Lo mejor y lo peor del debut de Carmelo con los Blazers

¡Ha vuelto! Tras más de un año sin equipo, alejado de las canchas de la mejor liga de baloncesto del mundo, se vistió de corto por primera vez con los . Con todo el mundo pendiente. Y la verdad es que su debut me sorprendió entre poco y nada: el mismo Melo de siempre, para bien y para mal.

Lo mejor

Titular y preparado – Con su nuevo ’00’ a la espalda, calentadores en brazos y piernas y su habitual cinta en la cabeza, Carmelo fue titular en su primer partido. Los , que amontonan bajas (la de Collins ha sido un palo muy duro para la rotación) y dudas en las alas, le dieron el ‘cuatro’ inicial y el alero se fue hasta los 24 minutos de juego, algo más de lo que se había especulado (unos 20).

Carmelo estaba preparado física y mentalmente. Muy activo desde el principio, no se notó que llevaba más de un año sin jugar un solo minuto en la NBA. Incluso intentó poner en un póster al novato Jaxson Hayes (casi…) y machacó otra para abajo, aunque no subió al marcador (con el tiempo ya parado).

Quieren a Melo – El segundo punto positivo quizás sea el más importante: los Blazers fichan al Melo de siempre, quieren al Melo de siempre. Son un equipo que ya abusaba habitualmente de los unos contra uno y en el debut se pudo ver desde el principio que no buscan una versión nueva o diferente del alero, como sí pasó en Oklahoma y Houston.

Balones al poste, espacios para que sea él mismo y mucho protagonismo ofensivo en sus minutos en cancha (14 lanzamientos). No hay truco, para bien o para mal.

Mejora inmediata de las opciones ofensivas – Esto no era difícil tampoco, todo hay que decirlo. Pero Carmelo es un arma en el poste, pone mucha presión sobre la defensa rival en el uno contra uno, es capaz en el catch&shoot (2/3 en los triples ayer, todos sin bote) y, sobre todo, un jugador que amplía las opciones de los exteriores de los Blazers (que lo son todo ahora mismo en Portland) en el dos contra dos: su primera canasta llegó en pick&pop y también anotó en una continuación. Ahí, con la atención que requieren Lillard (que ayer no jugó) y McCollum, podría añadir claramente valor a un equipo que estaba dependiendo de y el novato Nassir Little (buena pinta el ex de North Carolina, por cierto).

Lo peor

Selección y eficiencia – El mismo Melo de siempre también tiene los mismos problemas de siempre. Su tiro de toda la vida es una patada a la analítica (solo lo utilizan mucho los grandes jugadores de la liga) y su toma de decisiones nunca fue ejemplar. Tiros complicados, forzados, que puede anotar por talento pero que no son en ningún caso ‘buenos lanzamientos’. Según lo que tengo apuntado, 1/8 en lanzamientos de media distancia o tras movimiento en el poste. No siempre le irá tan mal como ayer, pero son tiros generalmente poco eficientes.

Resta en defensa – Los Blazers saben perfectamente lo que significa tener a Carmelo sobre la cancha en el lado defensivo y aun así deciden ejecutar el fichaje porque necesitan más opciones en ataque y porque están desesperados.

Salió lento a varios triples (a alguno ni salió), permitió un rebote ofensivo a la primera de cambio, muy vocal pero se mueve poco y flojo/lento en el uno contra uno. También un problema en transición, claro. Suena duro y es muy duro, pero también es lo esperado.

Rodeado de problemas – Quizás sea en este punto en el que hay que hacer verdadero hincapié para entender lo que ocurra durante las próximas semanas en Portland. No es una situación típica en la que un veterano ficha por un gran equipo para reforzar su plantilla. No está fichando por los de los últimos años ni por un equipo de LeBron. Los Blazers tienen problemas reales por todos lados y Carmelo solo puede ayudar en uno de ellos: no es una solución general.

Whiteside suele ser un desastre (ayer fue desesperante), la rotación del tres al cinco tiene problemas graves de tamaño y talento por las bajas, los especialistas defensivos se fueron este verano y el equipo está claramente descompensado… En fin, que hay que tener paciencia, entender la situación y no esperar un milagro que ni siquiera está en sus manos.

Carmelo acabó el partido con un -20 en cancha, cinco faltas, cinco pérdidas y un 4/14 en los tiros. Not great, desde luego. Y en la segunda parte bastante mal. Pero el que se lleve las manos a la cabeza probablemente ni ha visto el partido ni quiere entender lo que pasa realmente en Portland. En términos generales, y en mi opinión (que, aunque lo intento, tampoco es especialmente objetiva con Carmelo), un debut decente, teniendo en cuenta las circunstancias, en un equipo que tiene muchísimo (muchísimo…) trabajo por hacer. En todos los sentidos.

Los Blazers están 5-10, Melo ha vuelto a la liga y seguiremos de cerca la evolución del último experimento NBA.


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.


Anterior

Este chico las enchufa todas

Bogdan Bogdanovic, de récord: 31 puntos y 7 triples

Siguiente