Los tres (rotundos) aciertos de los Memphis Grizzlies


Quién iba a decírselo a los Memphis Grizzlies en la segunda de sus añadas de transición hasta que volvieran a estar listos. Cuatro victorias en los últimos cinco partidos (solo derrota ante Milwaukee) y la última exhibiendo imberbe madurez ante uno de los equipos más en forma del mapa, los Miami Heat.

La prestigiosa victoria de los Grizzlies ante Miami (top 4 del Este) dejó varias conclusiones, todas muy buenas. Por un lado, el joven núcleo es ilusionante. A Ja Morant se le pone cada vez mayor rostro de debutante más destacado y el resto de inexpertos oficiales también maduran de un partido para otro.

El buen momento de las últimas fechas en Memphis es resumen perfecto de los tres enormes aciertos perpetrados por la organización en un lapso de apenas 365 días; desde sus oficinas. Y tienen nombre y apellidos: Ja Morant, Jaren Jackson Jr. y Brandon Clarke.

Qué ojo el de los osos. Los draft del 2018 y 2019 han acelerado la reconstrucción accionada tras la marcha de Marc Gasol primero y Mike Conley después. Tras siete temporadas (hasta 2017) siendo la mosca irritante de los mejores del Oeste, haciendo playoffs en cada uno de esos años, los Grizzlies se veían abocados al desierto, a uno incierto y despiadado. Tras solo un año de dunas y golpes de calor, parece que el oasis estival será más grande de lo que parecía. Eso es porque las tres últimas elecciones de primera ronda acortan el camino y sientan ya la base de un futuro más próspero. La puesta a punto generacional de Memphis no resultará como en otras organizaciones (Orlando, por ejemplo), donde llevan en busca del arca perdida toda la última década. Las elecciones de los Grizzlies en el draft han sido tan buenas que les hacen saberse poseedores ya de un núcleo de lo más motivante.

Con el que menos arriesgaron y, paradójicamente, más acertaron fue con Ja Morant. El número 2 del pasado draft, el primero de los que no se llamaban Zion Williamson y habían nacido para ser elección inaugural del certamen. Su adaptación a la NBA (tiene 21 años) es incontestable. Es ya la piedra angular de todo el proyecto, será Novato del año si la profecía maya no erró sus cálculos en unos siete años y acumula highlights y nuevas conquistas prácticamente cada día.

El Rey de los debutantes

Morant está aportando grandes números (18,8 puntos y 6,1 asistencias) durante sus primeros meses como profesional merced a su extensísima amalgama de registros. Penetraciones endiabladas soltando el balón con ambas manos, liderazgo firme, velocidad de piernas como pocos jugadores en la Liga, electricidad pura, talento multiforme, jugadores más experimentados en evidencia ante sus fintas y drives… El catálogo es todo un regalazo de Navidad, el mejor que podían esperar a estas alturas en Tennessee.

Supera a muchos de sus rivales por velocidad, por físico y talento, pero no hay que olvidar que es un novato orinando encima de jugadores con muchos más kilómetros en la NBA. Aporta puntos, asistencias, energía, tiro exterior (43,1 en triples o 50,7 en eFG%)… De todo; es completísimo, el nuevo hombre franquicia y niña de los ojos de cada empleado de los Grizzlies. Han acertado de pleno con él. Llega más que preparado para liderar el incipiente proyecto y está resultando decisivo desde el principio. La ilusión con Ja Morant es infinita por infinidad de razones.

Qué primera ronda en 2019…

La primera ronda del draft 2019 de Memphis fue para enmarcar. Se las ingeniaron para, después de atar a Morant en el número 2, hacerse con el pick número 21 propiedad de los Thunder a cambio del 23 que tenían procedente de Utah (resultó ser Darius Bazley, con un impacto bastante menor hasta el momento). Jugada maestra para los Grizzlies pues se hicieron con uno de los auténticos robos de la pasada edición. Toda una revelación.

