Los mejores quintetos y el ‘supermax’: ¿qué debería hacer la NBA?


La polémica existe, pero… ¿Y las soluciones?

Hace solo unos días, la NBA publicó de manera oficial los tres mejores quintetos de la temporada 2018/19. Un honor que, gracias a los criterios del nuevo ‘supermax’ (contrato más alto al que pueden aspirar las grandes estrellas de la NBA), se ha convertido en una auténtica máquina de producir titulares.

La gran polémica ha llegado este año ligada al caso Klay Thompson y a su reacción (en directo y en vídeo) a la publicación de los quintetos, que se hizo viral. Klay, que ha sido All-Star cinco temporadas consecutivas, va a jugar sus quintas Finales consecutivas y a intentar ganar su cuarto anillo en cinco años, no ha entrado en los mejores quintetos de la NBA en ninguna de las últimas tres temporadas (las tres que lleva Kevin Durant en las filas de los Warriors). Y es algo que probablemente no le importaría demasiado si no tuviera implicaciones económicas tan directas e importantes.

Para que os hagáis una idea, el ‘supermax’, que es un contrato creado por la liga para intentar dar cierta ventaja al equipo de origen del jugador con respecto al resto de la liga (que funcione o no ya es otra cosa y dependerá de cada caso), les dará a los Hornets la posibilidad de ofrecerle a Kemba Walker hasta 80 millones totales más que ningún otro equipo de la NBA (en un año más de contrato). Unos 50 millones por el año de diferencia y unos 30 millones extra respecto a lo que sería su máximo extendido a cinco temporadas. Una cifra más que importante. Y aquí viene el lío.

Para el que no lo sepa, tras la última renovación del CBA (el acuerdo/convenio colectivo en el que se encuentran las reglas/normas de la NBA), los jugadores pueden optar al famoso ‘supermax’ si cumplen alguno de los siguientes criterios: All-NBA en el año anterior o en dos de los últimos tres, DPOY en el año anterior o en dos de los últimos tres o MVP en alguno de los últimos tres años. Y siempre que el jugador haya sido drafteado por el equipo que hace la oferta o haya sido traspasado a ese equipo mientras estaba en su contrato rookie.

¿Qué pasa? Que los quintetos, ser o no ser elegido All-NBA lo cubre prácticamente todo. Conseguir un MVP o acabar como defensor del año es mucho más difícil y además suele ir acompañado de su correspondiente elección para los quintetos. Así que estos se han convertido en el criterio que determina si puedes o no firmar un ‘supermax’. 

¿Cuál es el gran problema? ¿Por qué hay tanta polémica con las elecciones? Pues porque los quintetos son elegidos a dedo por 100 miembros de los medios de comunicación. Son 100 votos los que determinan si serás o no elegible para el ‘supermax’.

Si repasamos los votos de esta temporada, nos encontramos con que alguien ha votado a Dwyane Wade en el segundo mejor quinteto. Y también hay una persona que ha votado (OJO) a Marvin Bagley III como miembro de tercero. Votos que tienen poco que ver con el rendimiento de ambos jugadores durante la temporada pero que al mismo tiempo, y aquí está el gran problema, tienen peso en que Klay Thompson, por seguir con el ejemplo de esta temporada, no vaya a ser elegible para firmar el ‘supermax’. Un límite que reduce en casi 30 millones de dólares la cantidad más alta que le pueden ofrecer los Warriors. Casi 30 millones por unos cuantos votos que, aunque en la mayoría de los casos se intente suprimir (son grandes profesionales), tienen un evidente componente subjetivo, como cualquier otro debate sin unas reglas claras establecidas previamente.

Y mi pregunta de hoy es la siguiente: ¿qué podría hacer la NBA al respecto?

Y, la verdad, no tengo una respuesta clara. Todos los galardones de la NBA, desde el MVP hasta los equipos para el All-Star, se ganan por votación. Y la votación no tiene unas reglas básicas (¿estadísticas?, ¿queremos meternos ahí?), está completamente abierta y depende única y exclusivamente de lo que elijan los votantes. Entonces, se me ocurren dos posibles vías. Por un lado (mi preferida), eliminar por completo los criterios del ‘supermax’ y que sea cada equipo el que decida a qué jugadores premiar con ese extra (manteniendo siempre la limitación de cantidad de contratos de este tipo que se pueden juntar en un equipo: ahora mismo dos). Y por el otro, limitar de alguna manera (blanda) los jugadores a los que se puede votar para los quintetos, para, por lo menos, evitar votos completamente fuera de base.

No es un tema nada fácil. ¿Qué se os ocurre a vosotros?


EXTRA NBAMANIACS

Pssst, suscríbete, navega sin publicidad y consigue acceso a nuestros artículos especiales, un chat exclusivo para suscriptores y redactores y escucha nuestro podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.