JaVale ‘Factor X’ McGee


Arrancó la nueva era. LeBron James saltó al Moda Center vestido de oro y púrpura, los colores de unos Lakers que piensan en grande tras cinco años de desierto. Y la aventura empezó con derrota. Quizás lo menos importante…

Podríamos hablar de la nueva cultura que LeBron va intentar instalar en LA. También de los objetivos o de las claves de estos nuevos Lakers. Habrá tiempo para todo esta temporada, pero hoy lo que más me interesa son los quintetos y su influencia directa e indirecta en el estilo de juego que Luke Walton quiere poner en práctica.

Por lo que hemos visto esta noche sobre el parqué, aunque sea exageradamente pronto, y por lo que los Lakers tienen en plantilla, este nuevo equipo cuenta con dos tipos de quintetos: con y sin JaVale McGee. Y lo curioso en mi opinión es que el center, pese a su estatura y el nombre de su posición, podría suponer un plus para Walton en velocidad y nivel ejecución ofensiva.

Los Lakers quieren volar, quieren ser los más rápidos del Oeste. Saben que el triple no es su fuerte (tampoco debería ser el desastre de ayer…) y que a la carrera, con una gran cantidad de atletas y jugadores capaces de generar y desbordar con balón, van a ser mucho más efectivos. De ahí que se haya hablado tanto de los quintetos pequeños, de LeBron/Kuzma en el cinco y de los famosos multiposicionales. Rondo (o Lonzo)-Hart-Ingram-Kuzma-LeBron, con las variantes de Stephenson, KCP o Beasley.

La defensa como punto de partida

Pero lo primero es defender. El 99% de las veces. Es más fácil correr tras pérdida, tras error del rival. Y ahí, aunque los quintetos pequeños compitan a nivel de manos activas y atletismo (que no es poco…), puede ser clave McGee. Sobre todo por su capacidad (no hay nadie más con las condiciones necesarias en el equipo) para proteger su propio aro. Tapones, tiros alterados… Vimos varios ejemplos en el partido ante los Blazers. Y con JaVale, como con Capela, por ejemplo, no pierdes a la carrera…

En un estado de forma espectacular y con un nivel de confianza brutal tras su paso por la Bahía, McGee está rápido, ágil (capaz de cambiar en los bloqueos hasta con los exteriores más explosivos, como Damian Lillard) y ha aprendido en un espacio muy corto de tiempo a limitar al mínimo los errores en la toma de decisiones que le habían acompañado durante su carrera. En definitiva, y consciente como digo de que es exageradamente pronto, los Lakers podrían defender mejor, correr más y, por tanto, atacar mejor con JaVale McGee en cancha. ¿El Factor X?


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.