Previa NBA 2018-19: Detroit Pistons

Previa de la temporada NBA 2018-19 sobre Detroit . Datos, resultados de la temporada anterior, un vistazo a su plantilla y a sus futuros agentes libres, los objetivos del curso, el jugador a seguir y un pronóstico sobre la franquicia.

Detroit Pistons

Balance 2017-18: 39-43 (9º Este, no clasificado para playoffs).

Entrenador: Dwane Casey (1ª temporada en el equipo).

Agentes libres más importantes en 2019: Ish Smith, Reggie Bullock y Stanley Johnson (restringido).

La plantilla:

Altas: Glen Robinson III, Zaza Pachulia, José Manuel Calderón, Bruce Brown (Draft), Khyri Thomas (Draft), Reggie Hearn (contrato dual) y Keenan Evans (contrato dual).

Bajas: Anthony Tolliver, Eric Moreland, Dwight Buycks y James Ennis.

Siguen: , , Reggie Jackson, Langston Galloway, Jon Leuer, Ish Smith, Stanley Johnson, Luke Kennard, Reggie Bullock y Henry Ellenson.

Así encaran la temporada

Detroit Pistons sigue siendo un equipo difícil de descifrar. Cambio de entrenador, jugadores habilidosos, algún veterano, una gran estrella… Los ingredientes que se encuentran en Michigan dan para analizar detalladamente, pero aun así será complicado acertar con el diagnóstico.

Porque hay motivos para la ilusión y otros que no llegan a tanto. En el primer grupo se encuentra sin duda el hecho de poder contar con dos jugadores esenciales desde el minuto uno: Blake Griffin y Reggie Jackson. El ex de los Clippers aterrizó en Detroit a mediados del pasado curso, y aunque mostró gran parte de sus cualidades, le penalizó el tener que adaptarse a un equipo nuevo. El base por su parte solo pudo jugar 45 partidos, pero es una muestra más que suficiente para entender el peso que tiene en esta franquicia, y es que en ese periodo los Pistons firmaron un gran balance: 27 victorias por 18 derrotas.

¿Hasta dónde pueden llegar juntos? Esa es la gran incógnita. En el curso 2017-18 solo disputaron cuatro partidos para sumar tres victorias, pero todas ellas fueron ante algunos de los peores equipos de la competición. Tirando de imaginación, en principio son dos jugadores que deben combinar bien. Griffin ha ido evolucionando hasta ser un jugador amenazante desde cualquier posición, pero no por eso ha perdido su fortaleza a la hora de atacar la pintura. Si a ello añadimos la facilidad de Jackson para encontrar espacios en casi cualquier rincón para ejecutar el pick & roll, la diversión parece asegurada en el Little Caesar Arena.

Bien. Ya hemos puesto dos pilares. Pero aún nos queda por ver si Andre Drummond y Griffin pueden funcionar al unísono. En teoría se trata de una situación familiar para El Cyborg. En Los Ángeles, donde jugó siete años y medio, siempre compartió espacio con otro ‘cinco’ clásico como es DeAndre Jordan. Por ahí no debe haber problema. Cuestión diferente es que Dwane Casey —ahora hablamos de él— tenga en mente un sistema en el que no encajen en el quinteto, o que sea el propio Drummond quien reclame más protagonismo del que pueda acaparar a la sombra de Griffin. Y es que si algo tiene claro el nuevo entrenador es que el peso del ala-pívot será enorme en ataque; tanto es así que poco después de ser contratado afirmó: “Mi objetivo es convertirlo en el ala-pívot que mejor pase de la liga”.

Detengámonos un poco más en el nuevo inquilino del banquillo de Michigan. Entrenador del Año la pasada temporada, Casey aterriza en Detroit con prestigio y dudas. En primer lugar nadie puede quitarle el mérito de haber llevado a Toronto Raptors a la mejor temporada regular de su historia con 59 victorias; sin embargo, la estrepitosa derrota por 4-0 ante unos Cavaliers más vulnerables que en años anteriores alimenta la sospecha de que no esté hecho para los momentos decisivos; aunque claro, podemos decir lo mismo de los jugadores que lo han acompañado en tales circunstancias.

Por ahora todo parece positivo, pero más allá de los tres jugadores mencionados surgen dilemas. Para empezar desconocemos quienes serán el ‘dos’ y el ‘tres’ titulares. Stanley Johnson parecía destinado a ello en su año de novato, pero el curso pasado, con 50 titularidades, acabó ciñéndose al papel de especialista defensivo. Luego tenemos a Luke Kennard, un tirador; a Lansgton Galloway, quizás demasiado irregular; y a Reggie Bullock, quien parece más del gusto de Casey, que lo ha nombrado en más de una ocasión a la hora de hablar cómo funcionará su equipo. En cualquier caso, está claro que las alas no son el punto fuerte de los Pistons.

No nos extendemos más. Si Casey ensambla todo lo que tiene en plantilla, construyen su juego desde la defensa y evitan lesiones, pueden ser uno de los grandes tapados de la Conferencia Este.

El jugador a seguir

Luke Kennard. Un tirador de los de toda la vida, de los que podría haber jugado en los 80, los 90… y cuando hubiese querido. En su temporada de novato quizás se le vio algo cohibido, pero ello no cambia la realidad: tiene una muñeca privilegiada. El curso pasado se fue a los 7,6 puntos con un 41,5% en triples. Si Casey opta por hacerlo el receptor de muchas de esas jugadas que terminan con un balón doblado hacia fuera, este chico formado en Duke puede hincharse a meter puntos.

La previa de Drafteados

El pronóstico

Elio Martínez, director de nbamaniacs, dará un pronóstico personal y subjetivo sobre lo que cree que hará cada franquicia durante la temporada 2018-19.

Los equipos como Detroit, con plantillas que no sirven ni para quedar arriba ni para quedar abajo, son poco excitantes. Nuevamente los Pistons se enfrentan a una temporada en la que su tope pueda ser la séptima plaza de la conferencia (¿son mejores que Cleveland o Miami?) y aún así probablemente no les llegue para cotas tan altas. Casey tiene ante sí una labor titánica porque mejorar el rendimiento de este equipo no depende solo del banquillo y los jugadores, sino de los despachos.

Anterior equipo analizado: Milwaukee Bucks. Próximo equipo: Chicago Bulls.