Cualquiera puede ser Top-10 del draft 2019

Las dudas sobre la profundidad de la próxima camada han abierto las puertas de par en par.

El mes de marzo avanza, los playoffs de la NBA se acercan y el completa su primer fin de semana de acción. Ayer se cerró la segunda ronda del Torneo sin grandes sorpresas, con la de y viva de milagro (tuvieron pie y medio fuera) y con muchos jugadores apuntando a un Top-10 del que parece abierto de par en par.

El torneo no suele dictar sentencia en lo que al draft se refiere. Normalmente, los jugadores llegan a estas alturas de la temporada clasificados en un orden, y ese orden, aunque variable (cada equipo tiene el suyo y todos pueden variar ligeramente), suele tener cierto poso. Un gran Torneo siempre puede catapultar un nombre, pero este año es algo diferente, el movimiento es general y real.

Llegamos a la segunda semana de torneo con el Top-10 del próximo draft completamente abierto. Hay inseguridad, mocks completamente diferentes y grandes jugadores que suben o bajan 10-15 puestos dependiendo de dónde mires.

¿A qué se debe? ¿Por qué no vemos el poso habitual en los 10-15 primeros puestos? Porque hay muchas dudas sobre la profundidad de talento del draft 2019. Y alguna ausencia importante (Langford, Hayes, Gafford…). Y también alguna que otra lesión (Garland, Bol Bol…).

Más allá de los peces gordos, Zion Williamson, R.J. Barrett y , que casi seguro coparán el Top-3 del próximo draft, entramos en un grupo de unos 15-20 jugadores sobre los que no hay poso alguno. Las expectativas sobre cada uno de ellos han variado tanto durante la temporada que vamos a entrar en segunda semana de torneo con siete puestos de Top-10 en juego y muchísimos pretendientes. Y de todos ellos, quizás sean estos cinco los que más tienen más que ganar.

Cinco jugadores con muchísimo que ganar en March Madness

Cam Reddish – El tercero en discordia de Duke que últimamente ha parecido el cuarto (Tre Jones). Talento para ser Top-3 del draft, pero todas las dudas del mundo respecto a su carácter. Ha pasado de puntillas por la temporada con dos monstruos como Zion y R.J. a su lado, y ahora puede dar un golpe en la mesa en el momento justo. En los dos primeros partidos de Madness ha mejorado notablemente respecto al nivel que exhibió en el torneo de conferencia, jugándolo casi todo, destacando en defensa y con un nivel de acierto mucho más acorde a su talento. Ayer incluso anotó un lanzamiento decisivo en el momento más caliente del partido (un plus tremendo sobre las dudas que genera). No creo que baje de Top-10 en ningún caso, pero si aprieta puede asegurar el Top-5.

Jarrett Culver – El escolta de Texas Tech no llega a la explosión tipo Ja Morant, pero puede presumir de ser uno de los jugadores que mejor ha aprovechado su segundo año en college. Durante el año siempre ha tonteado con el Top-15/Top-10, pero tras su exhibición en el primer partido del Madness (se salió: 27+8+7 espectacular, una de las actuaciones individuales más completas del Torneo hasta la fecha) y su pase al Sweet 16, parece que tiene opciones reales de ser Top-5 del próximo draft.

Nassir Little – Una de las historias más curiosas del draft 2019 tiene que ser la de Little, que arrancó la temporada en el Top-4/Top-5 de prácticamente todos los mocks y antes del torneo se caía con facilidad fuera del Top-10 o incluso del Top-15. Era sin lugar a dudas uno de los mejores jugadores universitarios de primer año pero, dentro del sistema de Roy Williams, no ha brillado como se esperaba (para empezar, ha jugado toda la temporada como sexto hombre). Ahora, gracias al mar de dudas que hay más allá del Top-3, el Torneo le puede catapultar de nuevo al que era su sitio. Lleva dos partidos tremendos, en los que todo lo que se veía en él antes de arrancar la temporada (físico NBA, defensa, versatilidad, motor, dinamismo…) ha vuelto a brillar.

Coby White – El otro gran freshman de la North Carolina de Roy Williams ha tenido una evolución completamente inversa a la de su compañero Nassir Little. White ha pasado de prácticamente no existir en las primeras rondas de los mocks a colarse en el Top-10 de muchos. Incluso ha llegado a rozar algún top-5. La confianza de su entrenador, su evolución como lead guard (¡su pelo!) y su lanzamiento de tres puntos le han convertido en uno de los jugadores con más que ganar en este Torneo. Ahora mismo parece un claro candidato a Top-10.

Brandon Clarke – Tercer año de universidad, el primero en Gonzaga tras dos temporadas en San Jose, y venga a subir posiciones en todos los mocks. Su partido contra Baylor en segunda ronda (36 puntos, 8 rebotes, 5 tapones) ha sido el último empujón a una evolución que le puede meter sin problemas en la parte noble del Top-10, incluso por delante de su compañero Hachimura. Es un perfil diferente: un 2,03 interior que juega por encima del aro, defiende como pocos en el baloncesto universitario y cada día entiende mejor el juego. Podría ser muy interesante para quintetos pequeños y rápidos en la NBA actual.


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra lista de correo y consigue acceso a contenido adicional sobre la NBA además de apoyar nuestra labor de forma directa.

Aquí te contamos más. ¡Únete!