Miami y Greg Oden: ¿unión beneficiosa para ambas partes?

El desenlace sobre cuál iba a ser el destino de de cara a la próxima temporada tornó a su fin la noche del viernes. El dedo sobre el mapa apuntaba a Miami y, con rapidez, fueron saliendo a la luz los detalles que habían ido configurando la decisión del gigante proveniente de la Universidad de Ohio.

Con ese halo misterioso, a la par que de precaución, la maltrecha salud de Oden y el no haber tenido la oportunidad de mostrar a los ojos de la liga todo de lo que era capaz fueron moldeando las incesantes ganas del aficionado por verle de nuevo moverse dentro de una cancha. De ahí se entiende la expectación mediática que ha logrado su elección, aparte de tener en cuenta que ha tenido lugar un mes después de la apertura del mercado de agentes libres y ya se han dado los grandes movimientos que se esperaban.

Era una carrera de fondo. Los equipos debían ofrecer sus mejores credenciales y Oden, una vez tenía todas sobre la mesa, podría ya decantarse por uno u otro lado. Y los fueron quienes ganaron dicha carrera. No obstante, vale la pena recopilar los motivos que han llevado a ambas partes a decidir que debían unir sus caminos para obtener un beneficio mutuo.

1. Para Greg Oden:

Aunque había algunas franquicias, como los Pelicans, que le ofrecían más salario anualmente, el center decidió apostar por irse a Miami. El dinero, entonces, no es lo que más ha pesado en su cabeza. Esto llevaría a pensar directamente que Oden ha preferido apostar por un equilibrio en el tándem minutos/rol.

En New Orleans, por ejemplo, el status que tendría – siempre hablando a priori y de una manera especulativa, ya que es imposible saber qué ocurriría finalmente – sería el de una estrella. Una organización menor que Miami que busca ir subiendo escalafones y rango en la NBA cargaría de una mayor responsabilidad en la cancha a Oden; lo que podría acabar traduciéndose en un aumento involuntario de minutos y en la pérdida de una conciencia colectiva de que Oden, a pesar de haber sido una de las grandes promesas de los últimos diez años, no puede soportar una presión que vaya más allá de “acabar sano” una campaña.

En los Heat no va a estar exento de responsabilidad. Va a un equipo que ha sido campeón dos veces, y que necesita seguir al pie del cañon para volver a presentar de nuevo su fuerte candidatura al anillo. Sin embargo, esa “presión” debería tener una carga distinta a la de New Orleans. Miami apenas ha tocado un roster que, recordemos, encadenó 27 victorias seguidas en la pasada regular season; y, aunque necesitan un pívot que plante cara en la pintura, también han sabido batallar sin él – cuando no ha estado en pista Chris Andersen -.

Oden, tras cinco cirugías en sus rodillas, no ha jugado desde diciembre de 2009. Es más, sólo ha disputado 82 partidos desde que fuera elegido en 2007, mucho tiempo de inactividad. El pívot ha apuntado que, desde la dirección técnica de Miami, se ha mostrado un gran interés por su estado físico, además de una gran conocimiento del tipo de entrenamiento y preparación específicos que está llevando. El hecho de que pueda haber restricción de minutos es algo que cuenta con bastantes probabilidades, y quizás eso sea, al contrario de lo que pudiera parecer con el resto de jugadores, uno de los aspectos a los que más importancia haya dado Oden.

Por último, tampoco se puede olvidar que los de Erik Spoelstra, a pesar de lo que se hayan reforzado otras franquicias, van a volver a estar ahí arriba. Desde el punto de vista del jugador, esto tiene más ventajas que inconvenientes, puesto que la dinámica de un equipo ganador puede contagiarle ese ánimo de seguir luchando aunque las situaciones no siempre le vayan a venir de cara durante un año tan largo.

2. Para Miami:

Cierto es que no ha pisado una cancha en mucho tiempo, y su estado en alta competición es toda una incógnita. Incluso con esas dos grandes taras en la espalda, la incorporación de Oden parece que pesa más por lo positivo que por lo negativo.

Se trata de un jugador de 25 años, no de uno que ha tocado techo profesional debido a su edad. La ilusión por seguir (volver a) jugando le ha podido, y eso habla en clave de esperanza sobre el trabajo que le va a poner para alcanzar el nivel necesario como para competir en igualdad de condiciones, sean los minutos que sean.

Hasta el pasado octubre, Oden no decidió que quería e iba a volver a la NBA, pero desde entonces todo ha sido seguir avanzando para poder retomar el tono físico. “Ahí [octubre] fue cuando empezamos desde el principio”, dijo Oden. “Fue entonces cuando me dije…Vamos, esto es todo, va a ser mi última intentona de volver a las canchas”.

En los últimos años, la posición de pívot ha sido uno de los puntos débiles de los Heat. Siempre han andado sondeando el mercado en busca de un jugador que llenase tales expectativas sin sobrepasar peticiones salariales. Con Andersen el año pasado se descubrió un center de garantías, cumplidor y que salía por el mínimo. Ahora, con Oden, concurre una situación similar, sin olvidar la insistencia por el tema de no saber cuánto y cómo podrá rendir.

Si es capaz de cumplir en determinados y puntuales momentos contra pívots que le estén complicando la existencia a Miami, como fue el caso de Roy Hibbert en los playoffs, la apuesta por Oden ya parecerá menos apuesta. Y es que el center saldrá por 1,03 millones de dólares en su primera temporada, lo que lleva a pensar que, de salir mal su fichaje, las consecuencias económicas serán las más bajas que podría esperarse.

Por lo tanto, la respuesta a sobre si la unión entre Oden y Miami es beneficiosa para los dos debe ser que sí lo es. El papel en el equipo debe estar acotado y delimitado por una serie de directrices que ya parecen haberse acordado antes de que firme su contrato; un rol secundario y especial, debido a sus particularidades físicas, que ha de marcar su estancia en el actual campeón. De primeras, y argumentos en mano, los Heat se han movido bien para hacer un buen negocio en los despachos. Aunque el movimiento, como siempre, se va a tener que demostrar andando.





Canal Telegram
Síguenos en nuestro canal privado de Telegram para estar al día de la NBA.
También puedes seguirnos en nuestros perfiles de Twitter o Facebook.