que un novato pueda siquiera acercarse a estas cifras. Desde que se añadió la línea de tres puntos en 1979, el único rookie en superar los 2.000 puntos ha sido con 2.313, único también en promediar más de 25 tantos por partido en su primera campaña (28,2). Ya en el siglo XXI, Blake Griffin domina el ranking a una distancia sideral de Chamberlain con 1.845 puntos, 22,5 por partido.

La única marca que se antoja superable por algún futuro debutante es la de 58 puntos en un partido, cifra que rozó Brandon Jennings el 14 de noviembre de 2009 cuando sumó 55 tantos ante los Warriors. No obstante, no parece en absoluto descabellado suponer que esta marca de Chamberlain seguirá siendo un récord histórico durante tanto tiempo como las otras.

Los rebotes, también propiedad de Chamberlain

Sus 2,16 metros de altura y el dominio en la pintura que le proporcionaban no solo permitieron a Wilt alcanzar cotas históricas de anotación. En su momento, fue el jugador más alto de la Liga, y sus cifras reboteadoras denotan una superioridad abusiva. El juego de la época, menor ordenado y con más lanzamientos que el actual, contribuyó a que sus números en materia de rebotes fueran aún mayores.

En su primera temporada, el de los Philadelphia Warriors capturó 1.941 rebotes, esto es, 27 por partido, años luz por encima de las segundas marcas en ambas listas: las 1.500 capturas de Walt Bellamy y los 19,6 rebotes por partido de . En aquella temporada, Chamberlain estableció también la cifra de más rebotes capturados por un rookie en un solo partido con 45. Actualmente, hay equipos completos que no llegan a dicho número a lo largo de todo un partido.

Para poner en valor estas marcas, basta con ver como los dominadores de la pintura de épocas posteriores como Shaquille O’Neal, o Dwight Howard apenas llegaron a los 1.122, 974 y 823 rebotes respectivamente. Esto demuestra que la autoridad de los hombres altos de los primeros años de la Liga es actualmente inalcanzable.

Mark Jackson, el recordman más reciente

Llegamos a las asistencias y con ello al primer apartado no dominado por los jugadores de mayor altura. Esta estadística es la más “democrática”, pues es la que menos requiere de una superioridad física notable y la que más se presta a que exista igualdad de cifras entre diferentes épocas. De hecho, Mark Jackson, que debutó en la temporada 87-88, es el novato más reciente en poseer un récord de este tipo en la Liga.

El de los Knicks repartió 868 asistencias en su primera campaña con una media de 10,6 por encuentro que le convierte en el único rookie en promediar más de 10 pases de canasta. Por detrás de él está , que en la temporada 60-61 dio 690 asistencias, 9,7 por partido. Curioso el caso de Ben Simmons, quien en la campaña 2017-18 ha repartido nada menos que 661 asistencias, entrando al Top-10 histórico.

La cifra más alta alcanzada en un solo partido, no obstante, está repartida entre otros nombres. Ernie Di Gregorio y Nate McMillan asistieron a sus compañeros hasta en 25 ocasiones el 1 de enero de 1974 y el 23 de febrero de 1987 respectivamente, pero sus marcas generales quedan lejos de las de Jackson. Di Gregorio, con 663 asistencias, es quinto en la tabla histórica, mientras que McMillan aparece en el 14º lugar con 583.

Tapones y robos, un territorio ambiguo

Aunque Wilt Chamberlain no ha encontrado oposición a sus marcas a nivel baloncestístico, hay un hecho que le impide poseer aún más récords históricos en la Liga. Su superioridad en puntos y rebotes hacer intuir que sus marcas taponadoras eran, como mínimo, muy elevadas, pero la NBA no empezó a registrar esta estadística hasta la temporada 1973-74. Lo mismo ocurre con los robos, por lo que nombres como el de Jerry West, a quien se recuerda como experto en la materia, no pueden aparecer en la lista.

El vacío de poder que deja Chamberlain en el apartado taponador es ocupado por Manute Bol, que aprovechó sus 2,31 de altura para colocar 397 tapones en la temporada 85-86, cinco por partido, una cifra que es la segunda más alta de la historia por detrás de los 456 de Mark Eaton en la 84-85. Le sigue, con 319, David Robinson, que es junto con el sudanés el único novato en superar los 300 tapones. El 25 de enero de 1986, Bol taponó hasta en 15 ocasiones a los Atlanta Hawks, estableciendo el récord de un rookie en un solo partido.

En los robos, Dudley Bradley domina la lista con 211 (2,6 por partido), solo dos más que Ron Harper, único novato en llegar a los 10 robos en un partido. Este hecho estadístico, al ser el que menos veces ocurre en cada encuentro, es en el que más igualdad existe, y sus cifras se antojan menos imbatibles que las establecidas en otros apartados. Con todo, solo otro novato al margen de Bradley y Harper ha superado los 200 robos: Mark Jackson con 205.

Lista de los récords de los rookies NBA por partido

En la siguiente tabla, quedan reflejados todos los récords de los rookies NBA por partido en cada uno de los apartados estadísticos.

RécordJugadorEquipoCursoCifra
MinutosWilt ChamberlainPhiladelphia Warriors1959-6046,6
PuntosWilt ChamberlainPhiladelphia Warriors1959-6037,6
RebotesWilt ChamberlainPhiladelphia Warriors1959-6027
AsistenciasMark JacksonNew York Knicks1987-8810,6
TaponesManute BolWashington Bullets1985-865
RobosDudley BradleyIndiana Pacers1979-802,6

Lista de los récords de los rookies NBA en un partido

En la siguiente tabla, quedan reflejados todos los récords de los rookies NBA en un partido en cada uno de los apartados estadísticos.

RécordJugadorEquipoCursoCifra
PuntosWilt ChamberlainPhiladelphia Warriors1959-6058
RebotesWilt ChamberlainPhiladelphia Warriors1959-6045
AsistenciasDi Gregorio / Nate McMillanBraves / Supersonics73-74 / 86-8725
TaponesManute BolWashington Bullets1985-8615
RobosRon HarperCleveland Cavaliers1987-8810

Lista de los récords de los rookies NBA en una temporada

En la siguiente tabla, quedan reflejados todos los récords de los rookies NBA en una temporada en cada uno de los apartados estadísticos.

RécordJugadorEquipoCursoCifra
MinutosElvin HayesSan Diego Rockets1968-693.695
PuntosWilt ChamberlainPhiladelphia Warriors1959-602.707
RebotesWilt ChamberlainPhiladelphia Warriors1959-601.941
AsistenciasMark JacksonNew York Knicks1987-88868
TaponesManute BolWashington Bullets1985-86397
RobosDudley BradleyIndiana Pacers1979-80211

Datos recopilados desde Basketball-Reference.


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

Pat Riley quiere renovar a Wade y Haslem

Fizdale a los fans de los Knicks: “No vamos a decepcionarles”

Siguiente