Playoffs NBA 2019: previa de las eliminatorias de la Conferencia Oeste

La espera se ha hecho larga, pero por fin podemos decir que ya estamos en tiempo de playoffs. Hoy, analizaremos los duelos de primera ronda de la Conferencia Oeste.

Consulta el cuadro completo y calendario de Playoffs 2019 pinchando aquí.

(1) Golden State – (8) Los Angeles

  • Warriors (57-25)
  • Clippers (48-34)
  • Enfrentamientos directos: 3-1* en temporada regular para Golden State.

El emparejamiento más distante. Salvo un corrimiento de tierra que se recordaría por 100 años, los Golden State Warriors ganarán sin ceder un acre de terreno.

El equipo de Steve Kerr empezará a descubrir qué equipo pueden llegar a ser realmente. Ya se sabe que la temporada regular para los Warriors es un campo de pruebas en el que nunca llegan a presionar el acelerador hasta lo que pueda dar de sí; pero en la postemporada se retiran el disfraz para despejar (asustar) hasta dónde alcanza su potencial.

Esa versión más despiadada cedió nada más que un encuentro en los playoffs de 2017 (muy salvaje) y cinco en 2018. A esa bomba de hidrógeno se le ha unido DeMarcus Cousins, que si se comporta es un elemento que hace despegar todavía más a uno de los mejores equipos de todos los tiempos (tres anillos en cuatro años). Todavía no sabemos de qué son capaces si maniobran al máximo, pero lo empezaremos a conocer pronto.

Han sido el mejor ataque cada 100 posesiones en temporada regular y se enfrentan a un equipo que no ha destacado en defensa (19º mejor récord). Si quieren, podrían destrozarlos, pero seguramente se conformen con pasar sin sobresaltos.

Los Clippers no poseen ninguna posibilidad ante Golden State pero eso no les resta el enorme mérito de su temporada 2018-19. Llevan dos años viendo como todo su núcleo duro se marcha pero no por ello han dejado de competir en la postemporada. Chapeau a Doc Rivers y sus jugadores.

Rascar un único partido sería colofón muy digno a una campaña enorme para ellos. Su verdadero papelón estará en julio con la agencia libre y no ahora durante los playoffs. Eso sí, un buen transbordo ahora ante los campeones podría allanar el camino de cara a la contratación de nombres importantes en verano.

Como indica el asterisco en la línea de resultados en temporada regular, los Clippers vencieron en una ocasión a los Warriors este curso, pero entonces todavía contaban con Tobias Harris y por el equipo de Oakland no estuvieron ni Stephen Curry ni DeMarcus Cousins; eran otros Clippers prácticamente. El choque que perdieron por casi 30 puntos ante Golden State el 8 de abril seguramente se parezca más a lo que tendríamos que ver en esta serie.

Los Clippers pueden hacer cosquillas por dentro con el aguerrido Montrezl Harrel si encuentra el lado más novato de Cousins (debuta en playoffs); y seguro que Patrick Beverley saca de quicio a Curry en un par de ocasiones… pero sus opciones de pasar de ronda son cero.

  • Pronóstico vencedor: Warriors 4-0

(2) Denver – (7) San Antonio

  • Nuggets (54-28)
  • Spurs (48-34)
  • Enfrentamientos directos: 2-2 en temporada regular.

Si el primer cruce es un trámite para los Warriors, este otro parece una derivada en un examen de Primaria. Muy difícil de adivinar lo que ocurrirá.

La eliminatoria está mucho más igualada de lo que pueda parecer en la clasificación. Seguramente los Nuggets, que no olían playoffs desde 2013, no hubieran elegido como embajador en ningún caso a Gregg Popovich, que no falta una cita primaveral desde 1998 (no descartemos que sea un caminante blanco). “Él tiene cinco anillos, yo un anillo de boda”, ha dicho, irónico, Mike Malone, técnico de Denver. Hay mucho, mucho respeto.

Para mí, es ligeramente favorito Denver por su gran desempeño este curso. Han mejorado sobremanera en defensa, rebote (donde los Spurs flaquean bastante, por cierto), tienen un gran ataque (7º del curso por cada 100 posesiones), una súperestrella y un enorme fondo de armario.

Puede que uno de los grandes secretos de Denver haya sido su numerosa colección de jugadores con buenos lapsos de juego; si no compartiéndolos al mismo tiempo, sí intercambiando etapas de plenitud. De esa manera, los secundarios de los Nuggets pueden resultar clave ante unos Spurs que van más justos (por número).

El gran lastre de Denver es la inexperiencia, teniendo una media de edad menor a 25 años (segunda más joven de la liga). Los kilómetros que unos no tienen sí se encuentran en los Spurs: en el banquillo, en sus mejores jugadores y en el faro que será LaMarcus Aldridge en todo momento. Hablando del Rey de Roma, la querencia de los texanos por el tiro de media distancia y el juego al poste tendrá que ser neutralizada por unos Nuggets que defienden muy bien los puntos medios pero no tanto la cercanía de la canasta (5º peor registro defensivo en esa zona). Su defensa este curso ha sido muy buena, pero ahora llega el mejor examen para confirmarlo dado de los Spurs atacan tan bien como ellos (6º mejor offensive rating).

Otro punto clave serán los triples, nicho donde los texanos han rendido de maravilla (mejor porcentaje de la liga, 39,2) y algo que Denver defiende casi mejor todavía (33,9 de acierto de sus rivales).

Clave para sanar la inexperiencia de los Nuggets en playoffs será Paul Millsap, además de elegido para entumecer la aportación de Aldridge. Tampoco hay que olvidar a Rudy Gay y a un DeRozan (22 puntos de promedio en playoffs) con ganas de purificar su reputación.

