El partido de las 11 historias

Es 11 de enero y ya hemos visto uno de los mejores partidos del año.

El 99,9% de los partidos de la NBA nos dejan alguna historia que contar. Por eso es la mejor liga del mundo. Siempre pasa algo. Cada noche y en cada pabellón. Incluso hay partidos que nos cuentan dos, tres, cuatro y hasta cinco historias. De ese manantial salen cada día estas columnas. Pero lo que vimos ayer en San Antonio no es normal: el partido de las 11 historias.

Triples como churros

Los anotaron los 10 triples que lanzaron en la primera mitad. Ni un solo fallo. Primer equipo que cierra los primeros 24 minutos así en los últimos 20 años. Y se fueron hasta el 14/14 entrada la segunda mitad, otro récord para arrancar un partido NBA. Nadie lo había conseguido en los últimos 20 años. Acabaron el partido con un increíble 84,2% de acierto (16/19), mejor marca de la historia para un equipo que intenta al menos 15 lanzamientos desde la larga distancia.

La constancia de OKC

Los nunca bajaron los brazos pese a las barbaridades de los Spurs. Atacaron rápido en el otro lado una y otra vez (de manual, siguiendo el plan de juego), empujando a los Spurs hacia atrás en transición para mantener el partido a tiro. Impresionante esfuerzo dado el impresionante acierto de los locales. Rendirse nunca fue una opción.

La exhibición/importancia de LaMarcus

Cuando anota al menos 20 puntos, los Spurs tienen un récord de 20-4 esta temporada. Una barbaridad… Ayer se fue hasta los 56 puntos (career high), la mejor marca en un partido en casa de un jugador de los Spurs en la historia de la franquicia (ESPN Stats). Sus lanzamientos a la media vuelta girando sobre el hombro derecho son patrimonio de la humanidad.

Los secundarios clave

La rapidez y el empuje de Schroder, los siete triples de un acertadísimo Ferguson, el 25+12 de Grant (mejor marca de su carrera en puntos), el tramo fantástico de Nader, los tres triples seguidos de Belinelli (acabó en 5/5: escádalo…), los otros tres de Forbes, el 4/4 de Bertans… Qué partido.

El último made in Popovich

Otro de los titulares del partido fue para . El base de segundo año (número 29 del draft 2017) no para de crecer y ya es la última perla de la factoria de Popovich. Ayer hizo 23+5+8, pero sobre todo fue clave en los momentos calientes. Impresionante último minuto y medio del cuarto cuarto (sacó dos faltas, anotó cinco puntos…), un tapón bestial sobre Grant en la prórroga que le costó un corte en la ceja y el robo final que decidió el partido en el segundo tiempo extra. Pisando fuerte…

Las 24 asistencias de Westbrook

Falló sus triples y tuvo ratos y ratos en la toma de decisiones, pero acabó con 24 puntos, 13 rebotes y 24 pases de canasta. Superhombre… Según Elias Sports, el primer jugador de la historia con esos números. E igualó la mejor marca de asistencias en un triple-doble.

Silbatos decisivos

Conté al menos cuatro decisiones arbitrales clave, y esta vez todas cayeron del lado de los Spurs. Una falta antes de poner el balón en juego en los segundos finales del cuarto cuarto (no es la primera vez que pasa: recuerdo una jugada similar este año sobre Jokic), un posible clear path segundos después que terminó en banda para OKC (inteligente White, por cierto), una violación de 24 segundos que fue cambiada en el tiempo extra y el 3+1 final tras un triple de Paul George que terminó sin puntos y en saque de banda porque la falta se había producido antes del tiro.

Steven ‘de hierro’ Adams

El pívot de los Thunder volvió a demostrar que es uno de los jugadores más duros de la competición. Se torció el tobillo y se fue a vestuarios cojeando (muchísimo dolor) hasta en dos ocasiones. Le dió tiempo a dejar un mate tremendo en el que casi se le vuelve a ir el tobillo y a volver hasta dos veces medio lesionado al parqué. Impresionante…

Los errores de DeRozan

En una noche absolutamente mágica para los Spurs en lo que al acierto se refiere, DeRozan fue el contrapunto. Falló su último tiro en el cuarto cuarto y falló de nuevo para ganar tras la primera prórroga. Al final, 7/22 en los tiros, fallando los dos decisivos.

Los 301 puntos

El partido, que a 11 de enero podemos decir que ha sido ya uno de los mejores del año, acabó 154-147 San Antonio. Los 301 puntos totales son la máxima anotación en un partido NBA desde 2006 (ESPN Stats) y la mayor marca en un partido de los Spurs desde 1990.

Podio para Popovich

Además de todo lo referente a lo que ocurrió sobre el parqué, la victoria de los Spurs metió a en el podio histórico de victorias en la NBA. Ya van 1.222. Atrás quedaron Pat Riley (quinto) y Jerry Sloan (ahora cuarto). Por delante, Lenny Wilkens y .

Qué barbaridad. Todo… El partido de las 11 historias.

(Fotografía de Sam Greenwood/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

Cousins será titular cuando regrese a las pistas

Noche legendaria en San Antonio, con 56 puntos de Aldridge y victoria de Spurs tras dos prórrogas

Siguiente