¿Necesita Antetokounmpo mejorar de tres para ganar un anillo?


“Puedo ganar el campeonato sin triples…”, soltaba Giannis Antetokounmpo, no exento de testiculina, hace solo unos días. “Pero quiero mejorar en eso”, solapaba el MVP llegado desde Grecia.

Una reflexión a la que conducen estas declaraciones puede ser bastante obvia; Anteto fue capaz de levantar su primer cetro de mejor jugador de la NBA adjuntando un pobre 25,7 por ciento en lanzamientos de tres durante el período regular. Es más, fue su segundo peor año desde el arco, tan solo superado por su segundo año en la competición (15,9). Ni nos imaginamos el cataclismo que ocurrirá cuando cumpla su promesa de optimizar los intentos desde fuera.

Bien es cierto también que en playoffs Anteto elevó sus prestaciones hasta un meritorio 32,7 por ciento en triples. Nada mal; de hecho, su mejor porcentaje NBA si lo hubiera mantenido todo el curso.

El caso es que ¿cómo puede un jugador con un tiro exterior tan limitado dominar de esa manera los partidos? Pues imaginemos en qué patio de su casa convertirá Anteto la cancha el día que dé en la diana. Seguramente, el siguiente escalón de su particular escalada estará en algo muy parecido al 33,1 por ciento en 3,5 intentos por partido que consiguió en las finales del Este ante Toronto.

En realidad, los Bucks de Giannis no están diseñados para que él hunda el puñal con los triples; ya lo hace todo su alrededor, sacando provecho de cada hueco ganado por el gigante griego. Sin embargo, cuando a Anteto empiecen a entrarle también, la capacidad de defender a Milwaukee tornará en diccionario ilegible para la gran mayoría de defensas. Sencillamente, si quieres pararle en transición, no podrás hacerlo en su tiro de tres y viceversa.

Puede que con Giannis en su formato actual Milwaukee sea un conjunto de 60 victorias, pero si encuentra la luz tirando triples la diferencia será poder ganar definitivamente un campeonato. Más con los dinásticos Warriors ya en los libros de historia.

Habrá que ver si el verano ha dado frutos para Giannis, a quien los Bucks se atreven a jurar ya (cómo no habrían de hacerlo) fidelidad eterna. “Queremos ser parte de su vida durante el resto de su carrera”, dijo recientemente Wes Edens, propietario de la franquicia. MVP y le quieren de por vida habiendo fallado 7,5 de cada 10 triples que tiró durante la temporada pasada (6,8 en playoffs). El día que empiece a encontrar un poco más de tino, acabará como Gobernador de todo Wisconsin y, sin duda, las opciones de anillo de los Bucks serán incontenibles.

(Fotografía de portada: Lintao Zhang/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.