Previa Clippers vs. Mavericks: ¿hora de la revancha?


Ya son dos años consecutivos viendo en primera ronda de playoffs un Los Angeles Clippers contra Dallas Mavericks, o lo que es lo mismo, un choque entre dos de los mejores jugadores de la NBA: Kawhi Leonard y Luka Doncic.

Hace unos meses, en la burbuja de Orlando, la expectación con esta serie era inmensa. Los angelinos, tras firmar en verano de 2019 a Kawhi Leonard y Paul George, eran señalados por muchos como favoritos para conseguir el anillo. Los de Texas, con un prodigio del baloncesto al mando como es Luka Doncic, vivían el debut de éste en la pretemporada tras un curso en el que había estado cerca de promediar un triple-doble. La situación de ambos no ha cambiado a grandes rasgos, pero sí en matices.

Los Clippers son tan buenos como eran (quizás más) pero en esta ocasión los focos apuntan en otra dirección, algo que les ayuda a llegar a este momento decisivo de la campaña algo a la sombra. Los Mavericks por su parte han querido dar un giro defensivo a su juego que ha terminado por revelarse como fallido; y a ello se ha sumado cierta falta de entendimiento entre sus estrellas, y es que Kristaps Porzingis parece por momentos estar más fuera que dentro del equipo. Son nuevos ingredientes para una serie apasionante y, de algún modo, incierta.

Expectativas a la baja

Las cosas cambian rapidísimo en la NBA. Hoy estás arriba y mañana abajo, pero es que incluso si sigues en el mismo lugar, este puede ser muy diferente respecto al contexto. Justo eso pasa con los Clippers. Con Leonard y George como estandartes, hace un año se les exigía ser campeones. Todo lo que no fuese ponerse el anillo sonaba a fracaso, y como tal se estuvo hablando día tras día desde la agencia libre de 2019 hasta la parada de la NBA en Disney World para acabar la temporada. Todos conocemos el desenlace: Denver Nuggets les remontó un 3-1 y les dejó incluso fuera de las finales de la Conferencia Oeste.

Ahora todo es distinto. No es que se haya rebajado la presión sobre los Clippers –que así es– sino que directamente han quedado en un segundo plano. Se habla de los Nets del Big Three, de si los Lakers podrán reeditar éxito pese a ser el séptimo cabeza de serie, de si será el año de Philadelphia… Hay muchos temas en el aire, pero todos giran sin que los Clippers se vean afectados.

Aunque pueda parecer absurdo, ya que el resultado lo dictarán los jugadores con sus actuaciones sobre el parqué, la realidad es que toda esta calma no puede sino ser positiva para los ahora entrenados por Tyronn Lue. Querrán ganar, y es obvio que sentirán esa necesidad en sus cabezas y piernas, pero que esa exigencia llegue de un modo personal y no externo, puede significar una gran diferencia en momentos clave de las eliminatorias. ¿Quiere decir esto que van a apabullar a sus rivales? No, pero tendrán la opción de hacerlo sin que nadie dé por hecho que así será.

Reválida para Leonard

Dudar de Kawhi Leonard no está permitido, pero sí es verdad que encara estos playoffs con cierta necesidad de reivindicación. En los Spurs demostró que podía ser el líder de un equipo ya de por sí campeón. En los Raptors dejó claro que por sí mismo podía convertir un buen equipo en otro campeón. A sus 29 años tiene ahora otro reto, el de hacer de los Clippers (eterno perdedor) un ganador. Durante la regular season se ha hablado poco de él, pero el frío dato nos indica que ha promediado 24,8 puntos, 6,5 rebotes y 5,1 asistencias (máximo de su carrera). Su aportación numérica está asegurada, pero no puede quedarse ahí. Necesita liderar. Necesita ser el que levante al equipo cuando pase por un mal momento.

