Memorias del All-Star: cuando Vince Carter dejó su sitio como titular a Jordan en 2003

M.J. se había quedado fuera de los quintetos iniciales por primera vez en su carrera

Casi consumida toda la resaca del 2019 —este jueves se recupera la normalidad competitiva— todavía no caduca la oportunidad de recuperar historias que dejó el encuentro entre los mejores a lo largo de los tiempos. En particular, enfocamos hacia una ocurrida hace 15 años y que ahora rescatamos dada la escasez informativa debido al parón del .

Corría el año 2003 y un ya vetusto (a punto de los 40 años) disputaba su última temporada como profesional. Lo hacía en las filas de los Washington Wizards, equipo en el que era directivo y donde compaginaba ya la profesionalidad dentro y fuera de las canchas. En aquel año, Jordan no había sido designado, por primera vez en su carrera, para ir como titular al All-Star, tal como recordaba hace unos días el periodista Aaron Dodson en su artículo especial para The Undefeated.

Jordan había sido, desde su investidura como novato (edición 1985), elegido titular y casi siempre como representante más votado entre el sufragio de los aficionados. Sin embargo, en aquella edición de 2003 se quedó a las puertas de una nueva titularidad. Tracy McGrady y Allen Iverson, por ese orden, habían conseguido más apoyos del público para actuar como titulares en el puesto de base y escolta. A Jordan, pues, le tocó esperar a acudir a la cita de los mejores como reserva, objetivo que indudablemente consiguió. Nada mal para todo un corpachón de 40 años, por mucho que pudiera completar aquella temporada 2002-03 con promedios de 20,0 puntos y 37 minutos por encuentro.

La cuestión es que Jordan no acudió al All-Star con vitola de titular por primera vez en su carrera pero alguien tuvo la condescendencia de honrar su legado como mejor podía hacer en aquella situación.

Tal como rescata Dodson en su artículo para The Undefeated, , que había sido elegido titular con el tercer mejor ratio de votos en total (tras Kobe Bryant y McGrady) y segundo en la Conferencia Este, anunció a Jordan que iba a dejarle jugar como titular; lo tenía clarísimo y no había duda para él en última instancia.

“Estaba esperando que M.J. fuera titular. Pero si no iba a ser así, yo ya tenía en mente darle mi plaza” recordaba hace unos días el propio Vince Carter, ahora con 42 años y 15 después de que ocurriera todo aquello.

Entrenador Isiah

“Recuerdo hablar con Vince, porque ambos habíamos estado en posiciones similares”, rescataba, por su parte, Isiah Thomas, que había sido elegido como técnico de la Conferencia Este para aquel All-Star 2003.

Thomas, líder histórico de los Pistons, había dejado también su hueco como titular a don Julius Erving en 1987, entonces veterano ya que estaba también, como Mike en 2003, en el epílogo de su carrera NBA.

Volviendo al gesto de Vince Carter, no se hizo público antes del propio partido pero los protagonistas sí que iban desprendiendo alguna que otra miguita de lo que iba a ocurrir. Un día antes del All-Star, la prensa no hacía más que hablar de un posible hueco titular para Michael Jordan como colofón del espectáculo y de su carrera. “Es una leyenda, el más grande que haya jugado al baloncesto. Y eso hace la decisión muy dura, respeto quién es y qué significado tiene”, podía deslizar Carter, que sin embargo no se descantaba del todo a desvelar que iba a dejar hueco a su alteza real.

En las semanas previas a la disputa del All-Star, The Associated Press se había hecho eco de que tanto McGrady como Iverson se habían puesto en contacto telefónico con Jordan para ofrecerle sus lugares como titulares. En ambas ofrendas, la respuesta del ’23’ había sido negativa. Había no poca incertidumbre sobre lo que iba y debía ocurrir, sobre qué era lo más justo; de hecho, en las semanas previas al partido entre los mejores la presencia de Carter como titular había sido ampliamente criticada. Air Canada había disputado nada más que 10 partidos cuando los titulares del All-Star habían sido anunciados y sus promedios en ese momento (18,8 puntos) no eran para descorchar una botella detrás de otra. Parte de la liga sentía que Carter debía dejarle su hueco a Jordan, sin embargo cuando el alero era preguntado antes del All-Star por tal cuestión, nunca llegó a mojarse y siempre defendió que los fans le hubieran elegido a él.

Antes del partido, confesión

O eran bombas de humo o la NBA decidió finalmente actuar, de manera encubierta, para poner el broche dorado del espectáculo que siempre caracteriza sus decisiones. Michael Jordan salió finalmente como titular. Y fue casi por sorpresa.

En un corrillo de jugadores minutos antes del inicio del partido, Vince Carter se aproximó a Michael Jordan y le dijo que el lugar era suyo, al oído y en petit comité. “Le dije que tenía el puesto. Que yo no había sido obligado por la liga a hacerlo. Él me interrumpió y me dijo: ‘No, no. Te lo has ganado tú’. Pero yo continué: ‘Esta es tu última vez. Así que acepta el puesto”, podía explicar Carter 15 años después de lo sucedido. “Si no lo hubiera hecho, yo me hubiera vuelto a los vestuarios cuando hubieran anunciado mi nombre, así que no le hubiera quedado otra opción”, podía ampliar ‘Don Vicente’.

Michael Jordan saldría finalmente como titular en su 14º All-Star, aunque no fuera destacado mediante el sufragio popular. La megafonía anunció a Vince pero tras saludar al público, Carter dejó que Jordan se invistiera como gran estrella por última vez en su carrera.

“Creí que era importante que Vince fuera reconocido como el titular. Y después de eso, podríamos ya honrar a Michael Jordan. Fue un gran momento y dice muchísimo sobre la gran persona que Vince Carter es”, podía recordar Isiah Thomas, cómplice de todo aquello desde el banquillo de la Conferencia Este.

M.J. completaba una check list casi perfecta con 14 apariciones de inicio en la cita, solo habiéndose ausentado en la edición de 1986 debido a una lesión (no disputó aquel All-Star).

Canasta sobre la bocina

Mike no solo se coló entre los titulares sino que firmó un gran partido (20 puntos), aunque comenzara errando sus siete primeros lanzamientos, en un encuentro en el que Kevin Garnett sería destacado como MVP. Jordan pudo deleitar como su última gran acción en los All-Star Game, una canasta prácticamente sobre la bocina con empate 136-136 en el marcador.

Puros quilates sobre la pista. Puro Michael Jordan también en su último acontecimiento de gala.

Su gran acción, sobre la severa defensa de Shawn Marion (entonces defendían un poco más), no fue la puntilla para una victoria del Este —hubo segunda prórroga después—, pero sí su broche personal indeleble.

Carter fue el primer compañero en saltar sobre Jordan para felicitarle por su acción. Y 15 años después, aquel detalle de pleitesía sigue quedando como una de las acciones más altruistas de la historia de los All-Star Game.

Vince, ahora de 42 años, vive sus últimos compases en activo aunque no haya anunciado todavía su abandono. No estaría nada mal que la liga le devolviese el favor y fuera invitado al All-Star de 2020 de idéntica manera que Dirk Nowitzki y Dwade Wade pudieron despedirse, esta temporada, con las botas puestas de una cita entre los mejores.

“Eso estaría bien”, zanja el veterano jugador, un histórico de la competición que también hizo historia rindiendo homenaje al mejor, a su señoría real.

(Fotografía de portada: Jamie Squire/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

GSW: a falta de Durant, bueno es Giannis Antetokounmpo

Joel Embiid, sin daños importantes en la rodilla pero será baja una semana

Siguiente