Mejores quintetos de Las Vegas Summer League, ¿tendrán protagonismo en la NBA?


Han pasado meses desde la disputa en julio de Las Vegas Summer League, competición que además de incluir a muchos novatos acoge igualmente a jugadores jóvenes –y a veces no tanto– que buscan hacerse con un sitio en la NBA o simplemente progresar en su juego. En esta edición, dominada por Memphis Grizzlies, no han faltado las muestras de talento durante 10 días de competición que concluyeron con la victoria de la franquicia de Tennessee sobre Minnesota Timberwolves. Ahora repasamos los dos mejores quintetos seleccionados al concluir el torneo y las posibilidades que tienen dichos jugadores de brillar en la temporada NBA 2019-20.

Mejor quinteto

Mitchell Robinson (New York Knicks): El futuro de la pintura en el Madison Square Garden es ya una realidad. Mitchell Robinson llegó a Las Vegas Summer League 2019 con un cartel que refrendó a base de grandes actuaciones para acabar firmando un promedio de 13,8 puntos, 10,6 rebotes y 3,4 tapones. Entró en el mejor quinteto y no por sorpresa, ya que durante el curso 2018-19 dio bastantes muestras de su fortaleza física y lo importante que puede ser para el futuro de los Knicks De cara a la temporada que está a punto de empezar, podemos apostar por verlo muchos minutos en pista, incluso siendo titular. La temporada pasada, la primera con David Fizdale en el banquillo, llegó a estar en 19 ocasiones en el quinteto inicial. Ahora contará con la competencia de Julius Randle y Bobby Portis entre otros, pero si mantiene su nivel no debería tener problemas para ser relevante en la rotación.

Nickeil Alexander-Walker (New Orleans Pelicans): El número 17 del Draft de 2019 apunta a robo. Pese a que no esté entre los que más han sonado durante los últimos meses, el primo de Shai Gilgeous-Alexander realizó una excelente Summer League a la que ha dado continuidad en pretemporada para promediar 15,4 puntos, 4 asistencias y 2,6 rebotes con un 46,7% en triples en solo 18,6 minutos por noche. Sus números y su capacidad para liderar en la parcela ofensiva están fuera de toda duda, cuestión diferente es que cuente con espacio para desarrollar todo su potencial en la franquicia de Luisiana. Con Lonzo Ball como titular, su papel en principio parece destinado a cubrir su puesto desde el banquillo, contando además con que en el backcourt también tiene por delante a Jrue Holiday y J.J. Redick, además de la competencia de Frank Jackson, E’Twaun Moore y Josh Hart. Tendrá que pelear duro para destacar.

Kendrick Nunn (Miami Heat): Mucho se habla de Tyler Herro, y con razón, pero Kendrick Nunn tampoco le anda a la zaga. Con 24 años que le otorgan una madurez que no está al alcance de muchos debutantes, este chico arribado desde la Universidad de Oakland destapó el tarro de las esencias en pretemporada para firmar un partido de 40 puntos. Los Heat sonríen, y con razón. Ha llegado Jimmy Butler, Herro tiene una pinta espectacular y la apuesta por Nunn, quien no fue elegido en el Draft de 2018, apunta a acierto rotundo. Respecto a su papel durante el curso, la capacidad que tiene para cambiar un partido a base de puntos puede ayudarle mucho, pero deberá igualmente medir los tiempos para mantenerse en la rotación. En pretemporada ha lanzado un 47,8% desde el triple.

Brandon Clarke (Memphis Grizzlies): Ganador y MVP en Las Vegas Summer League. Este ala-pívot de la Universidad de Gonzaga apunta realmente alto. En el torneo veraniego, sin Ja Morant a su lado, demostró estar preparado para asumir parte de la responsabilidad del equipo. Ser elegido en el número 21, algo que no llama demasiado la atención, puede igualmente ayudarle a crecer sin la presión de tener los focos puestos sobre él. Sin duda forma parte de un gran núcleo joven que están formando en la franquicia de Tennesse. En cuanto a qué podrá mostrar durante la temporada regular, está por ver si comparte más o menos tiempo con Jaren Jakcson Jr., ya que ambos parten como ‘cuatros’. En cualquier caso, y dada la reconstrucción de Memphis, debe tener tiempo de sobra para desplegar sus cualidades. En pretemporada ha promediado 9,8 puntos y 9,8 rebotes en 19,8 minutos (números redondos).

