San Antonio y Houston no son nada sin la defensa

Ambos vuelven al récord positivo gracias a una mejora defensiva sin precedentes

Todo el mundo entiende la NBA con un equipo capitaneado por James Harden y Chris Paul en una posición de comodidad en la liga. No se comprendía que, tras el hipotético bache inicial de resultados, Houston no consiguiese levantar el vuelo hacia mejores posiciones.

Al principio del presente ejercicio, la mala marcha de Houston se achacaba a que Paul y Harden no habían podido coincidir demasiado en la cancha: hasta la llegada del mes de diciembre, ambas estrellas habían jugado al mismo tiempo solo en 13 veladas (total del 21) y el balance hablaba de salud de hierro cuando ambos podían liderar el equipo: 9-4. No obstante, con la entrada del último mes del año, esa teoría perdió fuerza y entre ambos jugadores (ambos ya sanos) no fueron capaces de levantar la nave al principio.

Tres derrotas en los primeros cuatro choques de diciembre hacían saltar todas las alarmas posibles con un récord de 11-14 y emplazados en la penúltima posición de la Conferencia Oeste. Después de eso, su racha actual de cuatro victorias seguidas ha limpiado de un plumazo los cálculos negativos para recuperar, por primera vez desde el 24 de noviembre, el récord positivo en el equipo (15-14).

La mejoría atrás, clave

Los problemas en defensa que condenaban al equipo de Mike D’Antoni parecen estar cicatrizando y por ahí viene la principal recuperación. Antes de su reacción de resultados, eran la 27º defensa de la liga (112,3 puntos encajados por 100 posesiones) y desde el 11 de diciembre, fecha en la que empezó su actual dinámica de victorias, son el 15º mejor récord atrás (mitad de la liga), con 107,6 tantos encajados.

Una mejoría de casi cinco puntos por noche que les está dando la vida. La defensa les está dando la vida, como el pasado curso, cuando fueron una de las mejores de la competición (top 7).

Abismo entre dos versiones

Caso similar vive San Antonio, que vuelve a tener un récord positivo por vez primera en varias semanas y es también gracias a su mejora (sideral) defensiva.

“Su defensa nos ha puesto en aprietos para poder hacer nuestro ataque. Tanto Butler como yo estuvimos mal en el tiro. Han logrado hacernos sentir incómodos”, valoraba Joel Embiid anoche, tras caer ante los Spurs. Diagnóstico parecido al que emitía Gregg Popovich. “Me gusta que hayamos mejorado defensivamente aunque todavía podemos hacerlo más”.

No se entendía que San Antonio, con Pops al mando, fuera un flan en el propio hierro. En los últimos partidos han recuperado su identidad y eso les ha conducido a cinco victorias en los últimos seis partidos. Su récord ha saneado (16-15) y vuelve a estar en múltiplo positivo por primera vez desde el 19 de noviembre.

Y la explicación es casi exclusivamente defensiva. Antes del comienzo de su racha ganadora actual concedían 113,3 tantos por 100 posesiones, siendo el segundo peor equipo en tal estadística. Un auténtico desastre. Peor que una condena a la cárcel para un equipo con Popovich al mando. Y en los últimos seis partidos, han mejorado hasta 97,3 puntos, la segunda mejor marca de la liga durante este período.

Saben que cualquier oportunidad de competir pasa por la defensa de otros años y así han tratado de recuperar su identidad de las dos últimas décadas. Con ella, están alargando un poco más la inscripción en su lápida para cuando no jueguen playoffs (llevan haciéndolo las dos últimas décadas de manera consecutiva). Si es esta temporada, no permitirán que toque a las primeras de cambio.

De esa manera, tanto Houston como San Antonio parecen haber resucitado de su mal inicio de temporada. Y en ambos casos se debe a una mejora defensiva sin precedentes en sus respectivos caminos esta temporada. No son nada sin la defensa, ni uno ni otro.

(Foto de portada: Harry How/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

Joerger aclara los elogios a Doncic y ratifica a Bagley III

Boston Celtics lleva “años” detrás de Anthony Davis

Siguiente