En shock

Noche de emociones fuertes y el peor final posible.

No sé por dónde empezar. Tampoco sé si es posible que se llegue a entender el torrente devastador de sensaciones con el que he acabado la noche. Bueno, yo y cualquiera que haya visto el quinto partido de las Finales y haya seguido también las informaciones posteriores. Ha sido una noche histórica a muchos niveles, pero sobre todo diría que ha sido histórica desde el punto de vista emocional.

El 3-1 de los y el 1-3 de los . El regreso de , su impacto inmediato y su recaída en el segundo cuarto. Ese latigazo en la parte posterior de su pierna en un intento de arrancada. Después, el empeño y el tremendo IQ con el que compiten los Raptors, el aguante de los Warriors, el momento más salvaje de Kawhi y la mágica respuesta de los Splash Brothers. Más errores, más barro y al, final triunfo para Golden State. Puede que una de las victorias más increíbles de los últimos tiempos. Una montaña rusa a la que aún le esperaba su peor final.

Tras el partido, rueda de prensa de Bob Myers. Le cuesta empezar a hablar, lágrimas en los ojos y corazón encogido. “It’s an Achilles injury”.

Los periodistas que están en el pabellón hablan de abrazos, de jugadores a los que se les saltan las lágrimas al escuchar la noticia o al ver las declaraciones del propio Myers. La sensación es absolutamente devastadora. Cuesta describir la dureza del golpe final tras la montaña rusa de emociones. Yo mismo dije ayer en un vídeo que si fuera Durant y pudiera forzar, forzaría. Imposible imaginar que esta era la realidad que nos esperaba horas después. Y, evidentemente, llegan las preguntas.

¿Debería haber forzado? ¿Ha sido solo un golpe de mala suerte o el riesgo era real? Y… ¿Cómo afecta esta lesión de Durant al futuro de la NBA? Porque puede afectar. Y mucho.

La primera respuesta creo que es fácil. Estaremos de acuerdo en que si los médicos/Warriors dan el OK (que lo dieron), el jugador, con su naturaleza competitiva por delante y unas Finales aún por decidir, toma la decisión desde el punto de vista deportivo, dejando a un lado la evidente parte de los negocios, y juega. Porque lo está deseando. Porque le gusta el baloncesto y la competición y no hay nada que una mejor las dos cosas que unas Finales de la NBA. Una decisión por una parte normal, pero que merece, sin duda, máximo respeto por las consecuencias que pueda tener en un atleta de élite. Y más aún en uno que está en la situación contractual de Durant.

La segunda no la puedo contestar, porque ni sé el estado exacto en el que se encontraba el jugador ni las posibilidades que hay de que una lesión haya ayudado a causar la otra. Imagino que existen, porque es la misma pierna y la misma zona, y que de alguna forma estarán conectadas. O no. Pero, como dijo Myers, Durant pasó todo tipo de pruebas, llevaba cuatro semanas de tratamiento con los médicos y si estos le dieron el OK por algo sería. Imagino y espero que, aunque evidentemente el riesgo tiene que ser algo superior al venir de una lesión en esa zona, haya sido sobre todo mala suerte. Queda en manos y en boca de los expertos.

Y la tercera es tremenda. Si se confirma la lesión, la recuperación será larga y complicada. Y afecta evidentemente a la agencia libre 2019 y a cómo salga la liga (su composición) tras un verano que tenía potencial para cambiarlo todo. Equipos que liberaban espacio por y para Durant, estrellas que pensaban en la posibilidad de jugar con él, contratos máximos aquí y allá…

¿Saldrá ahora Durant de Golden State? ¿Se quedará su opción de jugador y esperará a la próxima agencia libre? ¿Renovará? ¿Cuándo y cómo volverá? ¿Esperarán los equipos por él o ocuparán ese espacio con otros agentes libres este verano?

Y por encima de todo, para el baloncesto en general, lo que supone perder a un jugador histórico como Kevin Durant en el mejor momento de su carrera. Y ante semejante lesión, con las más que posibles consecuencias que pueda tener (si se confirma) en el resto de su carrera.

Devastador. En estado de shock. Y con las Finales, aunque se nos haya olvidado por unas horas, 3-2.


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

RJ Barrett quiere jugar en los Knicks: “Espero que me seleccionen”

KD: “Ver ganar a mis hermanos fue como un chupitazo de tequila”

Siguiente