Sí es NBA para viejos

Se dice que un deportista alcanza su cénit físico en el arco comprendido entre los 27 y los 30 años. Después, también se afirma, comienza un progresivo decaimiento natural. Ejemplos como los de Kareem Abdul Jabbar, o , que alargaron sus carreras hasta ser cuarentones con notables condiciones físicas, derogan esta ley biológica. La realidad es que la mejora del acondicionamiento físico y la medicina ha hecho que se alargue la vida deportiva y los treintañeros de la NBA no estén pensando en la prejubilación, sino en competir y largar al máximo sus carreras si no se lanzan de cabeza a los excesos y las lesiones les respetan. De los 443 jugadores que este año han tenido el honor de jugar la NBA, 119 empezaron la andadura tras soplar las 30 velitas. Esto supone un 26.8%. Shaquille O’Neal, recién cumplidos los 39, es el jugador más veterano que sigue en activo en la NBA y dobla al más jovenzano (Derrick Favors).

El pasado 25 de enero, realizó unas críticas declaraciones diciendo que los eran viejunos, que se les estaban “cayendo los dientes”. En plena mala racha (previa al All Star) de los actuales campeones, el logo se atrevió a elaborar una punzante metáfora en mitad de un acto desarrollado en un concesionario de coches. . Duro golpe para un equipo que tiene una media de más 29 años entre los miembros de su roster, un quinteto que sobrepasa la treintena (y eso que los 23 de Andrew Bynum rebajan el cálculo) y diez jugadores mayores de 30. Fuera el palo de JerryWest una forma de motivar a y compañía, su sentencia no va acorde con los tiempos que corren en la actual temporada.

Tanto los actuales campeones de la NBA, como los dos de los principales candidatos de las conferencias Este y Oeste, mantienen una columna vertebral articulada por piezas usadas pero a pleno rendimiento. Los Boston , más aún tras desprenderse de Kendrick Perkins, cuentan con un equipo muy veterano (28.4 y un quinteto de 32.8 cuando Shaq salga de la enfermería), y los San Antonio (un equipo de 28.28 y un quinteto de 29.2 con la rebaja de Dejuan Blair, 21) avalan la idea de que la NBA sí es país para viejos.

¿Pero es la veteranía un grado para ganar un anillo? ¿No pensará el esfuerzo en sus cargadas piernas cuando lleguen los playoffs? ¿Estos coches viejos se quedarán sin gasolina cuando llegue la hora de la verdad? Esa es la esperanza que guardan bisoños como los Thunders o maduros como Magic, Bulls, Heat o Mavs, a su vera en los pronósticos. Cargados de la enciclopedia de datos y mirando el carné de identidad de los campeones desde 1977 (año de unificación con la ABA), se puede asegurar que la edad no es un problema para levantar el trofeo Jim O’Brien. Más bien es una tendencia al alza.

Aunque sí es verdad que no es cotidiano que quintetos plagados de treintañeros salgan victoriosos de una larga temporada de 82 partidos, sí hay suficientes precedentes. La mayoría de los starters de los campeones se mantienen en una media entre la orquilla del pleno rendimiento, de 27 a 30 años, pero existen notables excepciones. Y entrenadores involucrados como y pueden dar buena cuenta de ello. Ambos dominaron la escena del 1996 al 2001 con hombres con un excelso currículum. Tanto el segundo three-peat de los Bulls (Jordan, 34, Pippen, 32, Rodman, 36, Harper, 34… un quinteto de 33 años de media en 1998 supone el récord) como el título de las espuelas en el 1999, año del lockout (Elie, 35, Robinson, 33, Avery Johnson, 33…) y los dos primeros anillos del Maestro Zen con la dupla Kobe-Shaq (Rice, 32, Harper, 37, AC Green, 36, Horace Grant, 35, Shaw, 34…) se produjeron con quintetos por encima de los 30 años. Con un cinco muy similar ambos técnicos ya ganaron el campeonato: Phil Jackson en los dos últimos años con el mismo quinteto que ahora y los Spurs en el 2007 (29.6 años de media con Bowen, 35 y un banquillo con Barry, 35 y Finley, 33).