Chocarán dos ritmos lentos de juego con la excepción de que Denver puede aumentarlo si lo desea. El mejor local y una de las revelaciones, ante el siempre alerta Rey de la Larga Noche. Vaya lío, indescifrable.

  • Pronóstico vencedor: Nuggets: 4-3

(3) Portland – (6) Oklahoma City

  • Trail Blazers (53-29)
  • Nets (49-33)
  • Enfrentamientos directos: 4-0 en temporada regular para los Thunder.

Como quien no ha sido bueno en todo el año, escribe a Papá Noel a ver si suena la flauta y el 25 de diciembre es más feliz que nadie en casa. Así deben de sentirse los Thunder, después de un mes de marzo kamikaze (6-11) pero apañado por cinco últimas victorias seguidas y caer en el lado que evita a los Warriors hasta la final del Oeste. Para dar saltos de alegría, salvar una temporada… Sí, pero antes hay que ganar a Portland.

Los cara a cara en temporada regular sonríen a Oklahoma (4-0) y también lo hace la baja por lesión de Jusuf Nurkic —qué mala suerte los Blazers, leche—.

Es una pena pero Portland, pese a haber terminado tercero en el Oeste, ganar 11 de los últimos 13 encuentros y de tener factor cancha, transmite poca confianza de avanzar de ronda. No obstante, también hay que contar su orgullo herido por el suicidio ante New Orleans el año pasado (4-0) y que estará Damian Lillard. Siempre está.

Un Lillard que está mostrando de lo mejor de su carrera en las dos últimas temporadas y que asegura no volver a ser borrados del mapa. El mérito del tercer puesto de Portland en el Oeste es ingente, pero hay que pedir un poco más; la buena respuesta de Enes Kanter en los últimos partidos invita a hacerlo.

Por parte de los Thunder, el termómetro perfecto del equipo es Paul George. Cuando ha estado sano y a pleno pulmón, ha sido hasta candidato a MVP y liderado al equipo en su mejor momento. Cuando no fue así, Oklahoma bajó mucho su rendimiento. No llegan en su mejor momento (defensivo sobre todo) pero tampoco los Blazers. Se tratará entonces de quién pueda lamerse más hondo las heridas.

En Oklahoma, George tiene que ser el jugador más importante y Westbrook el líder, no sé si se entiende eso pero mientras no lo capte el triple-doble andante (formidables sus promedios), los Thunder no llegarán muy lejos. Eso y acertar en las decisiones de finales de partido, que ya se es mayorcito. Cuidado, también, que Paul George es duda por sus problemas en el hombro para el primer partido.

Serie bonita e interesante que podría regalarnos alguna sorpresa.

  • Pronóstico ganador: Thunder 4-3

(4) Houston – (5) Utah

  • Houston (53-29)
  • Utah (50-32)
  • Enfrentamientos directos: 2-2 en temporada regular.

Cuidado con los Utah Jazz. Son una versión más sabia que la que se cargó a Oklahoma el año pasado… Aunque no es menos cierto que enfrente tendrán puede que al segundo conjunto más preparado para los playoffs de todo el Oeste.

Mala suerte han tenido ambos equipos. Unos por toparse con Houston, lo que inhabilita una porción grande de sus posibilidades, y otros porque en semifinales (si pasan) se citarán con la gran teoría del todo.

Este Rockets-Utah es una de las eliminatorias más de poder a poder. Ambos han sido dos de los tres mejores récords tras el All-Star, las dos mejores defensas en ese lapso y también dos de los cuatro mejores ataques en el citado último tramo de temporada.

Como digo, para desgracia mormona, los Rockets llegan en un muy buen momento y son favoritos. Podrían avanzar con autoridad incluso (yo huelo que será así) pero también podrían atorarse más de la cuenta.

No es nada fácil ganar en Utah y por eso una victoria de los Jazz fuera de casa nada más empezar podría suponer el quiebro perfecto que espera el equipo de Quin Snyder para sorprender. Contarán las ganas de venganza de Utah, apeado (4-1) el año pasado en semifinales por los propios Rockets.

Se habla de que si el cansancio de Harden por aquí y allá (se ha jugado 78 partidos el tío, a un desgaste máximo muchos de ellos)… pero no creo que eso pueda ser un problema en esta primera ronda. Estará bien marcado por el enorme entramado defensivo de Snyder pero dará igual; Harden encontrará el camino para trinchar por todas partes y para habilitar a sus compañeros. Como hace siempre, caiga quien caiga.

Rescatando el envite del año pasado en playoffs, volvieron los Rockets loco a Rudy Gobert, sacándole de la pintura en missmatchesconstantes con Harden o Chris Paul. Si consiguen volver a hacer daño al ancla defensiva de Utah, tendrán medio pase hecho. El otro estará en contener en cierta medida a Donovan Mitchell, que llega lanzado tras el All-Star (27 puntos de promedio y más de 47% en triples).

Pese a ser un señor equipo (que lo son), los Jazz han ido a chocar con una de las máquinas mejor engrasadas de la NBA. Un equipo al que hasta los Warriors deberían temer si está en su prime.

Mala estrella para Utah y aunque parezca demasiado abultado, me tiro un poco a la piscina con el pronóstico. Veo a los Rockets fuertes.

  • Pronóstico ganador: Rockets 4-1

(Fotografía de portada: Streeter Lecka/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

David Griffin toma el mando de la oficina de New Orleans

Mitch Kupchak considera prioritario renovar a Kemba Walker

Siguiente