¿Pierden mucho los Bucks sin Brogdon?

Los Milwaukee Bucks están en un momento increíble. Todo han sido buenas noticias para ellos en lo que llevamos de temporada. Son el mejor equipo de la NBA, han ganado a muchos rivales fuertes de la competición y se han reforzado bien para unos playoffs en los que esperan pasar de primera ronda por primera vez desde 2001.

Sin embargo, no todo pueden ser siempre buenas noticias. Ahora les toca afrontar una baja que es más importante de lo que parece.

Malcolm Brodgon sufrió un desgarro en la fascia plantar del pie derecho que le mantendrá fuera de las pistas entre seis y ocho semanas. Se lesionó el 15 de marzo, así que el mejor escenario sería que volviera para el comienzo de segunda ronda. En el caso de que fueran ocho, regresaría, si su equipo consigue avanzar tanto, para Finales de Conferencia.

De todos los integrantes del quinteto inicial de Milwaukee, Brogdon es el que menos flashes se lleva. Giannis es un candidato a MVP y una estrella mundial, Middleton acaba de ser All-Star por primera vez, Brook Lopez está en boca de todos por su crecimiento en el triple y en la intimidación y Bledsoe ha firmado hace nada una renovación importante.

Sin embargo, el jugador de tercer año tiene una importancia tremenda en el equipo. Es el pegamento. Hace de todo, lo hace bien y no quiere excesivo protagonismo. Vamos, un tipo que cualquiera quiere en su plantilla.

En su mejor momento

Además, por si fuera poco, Malcolm Brogdon estaba haciendo el mejor baloncesto de su carrera en esta temporada. Por primera vez desde que aterrizó en la liga, ha sido titular en todos y cada uno de los partidos que ha disputado con su equipo. Y, además, lo está haciendo con mejores números que nunca.

Su versatilidad le convierte en el perfil perfecto para jugar en este equipo. Es el complemento ideal en los dos lados de la cancha y, todavía más aún, para el esquema de Mike Budenholzer.

Vamos a ver todo lo que aporta Brogdon y, por lo tanto, los motivos por los que los Bucks pueden echarlo más de menos de lo que parece.

El tiro y la efectividad

Giannis Antetokounmpo necesita tener tiradores a su alrededor. Es ese tipo de jugador. Lo mismo pasa con perfiles como LeBron James o Ben Simmons. Son tipos que generan una cantidad enorme de ventajas y de espacios en la cancha que tienen que ser aprovechados por buenos tiradores.

Eso es lo primero que te da Malcolm Brogdon. Ejecuta y lo hace muy bien. Entre todos los jugadores que intentan un mínimo de tres triples por partido, el jugador de los Bucks está en el top 10 en porcentajes. Comparte lista con especialistas absolutos como Stephen Curry, Danny Green o Joe Harris.

Pero el tema no se queda ahí. Tiene unos porcentajes de 50,5 por ciento en tiros de campo, 42,6 en el triple y 92,8 en tiros libres. Efectividad pura.

Es el único jugador de toda la NBA que puede presumir de algo así.

También toma decisiones

Pero la influencia de Brogdon va mucho más allá. Hay bastantes jugadores en la liga capaces de tirar de tres puntos con bastante efectividad. El tema es que el jugador de los Bucks también es capaz de tener el balón y generar tanto para él como para sus compañeros.

Toma decisiones, tiene iniciativa y lo hace muy bien.

Brogdon es el segundo jugador de Milwaukee que más puntos en mete en penetraciones a canasta sólo por detrás de Antetokounmpo. Viene genial para romper la dinámica y liberar de peso creativo al enfermo griego, ayuda a que no se atasque el equipo.

Y lo mejor de todo es que no necesita tener mucho el balón. Soluciona problemas y está contento con su rol. Y esto es fundamental, jugadores así no tienen precio.

Y por último, y en absoluto menos importante, su fantástico nivel defensivo. Los Bucks ocupaban el puesto 18 en defensa el curso pasado y ahora son la mejor de toda la competición. Malcolm ha tenido mucho que ver en esto.

En definitiva, y para entendernos todos, pon un Brogdon en tu plantilla. La baja de este tipo de jugadores muchas veces cambia completamente la dinámica de los equipos. Nos acordamos, por ejemplo, del bajón de los Thunder tras la lesión de Roberson, un especialista defensivo.

Veremos cómo se adaptan Budenholzer y compañía a este contratiempo que afecta directamente a su profundidad y versatilidad. Esperemos que vuelva lo antes posible para ver la mejor competición posible en la Conferencia Este, que este año viene calentita.

La importancia de los complementos.

(Foto de portada de Maddie Meyer/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra lista de correo y consigue acceso a contenido adicional sobre la NBA además de apoyar nuestra labor de forma directa.

Aquí te contamos más. ¡Únete!