Playoffs en noviembre


Miedo.

Cinco victorias consecutivas por bando, dos triunfos impresionantes de los Clippers ante Celtics y Rockets y el baile de Luka Doncic contra James Harden y compañía el pasado domingo que colocaba al esloveno en la terna de favoritos al MVP. Así llegábamos al Mavericks – Clippers que se ha disputado esta pasada noche en Dallas. Y no ha habido sorpresa: tremendo golpe sobre la mesa de los pupilos de Doc.

Era una prueba de fuego para Luka y sus jovencísimos Mavs. Igual la más difícil que se podían encontrar sobre una cancha NBA a día de hoy (veremos el domingo contra los Lakers). Una prueba para la que, por ahora y después de ver el partido de ayer, aún no están preparados. Y es normal.

Los Clippers, un equipo construido para destruir, fueron asfixiando poco a poco a unos Mavericks que no encontraron respuestas a las propuestas defensivas de los angelinos. Y se cargaron el partido poco a poco y sin excesivo esfuerzo aparente. Arrancó Paul George, después cogió el testigo Lou y Kawhi Leonard culminó el goteo con su habitual acelerón final. Fácil. Muy fácil. Casi demasiado fácil teniendo en cuenta el nivel al que llegaban los Mavs.

Dejaron al mejor ataque de la NBA en menos de 100 puntos, un 38% en los tiros y un 28% en los triples. Su defensa recibió 16 canastas tras asistencia y forzó 20 pérdidas. Y Luka, candidato al MVP y jugador de moda en la NBA, acabó con un 4/14 en los tiros, un 0/8 en los triples y siete pérdidas.

¿Por qué? ¿Por qué ganaron tan fácil a los Mavs? ¿Por qué se escaparon con victorias de partidos igualadísimos contra Celtics y Rockets? ¿Por qué son seguramente el equipo que más miedo da de toda la NBA? Porque tienen margen de mejora (Kawhi y Paul George han jugado juntos cuatro partidos: 4-0), pero están jugando playoffs en noviembre.

Son cosas que se veían claras desde la confección de la plantilla, pero que aun así impactan cuando las ves sobre una cancha: es un equipo diseñado para jugar baloncesto de playoffs. Cualquier día del año.

Defensa individual y colectiva

Todo empieza atrás, con grandes defensores individuales (estrellas incluidas), que al mismo tiempo son grandes defensores/jugadores de equipo. Kawhi y George, pero también Harkless, Beverley, JaMychal Green (¡qué ganga!), McGruder… Incluso Jerome Robinson, que ha mejorado mucho en muy poco tiempo, y el rookie Terance Mann (cuando tiene minutos). Cambian asignaciones, te lanzan más o menos peso, más o menos velocidad…

Es técnica, pero también intensidad. Y en eso pocos pueden competir con Montrezl Harrell. Rotaciones que llegan, ayudas, brazos activos… Están en todas partes. Como defensores individuales y entramado colectivo.

Presencia física

Otra de las claves es la presencia física en los dos lados. Kawhi, Harrell, Beverley… Jugadores hiperfísicos, cada uno en su posición. Aleros que cargan el rebote ofensivo, cuerpos que buscan el choque… La victoria de hoy en Dallas ha sido una victoria física.

El triple killer

Después está el monstruo de tres cabezas. El triple killer, un lujo con el que no puede competir ningún otro equipo de la liga. Kawhi, Lou Williams y Paul George, tres jugadores prácticamente indefendibles en el uno contra uno, sobre todo los dos primeros. Y siempre capaces de encontrar tiros en sus zonas de confort, ante cualquier defensa y en cualquier situación.

Rotación, que no banquillo

Aunque jueguen con hasta 10 jugadores, lo que vemos en los Clippers no es un banquillo NBA de temporada regular, sino una rotación de playoffs. Diferentes quintetos en los que siempre se mantienen grandes amenazas ofensivas en cancha (siempre uno o dos de los tres killers o uno + Harrell) y que siempre cuentan con especialistas defensivos individuales y colectivos. No hay un banquillo que juega X minutos, sino una rotación en la que van entrando jugadores que se mezclan con los titulares para mantener el nivel ofensivo, defensivo y físico durante los 48 minutos.

Reyes del 4º cuarto

Y, claro, muchas de estas cualidades, que definen a un equipo diseñado para playoffs, ayudan a rendir de forma excelente en los momentos complicados. Y ahí no les tose nadie: lideran la NBA con un escandaloso Net Rating que se va hasta el +19,5. Una salvajada. Tanto en eficiencia ofensiva como en defensiva, acumulan marcas en los últimos cuartos que superan las mejores marcas globales de la liga.

Ni siquiera suele hacer falta que Kawhi y Paul George acaben con buenos porcentajes de tiro (si ocurre es un bonus). Te llevan al barro, y en una competición defensiva, de lanzamientos en uno contra uno, muchos complicados, te ganan seguro. Dan verdadero miedo. Porque juegan baloncesto de playoffs en noviembre.


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.