Nos hemos quedado sin salvaje Oeste

Queda mes y medio para el final de la temporada regular. Pero asoma el draft…

Arranca una nueva semana de NBA, la primera completa tras el parón del All-Star. Y la verdad es que ahora mismo estoy bastante pesimista con lo que nos queda de competición. Lo sé, esto empieza regular. Pero es lo que hay… Ahora os cuento.

Queda exactamente mes y medio de temporada regular (cierra sus puertas el 10 de abril). Muchísimo tiempo. Muchísimos noches. Muchísimos partidos de baloncesto. Pero la realidad es que no queda mucho por decidir.

Hoy he visto ganar a los en el Madison. Milagro. Han conseguido no igualar el récord NBA de derrotas consecutivas en casa. De milagro… Y en el otro lado de la moneda se han quedado unos que venían de una derrota terrorífica en Toronto y que mañana cerrarán su famoso Rodeo Road Trip en Brooklyn con un 1-6 en la mochila. Un 1-6 que, salvo sorpresa, dará bastante igual. Y ahí está el problema… En el oeste y a mes y medio de que termine la temporada regular.

El riesgo es mínimo

He pensado en el horroroso 1-6 y en sus posibles consecuencias para la franquicia en este tramo final de temporada. He repasado la clasificación, el calendario… Y de ahí viene mi pesimismo de cara al tramo final de la temporada. Y esta columna. No por el particular caso de los Spurs, cuya temporada (creo) merece playoffs. Pero sí por el bien de la competición.

Tras perder seis de los últimos siete partidos, los Spurs son séptimos en el oeste con un balance 33 victorias y 28 derrotas. Están a solo un partido del sexto puesto de los Jazz y a dos del quinto de los Rockets. Y si miramos hacia el otro lado, el de la lucha por los playoffs, el que debería poner la salsa de este último tramo de temporada, nos encontramos a los Clippers (octavos), mismo récord que los propios Spurs, a los (novenos), a un solo partido, y a los (décimos), a tres partidos. Poca cosa. Menos aún de los que realmente parece.

¿Quién quiere ganar?

La realidad es que, a mes y medio del final de la temporada regular, entre los que no pueden/no llegan, (los Wolves, los Pelicans) y los que no quieren (los Mavs, los Grizzlies o incluso los Clippers: todos pueden perder su primera ronda del próximo draft si ganan ‘demasiado’ de aquí al final), nos queda muy poquita competición real. Kings y Lakers quieren entrar (nuestra única esperanza…), pero a los Clippers no les importaría salir (se quedarían su ronda) y los demás o no llegan o no quieren competir. Poca cosa, la verdad. Sobre todo porque hablamos del oeste.

Siempre nos quedará la pelea por las posiciones en la parrilla de salida, los grandes buscarán su posición ideal. Y menos es nada… También la conferencia este, en la que equipos como Detroit, Charlotte, Orlando, Miami o Washington sí lucharán hasta que el récord les permita soñar.

Después, los playoffs serán geniales. No me cabe la menor duda. Pero la carrera en el oeste nos va a decepcionar… Hay más equipos pensando en el draft que en luchar por entrar. Esa es la realidad actual.


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

Los Magic asaltan Toronto y se quedan muy cerca de los playoffs

Damyean Dotson y los Knicks sorprenden a los Spurs

Siguiente