El único ‘pero’ de Jaren Jackson Jr.

Viendo a la temporada pasada era muy difícil analizar a El potencial era increíble en los dos lados de la cancha, pero el jovencísimo interior, que sonaba desde el principio como uno de los grandes nombres del próximo , se perdía dentro de los partidos con una facilidad pasmosa… Detalles maravillosos mezclados con tonterías del mismo tamaño. Y, peor todavía, la nada… No hay nada más difícil de analizar que un (gran) jugador que tiende a desaparecer.

Se mezclaban las onomatopeyas positivas con las negativas, las preguntas con las respuestas… Los Spartans infrautilizaban a Jackson, pero él se infrautilizaba también a sí mismo. Potencial para ser el mejor jugador del draft y cabeza para olvidarse de que lo es tres de cada cuatro días… Dudas que se han evaporado casi por completo en solo mes y medio de competición. Y los han cantado bingo.

De Jackson Jr. me interesa casi todo. Y es muy posible que la clave de su desarrollo esté en el tremendo abanico que tiene a su disposición. Es el pívot moderno que ayuda en los espacios, tira triples y protege el aro en el otro lado. Eso seguro… Y eso busca toda la liga. Pero es/puede ser muchísimo más que eso. Es un paso más en la evolución del interior .

Posibilidades infinitas

Protege el aro, está atento a las ayudas dentro y fuera (muchas veces es el primero), altera lanzamientos y pases con su envergadura (y todavía está aprendiendo a utilizarla…) persigue por el perímetro a todo el que se ponga delante… Le falta algo de cuerpo para aguantar en el poste a los más grandes, pero ya es efectivo en el presente y del futuro no quiero ni hablar…

En ataque tiene el triple, clave en la NBA actual (casi obligatorio). Pero tiene otras dos cosas que me parecen igual de importantes y quizás más interesantes: tiene el drive (la conducción) tras amenazar con el lanzamiento exterior y además está convirtiendo en una de sus grandes armas la posición profunda en el poste. Un arte (casi) perdido que Jackson explota con su velocidad en transición para encontrar posiciones cómodas de anotación.

Si hablamos de inteligencia baloncestística, entendimiento del juego (el famoso IQ), esto último me parece una demostración bárbara (no sé si suya, de los Grizzlies o general). Un arma infrautilizada como pocas en la NBA actual. Y con potencial entre letal y desesperante (para sus rivales) cuando coja unos cuantos kilos más.

Como veis, solo me salen halagos. Y a todo esto aún hay que sumar que acaba de cumplir 19 años… Ah, y que trabaja a diario con dos catedráticos del deporte de la canasta como y . No puede salir mal.

El único ‘pero’

Aun así, tengo un ‘pero’. Un ‘pero’ que arrastra desde su año en college y que hay que intentar corregir cuanto antes. Como muchos intuiréis, hablo de las faltas personales. De las manos que bajan cuando no toca, los codos que se separan del cuerpo, la toma de decisiones a la hora de cargar el rebote ofensivo… Hablo de una serie de situaciones que Jackson aún no sabe medir y que le están costando minutos de calidad tanto a él como a su equipo.

Nadie comete más faltas que él en la NBA. Nadie…

Es muy joven, y le pitan algunas de novato, pero… Está en cuatro por partido, jugando solo 25 minutos por noche, y casi siempre llevan de la mano cambios que obligan a Bickerstaff a modificar la rotación (sobre todo en primeros y terceros cuartos). Ayer, sin ir más lejos, cinco faltas y al banco en el momento decisivo del partido. Mala gestión. Por su parte, digo.

Puede parecer un mal menor. Y seguramente (ojalá) lo sea. Pero los movimientos tantas veces repetidos crean vicios y los vicios son difíciles de eliminar.

Puede llegar a ser un jugador fantástico. Y realmente interesante para la evolución del baloncesto NBA. Solo tiene que acabar con ese ‘pero’.

(Fotografía de Elsa/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

La selección de Estados Unidos saca el billete para China 2019

Phoenix no fue rival para los Lakers

Siguiente