Jarrett Allen (Brooklyn Nets): El veterano de este quinteto. El pívot de Brooklyn, quien comenzará en breve la que es su tercera temporada en la NBA, tuvo el rol de titular en el equipo neoyorquino el pasado curso. Formado en la Universidad de Texas, su presencia en Las Vegas respondió a seguir curtiendo detalles de su juego. Todos lo conocemos de sobra: agilidad y capacidad reboteadora no le faltan. De cara a esta temporada 2019-20 su meta debe ser dar un paso más en su juego, ya que la exigencia en los Nets ha crecido y mucho con los fichajes de Kyrie Irving y Kevin Durant. Es momento de apretar los dientes y no quedarse atrás. ¿Puede ser el pívot titular de un aspirante? Está por ver si DeAndre Jordan le adelanta en el esquema de Kenny Atkinson.

Segundo mejor quinteto

Chris Boucher (Toronto Raptors): A sus 26 años, Chris Boucher sigue buscando un sitio en la NBA. Sin llegar a ser elegido en el Draft tras su paso por la Universidad de Oregon, hizo su debut en la Liga en el curso 2017-18 al disputar un minuto con Golden State Warriors. De ahí pasó a los Raptors, donde el año pasado jugó 28 partidos con un pobre promedio de 5,8 minutos por noche para irse a 3,3 puntos y 2 rebotes. Pese a tan escueto protagonismo, en Las Vegas Summer League destacó para ser el quinto máximo anotador con 23 puntos por partido. Puede ser un espejismo. En pretemporada también ha contado con minutos y cierto espacio en la rotación de Nick Nurse, pero con un contrato parcialmente garantizado y Pascal Siakam, Serge Ibaka y Marc Gasol, cuesta verlo con peso en el equipo.

Rui Hachimura (Washington Wizards): Un gran Mundial al que ha sabido dar continuidad en pretemporada lo sitúan como uno de los grandes atractivos entre la clase de novatos de 2019. Agil, fuerte, con tiro de tres (44,4% en la preseason) y con el espacio suficiente para desplegar todas sus capacidades. Washington no está pasando por su mejor momento y justo por ello este jugador japonés puede entrar en la NBA pisando fuerte. Pudiendo actuar tanto de ‘tres’ como de ‘cuatro’, verlo titular desde el primer día se antoja seguro. De su progresión en esta y próximas campañas dependerá gran parte del futuro de los Wizards. Sí, en la capital no tienen a John Wall, pero seguro que se divertirán viendo crecer al número 9 del último Draft.

Jaxson Hayes (New Orleans Pelicans): Otro que aparece en esta lista desde la sombra. En Las Vegas destacó con grandes números, pero tal desempeño no se ha visto traducido en la pretemporada. Ha disputado solo tres partidos para irse a 2,7 puntos y 1,7 rebotes en 10,1 minutos. La muestra es pequeña para valorar hasta dónde puede llegar este año y en el futuro, pero sí sirve para entender que no le será fácil tener protagonismo en los Pelicans este curso. En cualquier caso, son solo 19 años para este pívot formado en la Universidad de Texas, por lo que la paciencia será importante. Dicho eso, y más tras la lesión de Zion Williamson, la competencia por el puesto está lejos de ser brutal. Por delante pueden estar Jahlil Okafor, Derrick Favors y Nicolo Melli.

Anfernee Simons (Portland Trail Blazers): Un anotador más para el backcourt de Porland. Tras tener la oportunidad de jugar únicamente 20 partidos en la campaña 2018-19, la que empieza ahora debe ser la que le sirva para asentarse en la franquicia de Oregon. En Las Vegas fue el mejor de su equipo y en pretemporada se ha ido hasta el 50% en triples para firmar hasta 12,4 puntos en 24,6 minutos. Claro está que teniendo por delante a dos genios como Damian Lillard y C.J. McCollum, además de Rodney Hood, su tiempo en pista no será demasiado; justo lo que hace que deba estar preparado y no fallar ante las oportunidades. Jugará, pero solo Terry Stotts sabe hasta qué punto se confiará en él.

Lonnie Walker IV (San Antonio Spurs): Un desgarro de menisco a principios de octubre de 2018 frenó en seco el debut de este chico formado en la Universidad de Miami. En San Antonio tienen muchas esperanzas puestas en él; tanto es así que tras recuperarse de tan dolorosa lesión llegó a tener minutos durante los pasados playoffs. Lo cierto es que a sus 20 años ha demostrado durante el verano que está preparado para el reto. En Las Vegas promedió 30 puntos y en pretemporada ha jugado hasta 16,8 minutos por noche para firmar 6,8 puntos. Gregg Popovich, un excelente formador de jugadores, seguro que estará deseando ver cuánto puede darles este chico. Partiendo como escolta, deberá pelear sus minutos con Bryn Forbes y Marco Belinelli. Tendrá bastantes oportunidades.

(Fotografía de Elsa/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.