¿Cómo se defiende a un MVP?

Las defensas fueron lo más interesante del partido entre Milwaukee y Houston.

Noche de fiesta para los Clippers, que se han colado contra todo pronóstico en los playoffs del oeste, sorpasso en el duelo de Florida con los Magic cogiendo la delantera y triunfo importantísimo de los Hornets para recortar distancias en esa misma carrera (las cuentas, aquí). Pero el mundo del baloncesto tenía ayer los ojos puestos en Milwaukee, donde y se enfrentaban cara a cara con el aún en el aire en esta recta final de la temporada.

El partido, os voy a ser completamente sincero, no me ha gustado demasiado. Algo desordenado por tramos, más ritmo que juego, más tiros regalados que buscados, etc. Y es normal porque, como contaba Elio Martínez en el último episodio del podcast de esta web, a eso juegan sobre todo los : regalar tiros (sobre todo triples) a los jugadores que nos interesan para que los verdaderamente peligrosos no asuman tantos lanzamientos o los tengan que asumir bien defendidos.

Ese ‘partido dentro del partido’, el defensivo, sí fue interesante y creo que merece que lo comentemos a fondo.

¿Cómo se defiende a James Harden?

Vamos a arrancar con los Bucks que, como ya os he comentado, ‘regalaron’ muchos lanzamientos exteriores a cualquiera que no fuese Chris Paul, Eric Gordon o James Harden, haciendo especial hincapié en que Harden ni siquiera lanzara desde la línea de tres puntos.

Chris Paul volvió loco a Sterling Brown en los bloqueos y consiguió ganar su partigular batalla (4/9 en los triples), pero Gordon se fue con un rosco (0/7 en los tiros, 0/5 en los triples) y Harden, cansado de no poder soltar esos triples tras aclarado que tanto le gustan, acabó forzando varios intentos desesperados con el partido ya medio perdido y el resultado fue terrorífico (9/26 en los tiros, 1/9 en los triples).

Al final, y pese al acierto de Danuel House (Tucker estuvo horrible; las gallinas que entran por las que salen), 30 triples intentados por jugadores no llamados ni Paul, ni Gordon ni Harden. Una barbaridad, vamos. Y la pregunta del millón es la siguiente: ¿cómo le ganaron la batalla mental a James Harden?

La respuesta va en la misma línea que el resto de su defensa. Lo que hicieron los Bucks fue regalarle a Harden el floater (la bombita) y el lado derecho, defendiendo exageradamente la izquierda desde que pasaba medio campo y con un grande acudiendo a la ayuda debajo de canasta para intentar negar la bandeja. Parece fácil, pero así es como consiguieron evitar los típicos triples de Harden tras bote: regalando el camino recto hacia canasta (porque ese tiro nos hace menos daño, aunque lo meta varias veces, sobre todo si el grande llega bien a la defensa de la zona restringida) y la derecha. Impresionante lo de los Bucks, la verdad. E interesante de cara a que otros equipos intenten algo semejante, al mismo nivel de exageración, en los próximos playoffs.

¿Cómo se defiende a Giannis Antetokounmpo?

Vámonos ahora al otro lado. Y si con Harden hablámos de un ajuste de equipo, con Giannis tenemos que hablar sobre todo de cuerpos y de defensores individuales. Porque ajustes y ayudas vas a necesitar (hay que intentar que no reciba en movimineto, que no pueda arrancar sin oposición, que no te gane la pelea por la posición, que no se coloque fácil para el rebote de ataque…), pero lo que necesitas sobre todo son defensores inteligentes con físicos capaces de, al menos, dificultarle un poco ciertas tareas. En Houston, evidentemente, vamos a hablar de PJ Tucker.

Si hablamos de defender a Giannis (como primer defensor) los equipos tienen tres opciones: poner a un jugador que intente competir de tú a tú a nivel físico (no hay muchos capaces de intentarlo y casi todos están en los Raptors: Siakam, Kawhi, Anunoby…), poner a un jugador más grande (hablo de posición) que le dificulte el acceso a la pintura y el movimiento dentro de la misma sin salir demasiado (Horford en Boston, posibles ratos de Embiid o Myles Turner) o poner a un jugador más pequeño pero capaz de aguantar por fuerza las embestidas en el poste del griego (Marcus Smart, Jimmy Butler…). En este último grupo entra Tucker. E incluso Harden cuando se queda con Giannis tras algún cambio de asignación en el poste.

El alero de los es su comodín defensivo, y es especialmente efectivo contra jugadores más altos (mucho rato de Durant contra los Warriors, por ejemplo). Utiliza su bajo centro de gravedad para poder mover su cuerpo sin que le superen por zancada (siempre un ojo en la falta de ataque), sus instintos para meter la mano cuando toca y poder anular primeros intentos, primeros pases interiores, y su fuerza para aguantar tanto en el poste como en la lucha por la posición para los rebotes.

Giannis acabó ayer con 19 puntos (en menos es prácticamente imposible), pero anotó menos del 50% de sus tiros (ojo…), falló dos triples, solo fue siete veces a la línea de personal, solo cogió dos rebotes ofensivos y perdió cinco balones por el camino. Los Rockets perdieron fácil, pero esta batalla fue una W más para el experimentado cinturón de PJ Tucker.

Y lo que os decía en el caso de Harden vale también para el de Giannis. Interesante la defensa de Tucker no solo por el duelo en sí, sino por lo que pueda significar como ejemplo a imitar para otros equipos cuando lleguen las eliminatorias por el título. Aunque, evidentemente, es mucho más fácil verlo y decirlo que después hacerlo.

(Photo by Christian Petersen/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra lista de correo y consigue acceso a contenido adicional sobre la NBA además de apoyar nuestra labor de forma directa.

Aquí te contamos más. ¡Únete!