10 números para cambiar las Finales


Al acabar el primer partido, dije que los Warriors no habían estado bien. Sin quitar mérito al Game 1 de los Raptors, pero me parecía evidente que los campeones no habían competido a su habitual nivel. Y lo mismo pensaba Steve Kerr, que señaló la atención al detalle como la gran clave de este primer partido. Las transiciones, las rotaciones… Ayer, en el Game 2, vimos otra película. Y en este segundo round de las Finales sí que aparecieron los verdaderos campeones y su habitual atención al detalle.

05:40 – El tiempo que tardan los Raptors en anotar su primera canasta tras el descanso. Casi seis minutos que seguramente deciden el partido: 18-0 de parcial para los visitantes mientras los locales fallaban hasta ocho lanzamientos (varios abiertos…) y perdían cinco balones. No salieron preparados. No salieron al 300%. Y los Warriors sí.

-13 – Es el parcial por el que los Warriors perdieron los otros 42 minutos y 20 segundos de partido. Y, aunque suene duro, en realidad salieron bastante bien parados de varios tramos negativos. Los Raptors han dominado gran parte de los dos primeros partidos, pero los Warriors ya han ‘robado’ el factor cancha.

89,5% – Es el porcentaje de canastas asistidas de los Warriors en el segundo partido. Un número marciano. En total, 34 asistencias en 38 canastas, 22 de 22 en la segunda parte. Una circulación de balón exquisita en algunos tramos en la que brilló especialmente en el tramo decisivo (el del gran parcial) DeMarcus Cousins, que cuajó un partido sensacional.

3 – Poco misterio pero muchísima importancia. Es el número de triples que anotó ayer Quinn Cook. Tres bombas ‘de regalo’ que hicieron muchísimo daño. Puntos extra para un equipo falto de punch sin Durant sobre la cancha. Sobre todo en el cinco contra cinco, con la defensa de Toronto plantada.

18 – Los puntos salvadores de Klay Thompson en la primera mitad. Siempre aparece cuando su equipo más lo necesita, especialmente fuera de casa. Fue el único jugador de los Warriors que anotó en los primeros seis minutos de partido. Acabó el choque en vestuarios con problemas musculares.

4/4 – La serie de tiro de Stephen Curry en los minutos finales de la primera parte y tras arrancar el partido 0/6. No parecía estar al 100%, pero cerró el primer tiempo a lo grande (dos bombas), colocando a los suyos de nuevo en el partido, (a solo cinco puntos). Ese tramo fue clave para lo que pasó después. Y todo lo que genera con su movimiento, sus pantallas… Ventajas constantes para sus compañeros. Es difícil poner en palabras todo lo que significa su presencia para estos Warriors.

+2 – La diferencia en aciertos desde la línea de tres puntos a favor de los Warriors (en el Game 1 perdieron esa batalla por una diana). ¿Qué supone ganar el triple para los Warriors en la era Kerr? Un 85% de victorias en playoffs. Prácticamente imbatibles.

100,5 – El ritmo al que se jugó el partido. Un ritmo más alto de lo que les hubiera gustado a unos Raptors que en sus mejores momentos de estos playoffs se han movido entre el 94 y el 97. Y el mérito aquí va a parar a los grandes de los Warriors, en especial a un Draymond Green que empujó en un par de momentos duros para sacar tres/cuatro canastas fáciles (dos muy importantes en la primera mitad) que valen oro en estas Finales.

5,9 – El tiempo que quedó en el reloj de partido después de que Iguodala dejara helado el pabellón con su triple decisivo. No es el primero de estos que mete… Y pensábamos que igual no jugaba el partido.

1-1 – Así se va la eliminatoria a Oakland, con el factor cancha en manos de los campeones pese a los esfuerzos de los Raptors. Y pese a que los Warriors compitieron ayer sin Durant, con Cousins recién recuperado, Curry lejos del 100% (sobre todo al principio), Iguodala tocado, Looney reventado (acabó fuera tras una fea caída) y Klay en vestuarios. Una W de las que ganan campeonatos.


EXTRA NBAMANIACS

Pssst, suscríbete, navega sin publicidad y consigue acceso a nuestros artículos especiales, un chat exclusivo para suscriptores y redactores y escucha nuestro podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.