Las cuentas de la reconstrucción imposible

Millones, estrellas y muchas buenas decisiones. Los últimos dos años han sido una locura para el otro equipo de Los Ángeles.

Viendo a Shai Gilgeous-Alexander la noche en la que se había dado el pistoletazo de salida al March Madness 2019 con el comienzo del First Four me ha entrado una mezcla rara de nostalgia, emoción y alegría. Hace justo un año, el base acababa de hacer un impresionante torneo de conferencia (se salió y fue MVP con los Wildcats) y estaba a solo un par de días de debutar en el Gran Baile. Ahora, Shai es titular indiscutible en uno de los equipos de playoffs más improbables que he visto en mi vida.

La historia de Los Angeles 18/19 es una de las mejores de la temporada. Y empieza hace casi dos años, con el obligado traspaso de (se quería ir y había que sacar algo…) a Houston. Lo que me he propuesto hoy es concentrar en esta columna todos los movimientos importantes que han pasado desde entonces y hacer la cuenta final. Porque, por imposible que nos hubiera parecido si nos lo dicen hace un par de años, los han perdido a Chris Paul, , JJ Redick y DeAndre Jordan, siguen siendo equipo de playoffs (con un récord sencillamente increíble) y se preparan para el que puede ser el verano más importante de su historia. Vamos al lío.

Los movimientos clave

Traspaso de Chris Paul (junio de 2017) – Los Clippers reciben: Patrick Beverley, Sam Dekker, Montrezl Harrell, Darrun Hilliard, DeAndre Liggins, , Kyle Wiltjer, dinero y una primera ronda de 2018 (Omari Spellman).

Traspaso por Gallinari (julio 2017) – Sale Jamal Crawford (había llegado Lou) y la primera ronda del traspaso de Chris Paul (Spellman) y llega Danilo Gallinari.

Salida de JJ Redick (julio de 2017) – Tras acabar contrato en LA, firma con Philadelphia. Los Clippers no quieren comprometer espacio salarial a largo plazo y la oferta de los Sixers es altísima (23M por una temporada).

Renovación de Blake Griffin (julio 2017) – Los Clippers piensan en un futuro construido sobre Griffin y le firman un contrato de jugador franquicia +170 millones de dólares.

Traspaso de Blake Griffin (Enero 2018) – Los Clippers dan marcha atrás en cuestión de meses y pulsan el botón de reinicio. Griffin sale rumbo Detroit. En LA reciben: Avery Bradley, Tobias Harris, Boban Marjanovic, una primera ronda de 2018 (la que utilizarán para conseguir en la noche del draft mediante otro traspaso a Shai Gilgeous-Alexander) y una segunda ronda de 2019.

Traspaso de Austin Rivers (junio 2018) – No interesa y el traspaso es por Marcin Gortat, que termina contrato esta temporada y deja +13 millones de espacio en las arcas.

Salida de DeAndre Jordan (julio 2018) – Termina contrato, los Clippers no quieren comprometer espacio y Jordan, esta vez sí, firma con los Mavericks.

Traspaso de Tobias Harris (febrero de 2019) – Tobias va a ser agente libre. Los Clippers vuelven a traspasar a su mejor jugador pensando en el futuro (quieren espacio en verano y piezas). También salen Marjanovic y Mike Scott. Reciben: Wilson Chandler, Mike Muscala, Landry Shamet, una primera ronda 2020 protegida, una primera ronda 2021 sin protección (original de Miami) y dos segundas rondas.

Traspaso de Muscala (febrero de 2019) – Consiguen a Ivica Zubac (!)

Traspaso de Avery Bradley (febrero 2019) – Llegan dos expirings como Green y Temple que limpiarán más dinero de las arcas este verano.

¿Hacemos las cuentas?

En total, los Clippers han transformado a Chris Paul, Blake Griffin, Jamal Crawford, JJ Redick, Austin Rivers y DeAndre Jordan (el mega-proyecto que fracasó) en…

Patrick Beverley (acaba contrato, pero ha sido muy importante tanto sobre la cancha como en el vestuario), Harrell (transformado en un jugador de muchísimo peso/valor y con otro año de contrato por solo seis millones), Lou Williams (al que después ataron por solo ocho millones para esta y dos temporadas más…), Danilo Gallinari (rendimiento espectacular esta temporada, una de las claves del estado competitivo del equipo, tiene otro año de contrato por 22 millones), Shai Gilgeous-Alexander (potencial ilimitado), Landry Shamet (potencial JJ Redick con contrato de novato), Ivica Zubac (potencial casi gratuito, y ya veremos qué hacen con él), tres expirings (Wilson Chandler, Temble y Green), dos primeras rondas (una protegida y la otra sin protección) y tres segundas rondas.

¿No está mal, no? También han pasado de gastar cerca de 120 millones en salarios a tener solo 50 comprometidos de cara a la próxima temporada, espacio para dos contratos máximos. Y todo esto lo han conseguido sin dejar de competir, metiendo en playoffs a un equipo completamente nuevo y por el que nadie hubiera dado un duro (la mejor temporada de en LA de calle). Y les ha dado igual perder su propia primera ronda de 2019 por el camino (Boston). El draft no parece muy profundo y han pensado que estas victorias valen mucho (puede que muchísimo) más.

En definitiva, ahora mismo, entre espacio salarial (dos máximos), jugadores jóvenes interesantes (Shai, Shamet, Robinson, Zubac), contratos fantásticos (Harrell, Luo Williams), piezas (dos primeras rondas y tres segundas extra) y dinámica de equipo (¡playoffs, baby!), se puede decir sin miedo que los Clippers tienen uno de los futuros más interesantes de toda la competición. Y hacerlo como lo han hecho, con la transformación salvaje que ha supuesto y sin dejar de competir en la era del famoso tanking, tiene un mérito increíble. Es una reconstrucción imposible.


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra lista de correo y consigue acceso a contenido adicional sobre la NBA además de apoyar nuestra labor de forma directa.

Aquí te contamos más. ¡Únete!