¿Qué vende el March Madness?

Prometo hablar pronto de Los Angeles Clippers. Además, me apetece especialmente dedicar una columna a la reconstrucción improbable que lidera desde el banquillo Doc Rivers. Pero hoy, si te gusta el mundo del baloncesto norteamericano (dejando a un lado el Giannis-Embiid de playoffs que nos regalaron ayer), es el día oficial del . Entramos en esa semana mágica que les cuesta cada año miles de millones en horas de trabajo a las empresas estadounidenses. ¡!

La primera pregunta suele ser la siguiente: ¿qué es el famoso bracket? Bueno, pues por si alguien no lo sabe, el bracket es el cuadro del Torneo Nacional de la primera división del baloncesto universitario. O lo que es lo mismo, un rompecabezas imposible que millones de personas intentan resolver cada año sin fortuna. No se conoce la existencia de ningún bracket perfecto en la historia del torneo.

68 universidades, siete rondas y un total de 67 partidos en los que el ganador avanza y el perdedor vuelve a casa eliminado. Según un estudio de .com, hay 9.223.372.036.854.775.808 posibles brackets diferentes. Bienvenidos al torneo del KO por excelencia del mundo de los deportes. Bienvenidos al March Madness (la Locura de Marzo).

El mundo de la emoción

¿Qué vende el torneo? ¿Por qué es tan popular? La respuesta es emoción. Emoción e incertidumbre. Todo o nada en 40 minutos. La gloria eterna del campeón al alcance de cualquiera de las 68 universidades. Sorpresas que se solapan, favoritos que vuelan antes de tiempo a casa (David contra Goliat en bucle)… La presión, la ilusión y la oportunidad. En definitiva, la emoción.

¿Y los equipos son buenos? Bueno, los hay que más y los hay que menos. Hay universidades en las que podemos ver a las grandes estrellas del futuro, otras con más baloncesto pero menos talento individual y también muchas de las que, probablemente, no saldrá un solo jugador de baloncesto profesional. Tal cual.

Hay talento, sí. Y seguir a los jóvenes que acabarán en la NBA puede ser una buena toma de contacto con el torneo (Zion Williamson, RJ Barrett, Ja Morant, Cam Reddish, Keldon Johnson, De’Andre Hunter, Nassir Little, Coby White, Jarrett Culver, Brandon Clarke…). Pero no vemos el Madness por eso… Si repites, no repetirás por eso.

Es la emoción lo que te atrapa. Muchísimos chavales que saben que tienen la oportunidad de sus vidas, que están viviendo ese momento que jamás olvidarán. Y se lo juegan todo a lo que pase en los próximos 40 minutos. Sin segundas oportunidades, sin tiempo para respirar.

Bendito calendario

Y, por si todo eso fuera poco, está también el fantástico calendario del torneo. Tras el First Four (la fase previa que decide cuáles son los últimos cuatro equipos que entran en el cuadro, se disputa martes y miércoles), llegan las dos primeras rondas, que son la auténtica locura: 48 de los 67 partidos del torneo apilados en los primeros cuatro días de torneo (jueves-domingo). Uno detrás de otro, colocados de tal manera que, si quieres, puedes pasar todo el día viendo un final de partido tras otro.

En fin, que no os lo vendo más, que parece que me ha pagado la NCAA… Pero que si alguna vez habéis pensado en intentar meteros un poco en el mundillo del Madness, puede ser vuestro año. El martes empiezan las previas y el jueves el cuadro final. Yo ya os he avisado. Merece la pena.

(Photo by Tom Pennington/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.


Anterior

Victoria de mucho valor de Detroit sobre Toronto

Los Houston Rockets se asientan en la tercera plaza del Oeste

Siguiente