Hablamos de Leonard, porque es el número uno, pero más por demostrar tiene Paul George. Van años recibiendo críticas, años en los que se le ha colgado el cartel de jugador que se borra cuando llegan los playoffs. En la burbuja de Orlando vivió un episodio de ansiedad mientras sus estadísticas se hundían. No puede dejar pasar más oportunidades. Si Leonard necesita liderar, él necesita dejar claro que su estatus de estrella es tal independientemente del contexto.

El factor Rondo

Los Clippers tienen dos estrellas, pero ni mucho menos están rodeadas por secundarios faltos de nivel. Serge Ibaka se recuperó hace poco de una lesión y disputó los dos últimos partidos de temporada regular. Marcus Morris es un seguro como acompañante de Leonard y George. Y por si faltase algo, antes del cierre del último mercado de traspasos incorporaron a una de esas piezas que apuntan a ser decisivas: Rajon Rondo.

Pese a haber quedado relegado a un papel secundario desde hace varias campañas, el paso por la burbuja de Orlando supuso un gran cambio para el base. Jugando para los Lakers se erigió como un factor inesperado que aparecía ciando más se necesitaba. Los de oro y púrpura se hicieron con el anillo con LeBron James y Anthony Davis como jefes, pero Rondo fue tras ellos quien más influyó en la victoria final. Justo eso esperan ahora trasladar los Clippers a su favor. Leonard pidió a principios de temporada un creador de juego y ahora lo tiene con Rondo. Hasta qué punto podrá repetir lo hecho hace meses en favor de los Lakers es algo que dictaminará la cancha.

En clave Porzingis

Todos sabemos que Luka Doncic lo hará genial. En la presente temporada los Mavericks han jugado tres veces con los Clippers para ganar en dos ocasiones, todo ello mientras el genio esloveno promediaba 30,3 puntos, 11 asistencias y 8,3 rebotes. No decimos que vaya a calcar esos números en esta primera ronda, pero sí que los rondará. El curso pasado, siendo un debutante en un escenario tan complejo como la burbuja de Orlando, ya brilló y nos regaló una de las canastas ganadoras de la temporada. Dallas peleó y cayó por 4-2 ante los angelinos mientras perdía a mitad de batalla a su segundo hombre, a Kristaps Porzingis. Es por eso que el letón se erige ahora como una pieza clave en el devenir de la serie.

Lo primero que preocupa con Porzingis son sus rodillas. Hace años, desde aquella grave lesión siendo aún jugador de los Knicks, que el ala-pívot viene en un continuo sube y baja físico. Semanas buenas, recaídas, tratamiento, rehabilitación, minutos, ritmo, nueva lesión… Porzingis lleva demasiado tiempo sin tener estabilidad, y pese a ello siempre que está bien su aportación es de gran valor. Ese es el motivo de que lo necesiten. Sin él podrán pelear, pero con él las opciones de ganar son muchas más.

Dallas y una defensa en entredicho

Tal cual. Ambos equipos atacan bien, tiene un ritmo parecido de juego al estar entre 97 y 98 posesiones por partido y de igual modo manejan un ratio similar de asistencias por pérdida… Entonces, ¿qué les diferencia? La defensa. Los Mavericks hicieron traspasos antes de iniciar la campaña para dar un salto importante en ese sentido, y justo por ello salieron jugadores como Seth Curry para dar entrada a otros como Josh Richardson. No ha resultado, el curso 2019-20 fueron la 18ª peor defensa. En el presente han caído al puesto 21…

Esa dificultad para cerrar el aro propio puede ser determinante en la eliminatoria. Los Clippers son favoritos, cierto, pero más lo son al ver que hay tanta distancia a la hora de frenar al rival, y es que los de Tyronn Lue ocupan el 8º puesto de la NBA al encajar 110,6 puntos por cada 100 posesiones, y todo ello pese a haber jugado muchísimo tiempo sin Ibaka. Es probable que con todos disponibles, y jugando baloncesto de playoffs, la defensa de los angelinos crezca; que ocurra lo mismo con la de los Mavericks despierta bastantes más dudas. ¿Podrá Dallas tomarse la revancha? Parece complicado pese a que veamos un excelso Luka Doncic.

(Fotografía de Ashley Landis-Pool/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.