¿Le pedimos más a Westbrook?

Tengo un gran amigo muy de los . Y siempre que hablamos de Westbrook me dice lo mismo: “si eres de Russ, vives y mueres con él”. Se refiere a que si compras su manera de hacer las cosas, la compras hasta el final, con todas las consecuencias. Y ese parece ser el sentimiento de muchos de los fans de OKC.

Yo entiendo la premisa, sobre todo por lo que Westbrook significa para la franquicia, para la ciudad y para el estado en general desde la salida de rumbo Golden State. Pero soy incapaz, completamente incapaz, de no pedirle más a un jugador como Russ. Porque siempre hay que pedirles más a los mejores.

Hablo hoy de este tema no por el 0-4 de los Thunder, sino por los últimos minutos de ayer ante Boston, que nos recordaron una vez más el gran (GRAN) problema que tiene este equipo en los finales igualados.

Y lo siento pero no. No me vale el famoso ‘él es así’. Los jugadores evolucionan, y Westbrook lo ha hecho en muchísimos aspectos del juego desde que llegó a la liga. Así que creo que hay que pedirle más también en ese. Al fin y al cabo, es una superestrella de la .

La toma de decisiones, la selección de tiro. Problemas que acompañan siempre a Russ pero que se multiplican exponencialmente en los finales de partido igualados. Y estamos en lo de siempre: las puede meter, por supuesto. Es más, meterá varias durante la temporada. Porque es buenísimo. Pero con eso, solo con eso, no puede valer. No debería valer.

Un animal de semejante calibre tiene que cargar, tiene que sacar faltas y tiene que ganar/perder agarrado del aro con los dientes o desde la personal. Porque nadie le puede parar. Esos tiros (cinco metros, seis metros o triples frontales sin que ocurra nada más, en los primeros segundos de la posesión), ‘sus tiros’, son un favorazo al rival, que no tiene más que levantar un brazo y esperar. Entren o no entren (tiros de 35/40% máximo), se lo estás poniendo fácil. Demasiado fácil. Porque eres .

¡Lo que sea!

Pide aclarado y arrasa a tu par, obliga al dos contra uno y encuentra al tirador liberado, pide un bloqueo de Adams y toma una decisión en el pick&roll (el pívot es uno de los mejores de la liga poniendo bloqueos y además tendría posición de rebote ofensivo… ¿decidme que no es win-win?), involucra compañeros a base de cortes, mueve la defensa, intenta cambiar de defensor… ¡Lo que sea!

En fin, que es (que sigue siendo…) un problema. Y además tiene dentro otro problema sin respuesta: ¿hasta qué punto es culpa de Russ? ¿Hasta dónde tenemos que pedirle a que lleguen sus decisiones desde el banco? ¿Y la pizarra? ¿Se le puede imponer a Russ? ¿Repartimos culpas 50-50?

Como os digo, no tengo la respuesta. Pero imagino que se parecerá más a la última pregunta que a las cuatro primeras. Imagino… ¿Y vosotros, le pediríais más a Russ?


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

Dos mejoras clave de los nuevos Milwaukee Bucks

Los Lakers encuentran su juego y rompen el invicto de Denver

Siguiente