Brandon Clarke juega cada vez más minutos (21,6 de promedio) y se está destapando como un interior de lo más aprovechable y talentoso. Eso ahora, porque, si sigue una proyección al uso, podría llegar a tasaciones mucho mayores dentro de no más de un año. 12,7 puntos, 6,0 rebotes y 64,6 por ciento de acierto en más de 8 tiros intentados por noche son sus números hasta ahora; y cada vez muestra mayor efectividad, sobriedad, al tiempo que cubre y cumple en minutos importantes.

Clarke está resultando otro gran acierto de las oficinas úrsidas, uno más complicado de detectar dentro de la primera ronda del pasado draft. Dos de dos para Memphis, que sacó un botín gigante del pasado certamen de jóvenes jugadores; dos talentos investidos como sostenes inmediatos del proyecto naciente. Uno por fuera y otro por dentro.

También el de 2018

Y no termina ahí el desfile de aciertos de los Memphis Grizzlies. Antes de exhibir aparatado reproductor en la última edición, en el draft del 2018 también hubo una cosecha de lo más exuberante. De ella extrajeron una gema por pulir que respondía al nombre de Jaren Jackson Jr.

En la actualidad, Jackson ha progresado mucho y añadido nuevas armas a su juego. No solo destaca ya como un defensor con posibilidades, sino que en ataque ha diversificado sus daños: puede salir también a hacer daño desde lejos, por ejemplo. Lo hizo con un triple ante Miami a falta de 4 minutos, puntilla de un duelo que los Heat no querían dar por cadáver todavía.

No solo defiende bien, sus promedios (17,5 puntos, 4,8 rebotes, 1,2 tapones o 47,0 en tiros y 40,4 en triples) evidencian ya lo bien invertida que está la elección número cuatro del draft 2018 por parte de los Grizzlies. Aunque después sonara el nombre de Trae Young (elección cinco), la película en ese momento era otra para la organización.

Los tres —Morant, Clarke y Jackson— actúan como jinetes de la resurrección en Memphis. A ellos tiene que agarrarse la franquicia para empezar una nueva vida con el mejor material posible. Y con sus tres aciertos en dos ediciones (365 días, recordemos) los Grizzlies ahorran años de sinsabores de manera aplastante. Ya no tienen que encontrar la estrella polar, sino que solo tienen que dejar que empiece a brillar con mayor intensidad.

Y los secundarios

Tremenda gestión reciente la de los Grizzlies en sus posibilidades sobre el draft. Una auténtica fiesta. Tres aciertos de tres intentos en primera ronda. Pleno de locos para sacar un sobresaliente redondo (y orondo). Y además, las oficinas también acertaron en el ecosistema con el que han rodeado a sus jóvenes piezas.

Jugadores como Jae Crowder, Jonas Valanciunas, Kyle Anderson, Solomon Hill (o hasta Dillon Brooks, acierto del draft 2017)… forman la cohorte de relleno perfecta, idónea, procedente. Todos son jugadores especialistas en una u otra función, más tirando a secundarios pero con mucho oficio y maestría en determinadas áreas clave. Aportan y producen sin necesidad de consumir mucho protagonismo, por lo que su compatibilidad con el ‘Trío La la la’ es máxima. Son gente que lleva ya unos años en esto, tiene defensa, tiro, inteligencia y consciencia de lo que hay que hacer dentro de un proyecto así. No podrían resultar mejor acompañamiento para Morant y compañía. Otro acierto, y sería el cuarto, en los últimos tiempos.

La destreza para encontrar pepitas de oro en el draft y para rodearlas con buen gusto se tradujo en la madurez ofrecida por Memphis ante Miami. Sobre todo al final del partido; contra un rival superior, mantuvieron los nervios y el temple para no ceder ni centímetros ni el resultado.

El núcleo joven no puede tener mejor pinta. Ya hay una futura estrella a la que agarrarse. Solo toca esperar y seguir favoreciendo su crecimiento. La nueva vida ha empezado pero que muy bien, Memphis.

(Fotografía de portada: Christian Petersen/Getty Images )


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.