¿Por qué menospreciamos a los Bucks?

Siguen ganando. Ganando a todo el mundo.

Tras unos días de descanso, la ha vuelto a nuestras vidas. Y se podría decir, sin miedo al error, que lo ha hecho por la puerta grande. La noche ha sido espectacular, con muchos de los mejores equipos sobre los parqués, partidos con sabor a playoffs, remontadas increíbles (made in LeBron)… De todo. Y yo, como suele hacer Marc Stein (New York Times), me rindo a la competición. #ThisLeague

Lo único que me ha dado rabia ha sido no haber podido ver (todavía) el Warriors-Kings. Parece que ha sido absolutamente genial, para sorpresa de nadie. Los tres primeros partidos entre ambos equipos se habían decidido en los segundos finales y siempre por cinco puntos o menos. Ayer continuó la misma dinámica, y también el mismo resultado: cuatro duelos geniales, igualadísimos, y cuatro victorias de los Warriors. Pero bueno, que hoy no venía a esto. Que han jugado los contra los .

Lo primero que voy a hacer es repetir que los playoffs del este (quitando alguna primera ronda) van a ser un escándalo esta temporada. De lo que más me apetece, de verdad. Y lo segundo va a ser preguntaros a vosotros lo mismo que me pregunto a mi mismo: ¿por qué narices, a estas alturas de la película, seguimos menospreciando a los Bucks? ¿Por qué?

Ha llegado la hora

Pregunto porque ya está bien, pero también porque al mismo tiempo es la sensación que sigo teniendo en la cabeza. Por unas o por otras. Quizás porque es un gran equipo nuevo. O puede que sea porque la forma de atacar de Giannis me causa más dudas cuando pienso en el baloncesto de playoffs. O porque han sido una gran sorpresa, una revelación. Pero…

Sea como sea (y por lo que sea), ya vale. Ya está bien. Supongo que estaréis de acuerdo conmigo. No tiene ningún sentido que no coloquemos a los pupilos de Budenholzer en el primer escalón. Pase lo que pase de aquí al final, y sobre todo en los proximos playoffs, se han ganado esa distinción. Y tiene muchísimo mérito. Sobre todo porque se lo han creído mucho antes de que nos lo creyéramos nosotros.

Tienen la superestrella (Giannis Antetokounmpo), el All-Star que le acompaña (), un grandísimo entrenador () y un elenco de complementos fantásticos (muchos habían sido y siguen estando infravalorados) al que ayer se sumó ya su última adquisición: Nikola Mirotic. Lo tienen todo…

Y, además de todas las cosas que brillan sobre el papel, tienen unas cuantas marcas que, como comentábamos hace unos días en drafteados, nos deberían ayudar a despertar por completo… Hay que despertar ya.

Los mejores contra los mejores

Tienen el mejor récord de la NBA mediado febrero (!!!), el mejor récord liga contra sus iguales (13-6 contra el top-10 NBA), el cuarto calendario más sencillo de aquí al final de la temporada (vía tankathon) y dominan con claridad la conferencia este en los duelos individuales: 3-1 contra los , 2-1 contra los Celtics, 2-1 contra los Pacers y 1-0 contra los Sixers.

También 1-1 ante los Warriors, 2-0 contra Denver … En fin, que es comprensible que nos haya costado (e incluso que aún nos cueste) pensar en los Bucks como un candidato a todo. No dejan de ser una grandísima sorpresa. Pero ya está bien. Son lo que son. Y son, de largo, uno de los mejores equipos de la competición.

(Photo by Maddie Meyer/Getty Images)