El gran problema de los Rockets empieza en Capela


La misma defensa que funcionó la temporada pasada está fracasando ahora. Por el camino, han cambiado cosas…

Ayer llegaron al Toyota Center dos buenos equipos en horas bajas. Dos equipos con urgencias y problemas que solucionar. Los Blazers, con dos triunfos seguidos después de perder seis de siete, y los Rockets, que habían perdido sus tres últimos partidos contra rivales directos por los playoffs de la conferencia oeste (su guerra a día de hoy). El partido se lo llevaron los segundos, que remontaron unos primeros minutos desastrosos. Pero aun así voy a hablar de ellos. Para mal…

Primero la diana fue Carmelo Anthony, después pasamos al esfuerzo defensivo y recuperamos la narrativa de las bajas de Ariza y Mbah a Moute. Rotación corta, bajas, diferentes problemas… Lo último ha sido la fluidez ofensiva, las pérdidas, las transiciones… En fin, que se ha hablado de mil cosas. Y es normal porque la situación no deja de sorprender (ganaron 65 partidos hace unos meses). Pero creo que se ha comentado poco el que a día de hoy me parece el problema más grave de estos Rockets. Más grave porque no sé cuál puede ser la solución…

Una de las grandes bazas defensivas de los mejores Houston Rockets de la temporada pasada fue la multiposicionalidad defensiva. Les daba igual dejar a James Harden, Chris Paul o Eric Gordon solos en el poste contra rivales más grandes y tampoco se preocupaban cuando Capela se quedaba en una isla contra alguno de los exteriores más rápidos de la competición. Todos lo defendían todo (mejor o peor), y eso se traducía generalmente en muchas menos ventajas para sus contrincantes, aunque anotaran de vez en cuando batiendo en uno contra uno a un par menos fuerte, menos alto o menos rápido. Elegían ese punto débil como mal menor.

Ahora no hay manera…

Este año han intentado no cambiar esa táctica. Y no está siendo fácil…. Los dos jugadores que salieron eran dos de los mejores defensores del equipo y dos de los jugadores con más facilidad para aguantar/ganar cualquier tipo de emparejamiento. Los que quedan, salvo en casos como el de Tucker (que es de otra pasta…), tienen más dificultades para ganar sus emparejamientos menos favorables, y esto está teniendo una influencia tremenda en el que es su mayor problema a día de hoy: el rebote defensivo.

Un dominó de tres piezas

Los rivales, conscientes de los cambios que van a ejecutar los Rockets, buscan constantemente el pick&roll con el hombre de Capela para dejar al pívot en una isla con el exterior de turno (ayer, decenas de veces McCollum, por ejemplo). Y Capela no es para nada un mal defensor en este tipo de situaciones para su tamaño (más bien todo lo contrario), pero sí es, en este caso, el principio de un problema mayor. La primera pieza del dominó.

De ese cambio, nos solemos quedar con la primera parte: con el exterior con balón contra el pívot. Y hasta ahí todo entra dentro del plan de los Rockets: si nos clava cinco tiros el exterior por encima de Capela, que los clave. Pero el daño grave no está llegando con la primera pieza, sino con la segunda y la tercera. Con Capela lejos del su propio aro…

El interior del equipo rival se queda emparejado con uno de los exteriores de tu equipo, y va hacia dentro. Aunque intentes cambiar esa asignación de nuevo, tus otras piezas tampoco son capaces de minimizar el problema, y al final terminas cediendo un buen puñado de centímetros en varias posiciones importantes de rebote. Total: no tienes especialistas cerca, pierdes a los puntos y a los centímetros…  Busted.

Los Rockets, que la temporada pasada eran uno de los mejores equipos de la liga en el rebote defensivo (Top-5: se quedaban con el 75% de lo que escupía su aro), están teniendo muchísimos problemas para cerrarlo esta temporada. Tanto que permiten casi un 32% del total a sus rivales en cada partido (segundos por la cola en la NBA…), una auténtica barbaridad.

Esto, evidentemente, tiene impacto en otras muchas cosas (segundas oportunidades, menos transiciones/oportunidades de canasta fácil…). Pero, sobre todo y antes que ninguna otra, desnivela la balanza de las posesiones en contra de un equipo que, además, está perdiendo hasta el momento bastantes más balones de la cuenta (ayer mejoraron mucho en esta otra faceta tras una semana horrorosa en la que perdían casi un balón por asistencia).

En fin, que igual deberían plantearse un cambio en la defensa del primer pick&roll. Porque les está matando. Igual hundir solo a Capela para evitar el cambio en ese primer bloqueo y poder aguantar el resto de asignaciones. Aunque eso suponga más espacios/posibles ventajas iniciales para el primer exterior rival. O, por lo menos, variar. Enseñar cosas diferentes para que el rival no sepa que ahí tiene una mina siempre que quiera picar.

(Fotografía de Matthew Stockman/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.