¿Y cuando vuelva Isaiah, qué?

Monte Morris es uno de los secretos mejor guardados de Denver

Lo que están consiguiendo los Denver Nuggets en esta primera parte de la temporada es increíble. Creo que hay que empezar por ahí. Bajas en cada esquina hasta llegar a tener un quinteto de lesionados (Isaiah, Gary Harris, Will Barton, el novato Michael Porter Jr y Paul Millsap) que probablemente pelearía los playoffs en la conferencia este…

Sobresaliente Nikola Jokic (¿el MVP del Oeste hasta la fecha?), sobresaliente Jamal Murray (el gran closer de estos Nuggets) y sobresaliente, por encima de todo, un Mike Malone que mantiene a los suyos en el número uno de la conferencia oeste en solitario sin la mitad del equipo. Espectacular, de verdad.

Y si hablamos de la temporada de Mike Malone, tenemos que hablar de los roles de Juancho y Trey Lyles, de la defensa de Torrey Craig, de la versatirlidad de Plumlee (para Jokic, uno de los jugadores más infravalorados de la competición), del crecimiento de Beasley… Tenemos que hablar de todo lo que está pasando en Denver. Y eso incluye un apartado muy especial para Monte Morris.

Igual hay gente que todavía no sabe quién es o en qué destaca. Y es normal. El base, que pasó cuatro años maravillosos en Iowa State antes de entrar en la NBA (tiene 23 años), fue el número 51 del draft de 2017 y solo jugó tres partidos con el equipo la temporada pasada. Pero este año es uno de los grandes secretos de los Nuggets de Mike Malone. Un ‘uno’ suplente de garantías que se va hasta los 25 minutos cada noche y que, sin dejar highlights ni titulares, está cuajando una temporada excepcional.

Evolución silenciosa

No para de crecer. Ya fue una sorpresa que arrancara el curso sumando más de ocho puntos por noche con un 40% de acierto en los triples (octubre). Desde entonces, como un cohete silencioso: 9,3 puntos con un 43% desde la línea de tres en noviembre, casi 13 puntos con un 48% (!!!) desde el triple en diciembre y 15,5 puntos con un escandaloso 66% de acierto en los tiros de tres puntos en los últimos cuatro partidos (y más de cinco pases de canasta). Un home-stand que los Nuggets han cerrado 4-0 pase a las bajas contra Memphis, Oklahoma City, Toronto y Dallas.

Clave

Impresionante, ¿verdad? Y aún no os he contado cuál es su verdadero punto fuerte, que ha sido clave en que sus minutos fueran creciendo durante la temporada para ayudar tanto a Murray como a Nikola Jokic: Monte Morris reparte 6,15 asistencias por cada pérdida, tiene el mejor ratio de toda la NBA.

Para los que conozcan al jugador o sigan el baloncesto universitario, el dato será casi agua pasada. Morris lleva años acostumbrado a liderar este tipo de listas: lo hizo en tres de sus cuatro temporadas en la NCAA (batiendo hasta dos veces el récord de la competición) y también el curso pasado en la G-League. Es todo un veterano en el cuerpo de un jugador de segundo año.

Si habéis visto a los Nuggets esta temporada, seguro que os habéis fijado en la confianza que le da al equipo su base suplente. Y en el tremendo efecto que está teniendo en la rotación. Y si aún no habéis visto a los Nuggets… Qué os puedo decir… Corred, insensatos.

Y aquí llega la pregunta, claro. ¿Y cuando vuelva Isaiah Thomas, qué?

Papelón el de Mike Malone. Porque aunque aún no hay fecha de regreso exacta para el ex de los Celtics (y de los Cavs, y de los Lakers…), el Denver Post publicaba hace un par de semanas que igual podía reaparecer antes de final de año. Veremos… Y veremos también cómo afecta su regreso a los minutos/oportunidades de la maravillosa sorpresa que está siendo desde que empezó la temporada Monte Morris.

(Fotografía de portada de Matthew Stockman/Getty Images)


Apoya a nbamaniacs y consigue acceso a contenido extra varias veces por semana. Aquí te contamos cómo hacerlo.