Oportunidad de oro en Milwaukee


¿El mejor equipo de la Conferencia Este por segundo año consecutivo?

Hoy no me quería perder por nada del mundo el Milwaukee-Utah que se jugaba en Wisconsin. Dos de las mejores defensas de la liga frente a frente y dos de los candidatos que menos atención mediática están generando en las primeras semanas de competición. Dos auténticos equipazos que la última vez que se enfrentaron tuvimos que esperar a que sonara la bocina para que Bojan Bogdanovic decidiera el ganador con un triplazo (fue la última derrota de los Bucks).

No estaban ni Middleton ni George Hill. Tampoco Rudy Gobert, igual el jugador más importante que se puede tener sobre una cancha de baloncesto cuando te enfrentas a Giannis Antetokounmpo. Y el griego se volvió loco: 50 puntos, rebotes ofensivos, mates, tiros libres… Una actuación monstruosa (imparable, incansable, insaciable…) que salvó a los Bucks ante unos Jazz que te matan a base de ejecución y que, si me preguntan ahora mismo, diría que no fallaron un solo triple en todo el partido. ¡Qué barbaridad!

Un encuentro fantástico para empezar una gran semana de baloncesto. Y os preguntaréis: ¿por qué se trata de una oportunidad de oro para los Bucks? Ojo a lo que viene.

Con el triunfo de ayer, los de Wisconsin encadenan ya ocho consecutivos, una marca que no se veía en la franquicia (según han comentado durante la retransmisión) desde enero de 2002. Hace más de 17 años y medio, cuando Ray Allen, Sam Cassell, Michael Redd y Glenn Robinson vestían la elástica de los Bucks. Y a ver hasta dónde la pueden llevar.

Tras el duelo ante Utah, los Bucks afrontan un nuevo tramo de calendario exageradamente favorable. Ya venían de ganar seis de los últimos siete contra rivales que no llegan al 50% de victorias (tras un calendario duro para arrancar la temporada) y ahora van a encadenar otros cinco encuentros consecutivos contra rivales muy menores: Hawks, Cavs, Hornets, Knicks y Pistons.

Y aún va más allá. La franquicia de Milwaukee jugará 10 partidos desde el jueves que viene hasta el próximo 15 de diciembre, y nueve de ellos (salvo un partidazo ante los Clippers) serán contra rivales que, en estos momentos, no llegan al 50% de victorias. ¡Y siete de los 10 los jugarán en casa!

¿Cómo se suelen comportar los Bucks contra los equipos menores? ¿Son el típico equipo grande que se despista habitualmente y pierde partidos que no debería? Nada más lejos de la realidad.

En lo que va de temporada, el balance de los Bucks contra equipos que no llegan al 50% de victorias es de 8-0. Y han ganado esos partidos, aunque no todos han sido fáciles, por una media de 13 puntos de diferencia.

Si aprovechan el calendario, podrían dar un estirón a la clasificación del este y colocarse de nuevo, como ya ocurrió la temporada pasada, como el equipo a batir. Tienen una oportunidad de oro en Milwaukee.


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.