Vamos a ver si en la NBA quieren acabar con el tampering


El cachondeo de la última agencia libre fue la gota que colmó el vaso. Decenas de contratos cerrados en la primera hora de mercado, un hecho sin precedentes e imposible de llevar a cabo si no fuera porque se habían violado las reglas de forma sistemática. Agentes, jugadores y equipos habían hablado largo y tendido antes de que pudieran hacerlo. Durante meses incluso.

Esa desvergüenza a la hora de anunciar los acuerdos al poco de abrirse el mercado es lo que hizo que la NBA pusiera en marcha un plan de choque para acabar con esta situación. Ese plan ya está ideado, pero ahora falta que la junta de gobernadores de la NBA (los representantes de los treinta equipos) lo aprueben el viernes cuando se proceda a la votación. Y lo que ellos aprueben puede ir en su contra si no hacen las cosas como deben en el futuro.

El informe enviado a los equipos para que lo estudien y voten en unos días (filtrado a ESPN), está encabezado por una frase con la que todos estamos de acuerdo:

Existe “una percepción generalizada de que muchas de las reglas de la liga se violan de manera frecuente” respecto al tampering (negociaciones ilegales), asuntos del límite salarial y los tiempos en las negociaciones de agencia libre.

Las multas actuales están fijadas desde 1996 y se pretende que a partir de ahora cueste mucho más no hacer las cosas conforme a las normas. La sanción que pagó Donald Sterling por sus comentarios racistas en 2014 y que supusieron su final en los Clippers —2,5 millones de dólares— se quedará corta con lo que podría pagar algún equipo si comete tampering, 10 millones de dólares. Los contratos con beneficios bajo cuerdapodrían ser penalizados con 6 millones; actitudes que vayan en detrimento de la liga con 5 millones; y otras violaciones sin multa tipificada podían ser sancionadas con 10 millones. Todo ello sin menoscabo de las cartas que siempre se guarda la NBA en su cajón: pérdida de elecciones del draft, anulaciones de contratos y suspensiones.

El plan incluye otras nuevas normas que podrían entrar en vigor en un breve espacio de tiempo:

  1. Que los equipos estén obligados a informar a la NBA en 24 horas si un agente o representante de jugador ha pedido algún beneficio prohibido por el convenio salarial. (En el pasado de la NBA se han visto casos de todo tipo para compensar a jugadores con otros beneficios para así firmar por menos dinero y supuestamente cumplir con las reglas. La NBA prohibe esto y ahora los equipos estarán obligados a comunicarlo prácticamente de inmediato en caso de que algún agente lo pida. El contrato de Andrei Kirilenko con los Nets fue uno de los últimos investigados por este motivo*).
  2. Que las comunicaciones entre jugadores y equipos estén almacenadas durante un año.
  3. Que se implanten nuevas vías de comunicación anónimas para los equipos y sus empleados para que puedan denunciar a la NBA violaciones de las reglas.
  4. Que se prohiba a los jugadores que fuercen a otros jugadores bajo contrato a que pidan un traspaso. (LeBron James, esto va por ti).
  5. Que se audite a cinco equipos elegidos de forma aleatoria cada año para comprobar que cumplen las reglas.
  6. Que los equipos hagan que su gobernador (por ejemplo Michael Jordan en el caso de los Hornets), el ejecutivo de más alto rango y otros negociadores certifiquen de forma anual (suponemos que con su firma en un documento) que no han hablado con agentes libres o sus representantes antes de que las normas lo permitan. 
  7. Que con cada contrato firmado a un jugador, el gobernador de cada equipo certifique que no se han ofrecido beneficios no autorizados (explicados en el punto 1) y que las reglas no se han violado.

Este último punto parece definitivo. Si se aprueba, cada gobernador deberá certificar, suponemos que de su puño y letra, que cada contrato firmado por su franquicia se ha acordado cumpliendo las normas de forma escrupulosa. No veo a milmillonarios con mucho prestigio firmando documentos falsos que les puedan poner en problemas, así que si esto se aprueba puede que realmente estemos ante el final de la barra libre a la hora de negociar durante todo el año.

En unos días sabremos si los dueños de los equipos quieren llegar tan lejos como para vigilarse entre ellos con estas reglas tan severas.


*El contrato de Kirilenko: en julio de 2013 Andre Kirilenko descartó ejercitar su opción para seguir un año en Minnesota por 10 millones de dólares y firmó con los Nets por la taxpayer mid-level, que en ese momento era de 3,2 millones. Se suponía que Kirilenko estaba recibiendo ofertas por algo más de 20 millones y 2 o 3 temporadas, por lo que multitud de propietarios y directivos pusieron el grito en el cielo al ver que un ruso como Kirilenko firmaba por mucho menos de su valor con un equipo propiedad de un ruso como Mikhail Prokhorov. 

Se daba por hecho que Kirilenko recibiría beneficios adicionales en Rusia u otros lugares a través de Prokhorov y la NBA, a instancias de propietarios enfadados con lo que había ocurrido, investigó el asunto sin ser capaz de encontrar nada punible.

Luego resultó que Kirilenko ya no volvió a ser el mismo en la pista. Jugó solo 45 partidos la primera temporada con Brooklyn promediando 5 puntos, menos de la mitad de sus anteriores cinco campañas. Y al siguiente año, en la 2014-15, Kirilenko jugó 7 partidos más a comienzos de curso y puso fin a su carrera NBA de forma precipitada para volver al CSKA Moscú.


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.