Luka Doncic y Trae Young, acelerón al estrellato


Sí, nos hartamos de recalcar en estos días que solo ha transcurrido un partido en la mayoría casos, pero aun así hay elementos que saltan a la vista sin necesidad de aumentar el contador. Como que Luka Doncic y Trae Young son ya, tras el primer día de su segunda temporada en la NBA, estrellas de la liga.

Uno, Luka, se fue hasta 34 puntos, 9 rebotes, 3 asistencias, 2 robos, desquiciando a la estrella rival (nadie menos que Bradley Beal), que terminó expulsado tras recibir dos técnicas. “Nos estaba pateando el culo”, resumía perfectamente el jugador de los Wizards.

El otro, Trae, hizo 38 puntos, 9 asistencias, 7 rebotes y metió 6 triples de 10 intentos el jueves ante Detroit. Ambos confirman que la lucha por liderar su clase del Draft continúa y que siguen elevando las apuestas hasta caudales impensables

El base de Atlanta terminó como un avión la pasada temporada y también ha empezado desde la estratosfera la 2019-20. Más allá de sus hipertrofiados números, la sensación es que está listo para dominar y deslumbrar constantemente. Su metamorfosis en astro parece ya presta. En diez minutos de partido ante los Pistons sumaba 16 puntos y hasta se permitía el lujo de encestar desde el logo de mitad de cancha. De locos la confianza y el dominio exhibido en el clínic inaugural de Trae Young.

Separados al nacer

Tiene mérito la conversión exprés del base de Atlanta en hombre franquicia. No olvidemos que su inicio como novato no fue fácil. Siempre encorsetado en la comparación con Doncic, a quien los Hawks habían dejado ir por Young en pleno Draft (más otra primera ronda). Los despegues de uno y otro no ayudaban, pues Luka no dejaba de deslumbrar desde el minuto cero y a Trae le costó un poco más en los primeros meses, cosa totalmente normal para un debutante, por otra parte. No acababa de romper pero finalmente, todo eso quedó atrás y se salió en el final del curso 2018-19.

Doncic, por su parte, parecía listo para el siguiente nivel de su carrera ya desde el año pasado y ha continuado por ese camino el primer partido de la nueva temporada. Hizo, literalmente, lo que quiso ante los empobrecidos Wizards y su techo es un gran signo de interrogación (o exclamación, mejor).

Los dos abanderados de la generación del 2018 han acelerado su conversión estelar. Tanto que ya podrían ser candidatos para disputar el All-Star 2020. Paciencia, pues solo ha transcurrido un partido, pero ha sido suficiente para elevar el nivel de ambos hasta un estatus de lo más exclusivo.

(Fotografía de portada: Ronald Martinez/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.