¿Qué equipos practicarán el ‘tanking’ hasta final de temporada?


Tras el breve parón del All-Star, la fase regular de la NBA volverá a ponerse en marcha esta semana para que los 30 equipos disputen los aproximadamente 30 partidos que les quedan hasta el final de la misma. Para algunos, se trata de un tramo que será determinante en sus temporadas, pero para otros es más bien poco el interés que les depararán las próximas semanas. Sin ningún objetivo interesante por el que luchar, varias franquicias se limitarán a esperar pacientemente a que se cumplan los 82 encuentros de los que consta el calendario, hasta el punto de que es probable que decidan que lo más conveniente es dejarse ir y caer un par de posiciones en la clasificación.

Hablamos del famoso fenómeno del tanking, término muy popular en los últimos años en la Liga, y no puede decirse que cueste entender por qué. La forma en que está planteada la competición ayuda a los peores equipos a crecer otorgándoles más opciones de hacerse con una elección alta en el siguiente draft, lo cual por una parte da un componente cíclico a la competición y facilita el crecimiento a través del trabajo bien hecho pero por otra puede invitar a algunos a buscar ser malos a propósito. “Hecha la ley, hecha la trampa” diría el refranero español, y lo cierto es que aunque la NBA ha luchado recientemente por evitar este fenómeno acaba siendo una práctica relativamente inevitable.

No obstante, esta temporada en concreto no parece ser la que más pueda llevar a los equipos a querer caer puestos en la clasificación. Según parece, la generación del próximo draft no genera fervor en ninguna franquicia, lo que sumado a que las últimas normas hacen que el peor equipo no tenga garantizado ni siquiera el pick 4 podría disuadir a potenciales candidatos al tanking y hacer que se limitasen a ver qué pase. Con todo, a continuación analizaremos qué equipos podría llevar a cabo esta práctica en las próximas semanas en función de su situación actual.

El páramo de la zona Este

Empezando por la Conferencia Este, nos encontramos a varios equipos en tierra de nadie de los que es difícil saber qué esperar. Asumiendo que en Washington (20-33) aún confían en pelear por la octava plaza y que los Bulls (19-36), sabedores de no se harán con una gran ronda y de que a priori ya cuentan con un núcleo joven al que desarrollar (esto parece mucho más discutible ahora de lo que parecía hace unos meses), podría intentar no descolgarse de dicha lucha, ¿qué le queda al resto?

La situación de Pistons (19-38) y Cavaliers (14-40) es la que más clara parece, pues los primeros han decidido romper su proyecto con la salida de Andre Drummond y Reggie Jackson y los segundos, pese a haberse hecho con el pívot, no dejan de ser serios candidatos a seguir en la cola de la Conferencia hasta final de curso. Es más, dado que no está claro que su futuro próximo pase por Cleveland, Drummond podría incluso ver los últimos partidos de la temporada desde el banquillo, esquivando lesiones que dificulten su potencial salida al mercado y evitando contribuir en un equipo que no parece que vaya a ver con malos ojos las derrotas que están por venir. Algo similar podremos ver en Detroit, pues los recientes movimientos y que el hecho de Blake Griffin podría no volver de su lesión en lo que queda de curso hacen que nos encontremos ante una candidatura al tanking con todas las de la ley.

No tan clara es la situación en Atlanta, pues pese a que los Hawks (15-41) ocupan también uno de los puestos más bajos no son un equipo particularmente falto de piezas jóvenes sobre las que crecer. No parece que un par de puestos más arriba o más abajo en el draft puedan cambiar el devenir de la franquicia, por lo que es probable que busquen seguir amoldando un equipo que ha sido relativamente decepcionante este año mientras tratan de desarrollar a hombres como Hunter y Reddish en un entorno alejado de las derrotas intencionadas.

Por último nos encontramos con Knicks y Hornets, de quien sí cabe esperar que levanten ligeramente el pie del acelerador en este tramo final. Los neoyorquinos, cuya fe en hombres como Ntilikina o Knox se va desvaneciendo, podrían ir poco a quitando minutos a los jugadores más veteranos (en su mayoría expirings) y terminar de dejarse ir en busca de un pick alto con el que buscar algún jugador prometedor o entrar en algún traspaso, mientras que en Charlotte, con el sueño de playoffs cada vez más difuso, podrían optar por algo parecido. Tras un sorprendente inicio, el paso del tiempo ha llevado al equipo a una posición más parecida a la que cabía esperar a principios de curso, y de hecho quizás no les quede otra que ir acumulando derrotas quieran o no, lo cual les vendría bien dado que, si bien no son el solar de talento que parecía que serían, no van precisamente sobrados de él.

¿Cuándo rendirse?

En el Oeste encontramos también a varios equipos en tierra de nadie, aunque en una situación un tanto distinta. Pese a que los Grizzlies han tomado algo de ventaja antes del All-Star, la lucha por la octava plaza parece algo más abierta que en el Este, y equipos como Pelicans (23-32), Suns (22-33) e incluso Kings (21-33) se resisten a dejar de soñar tan pronto. Es por tanto poco probable que el tanking pase ahora mismo por sus planes, pero dada la distancia que les separa de Memphis podrían acabar resignándose y dejándose caer.

Ya en el fondo de la conferencia y con los playoffs a una distancia imposible están Timberwolves y Warriors, ambos en situaciones de cierto interés. Minnesota (16-37) viene de reforzarse con la incorporación de D’Angelo Russell, pero lo cierto es que el impulso que este pueda aportarles en estas semanas podría ser incluso contraproducente, por lo que habrá que ver cuánto protagonismo le dan tanto a él como a Towns. De hecho, dado que parecen tener la mirada puesta en la temporada que viene, este tramo podría servirles para probar a otras de las recientes incorporaciones (Juancho, Beasly…) y no forzar a las estrellas para garantizarse muchas papeletas en la próxima lotería.

Golden State, por su parte, arranca este último tercio de temporada como gran candidato a ocupar la última posición, lo que les daría muchas opciones de hacerse con una primera ronda a la que podrían dar bastante uso de cara al próximo mercado. No obstante, Stephen Curry volverá a estar disponible en las próximas semanas, y según parece los de Kerr tienen intenciones de contar con él y darle minutos desde que sea posible. En vista de la situación actual del equipo, quizás ni la vuelta de su gran estrella pueda hacerles ganar muchos partidos, pero será interesante ver cómo gestionan la situación ahora que no tienen nada en juego y que esta especie de temporada de “parón” llega a su fin.

(Fotografía de portada: Gregory Shamus/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.