OKC Thunder: examen final

Jugar contra Los Angeels siempre tiene un sabor especial.

Son más que simples partidos. Parece, de hecho, que hay una gran dosis de drama en cada posesión. Incluso las ruedas de prensa posteriores vienen normalmente llenas de emoción. Está Kobe, está Gasol, está Bynum y el debate de qué es lo que realmente sucede en su cabeza, está World Peace con sus codazos y su actitud.

Por tanto, la sensación de ganarles, más en una serie de Playoffs, es algo único.

Pero toda esta historia terminó el pasado lunes. Los Lakers se van ya de vacaciones y a los no les queda otra que volver a “tan solo” jugar a baloncesto de nuevo. El circo terminó con el 106-90 que eliminó a Los Angeles delante de 18.203 espectadores en el Chesapeake Energy Arena, y otros 10.000 en sus alrededores; todos ellos entusiasmados tanto por lo vivido, como por lo que queda por vivir, con su equipo a tan solo una serie más de llegar a sus primeras Finales de la NBA. Y esto sobrepasa cualquier cosa que eliminar a los Lakers pueda ofrecer.

Siguiente paso: los . Y con ellos, ni rastro de elementos dramáticos alrededor. Definitivamente, un sabor bien distinto.

San Antonio, ese equipo con 18 victorias consecutivas desde el pasado 11 de abril. Un enorme enfrentamiento entre dos franquicias que se combinan para un 16-1 en esta post-temporada. Ahí queda eso.

Veteranía contra juventud como mar de fondo. y . Manu Ginobili y la dilatada experiencia de la franquicia en Playoffs NBA. Un equipo, San Antonio, que supo adelantar a Oklahoma City en la clasificación final por el primer puesto en temporada regular en la Conferencia Oeste, gracias a saber jugar un mejor baloncesto en los tres últimos meses de competición.

2-1 para los Spurs es el balance de sus enfrentamientos esta regular season. Pero Oklahoma City está jugando muy bien también esta temporada, mejorando desde el cuarto lugar en el Western de la campaña anterior, a ser el mejor equipo de la Conferencia durante gran parte de la actual. Sabiendo, además, seguir mejorando llegados los Playoffs.

Dallas, Los Angeles y San Antonio han representado al Oeste en las últimas 13 Finales, ganando 10. Y ahora los Thunder han eliminado esta post-temporada a los dos primeros (perdiendo tan solo un partido), y están ante su gran oportunidad de llegar a su primera ronda final enfrentándose al tercero. No será nada fácil, sin embargo.

Oklahoma City se desinfló en los últimos partidos de la regular season (8-7 en el mes de abril), y los Spurs vienen jugando mejor que nadie y barriendo a Jazz y a Clippers en las rondas previas. Pero ni los de Utah ni los de L.A. cuentan en sus filas con un dúo como el que forman y , que consigueron entre ambos 53 puntos y tan solo tres pérdidas en el partido decisivo ante Lakers. Especialmente destacada es la mejora en esta faceta del base de UCLA, que ha acumulado solamente unas increíbles cuatro pérdidas en sus últimos seis partidos.

Y es que los Thunder han pasado en muy poco tiempo de ser el peor equipo de la Liga en lo que a pérdidas se refiere (llegando a promediar más de 16 por partido), a conseguir limitar al extremo esta característica. Una meritoria transición de un poder ofensivo inacabable (no en vano, Durant y Westbrook promedian 50,8 puntos por noche esta post-temporada, por no hablar de la aportación de ) a una garantía defensiva, también, en estos Playoffs.

Así que de repente, con la consistencia anotadora que se les presupone, el nuevo compromiso defensivo (, mención aparte en los tapones), y las aportaciones puntuales que ya han venido y que van a seguir viniendo, el renovado plan de juego hace, a ojos del propio , posible competir hasta el final ante los favoritos Spurs.

Con el drama hollywoodiense dejado atrás, se abre con esta serie el camino del baloncesto en su estado más puro. Felicidades a todos.





Canal Telegram
nbamaniacs no termina aquí. Síguenos en nuestro canal privado de Telegram para estar al día de la NBA.
También puedes seguirnos en nuestros perfiles de Twitter o Facebook.