Los Celtics también saben encender el puro de Red Auerbarch con el fuego de un grupo de viejos rockeros. Por poner dos ejemplos, los títulos de 1976 (Havlicek, 35, Nelson, 35, Silas, 32…) y 1969 (Jones, 35, Russell, 34, Howell, 32…) se obraron con figuras en el último tramo de sus carreras. La última banderola que colocó en el techo del Garden (1986) también se izó con una plantilla de interesantes maduritos (30.12 entre los 8 jugadores más usados entre los que se encontraban: Bird, 29, Parish, 32, Dennis Johnson, 31, Wedman, 33 y Walton, 33).

Pero como no solo de quintetos vive el baloncesto y el rol de secundario de lujo suele ser bien interpretado por jugadores veteranos para forjar un título. Sin contar a los jugadores que tuvieron una presencia testimonial (+10 minutos porencuentro), es visible que algunos campeones se apoyaron en un banquillo con más rodaje. En la última década se observan casos concretos como los mismos Celtics del 2008 (Cassell, 38, PJ Brown, 38, Posey, 31…), los Heat del 2006 (Payton, 37, Mourning, 35…), los propios Spurs en el 2005 (Massenburg, 37, Horry, 34, Barry, 33…) y el 2003 (Kevin Willis, 40, Steve Kerr, 37, Steve Smith, 33…) o la reedición de los Bad Boys de Detroit, que en el 2004 vencieron en las Finales a unos mayores Lakers (Malone, Payton…) con el quinteto más juvenil (26.6) de los últimos 30 años apoyados en un banquillo más consagrado (Campbell, 35, Hunter, 33, Rebraca, 31…).

Las salidas de Trevor Ariza, Jordan Farmar o Sasha Vujacic y las incorporaciones de Ron Artest (31), Steve Blake (30), Matt Barnes (30), Joe Smith (35) y Theo Ratliff (37), pese a que estos dos últimos tengan una presencia testimonial, ha envejecido la estructura de la plantilla de los Lakers que, si revalida el campeonato, sería el primer equipo en vencer la NBA con diez ‘treintañeros’ (añadir a los anteriores a Derek Fisher, 36, Kobe Bryant, 32, Lamar Odom, 31, , 30 y Luke Walton, 30). La marca actual la mantienen los Spurs (2007 y 1999) y los Bulls (1996), que utilizaron a 9 a lo largo de toda la temporada.

Como decimos, razones biológicas y médicas como la mejora en el acondicionamiento físico, las dietas, la mejor recuperación de las lesiones… han elevado la edad media de las plantillas de la NBA y, por lo tanto, la longevidad de las carreras de los jugadores. Además, la repetición de sagas desde los 80 ha provocado la el paulatino envejecimiento del núcleo duro de cada uno de las plantillas haya hecho que se dieron campeones con edades más elevadas hasta que una nueva generación ha podido derrocarlos, como es lo que esperan ahora los Heat, Magic, Bulls o Thunders. No obstante, parece ya lejanos los último años 70, tiempo en el que los Blazers (1977) se llevaron la NBA con un equipo que promediaba los 24 años o los Lakers alcanzaron el primer anillo de Magic con 9 jugadores menores a 25 años.

Y que no se me olvide. Que Jerry West debería repasarse su fecha de nacimiento y la de sus compañeros campeones en 1972 (tenía 33), cuando, acompañado de Elgin Baylor (37) y (35), ganó en la Final a los Knicks de… Phil Jackson.





Canal Telegram
nbamaniacs no termina aquí. Síguenos en nuestro canal privado de Telegram para estar al día de la NBA.
También puedes seguirnos en nuestros perfiles de Twitter o Facebook.